Pueblo de Arizona está listo para defenderse del estado, no serán refugio de inmigrantes ilegales

A trescientas millas de la frontera estadounidense, los residentes de un remoto pueblo de Arizona estaban dispuestos a levantarse en armas contra las medidas de la gobernadora

Por Allan Stein
10 de Febrero de 2024 6:51 PM Actualizado: 10 de Febrero de 2024 6:51 PM

SPRINGERVILLE, Arizona —Springerville, como pequeña ciudad rural de Arizona, tiene lo que necesita en cuanto a servicios para sus residentes. Hay un almacén general, un pequeño hospital regional, un supermercado, tiendas, hoteles y restaurantes, y estacionamientos para vehículos recreativos durante la temporada turística.

El pueblo más cercano es Eagar (4800 habitantes). La ciudad más cercana es Show Low (11,732 habitantes), a unas 50 millas al suroeste a través de vastas colinas y praderas doradas.

“Lo que más me enorgullece de esta pequeña comunidad es que nos mantenemos unidos”, declaró Shelly Reidhead, alcaldesa de Springerville, a The Epoch Times. “Nos queremos y nos cuidamos unos a otros”.

“Espero que eso se mantenga cuando ocurran problemas”.

Aunque Springerville se encuentra a 300 millas de la frontera entre EE. UU. y México, la crisis de la inmigración ilegal casi llegó a ellos el año pasado.

Este año, la Sra. Reidhead teme otro enfrentamiento con las autoridades de su estado si la crisis fronteriza se agrava mucho más.

“He estado temiendo 2024 porque sé lo que nos espera [con las elecciones presidenciales]. No va a ser un año bonito”.

En mayo de 2023, la gobernadora de Arizona, Katie Hobbs, y su equipo impulsaron la idea de trasladar en autobús a los extranjeros ilegales a Springerville y alojarlos en el estadio de 189,000 pies cuadrados, el Round Valley Ensphere.

El estadio Round Valley Ensphere tiene capacidad para 5500 espectadores, en Springerville, Arizona, el 7 de febrero de 2024. (Allan Stein/The Epoch Times)

Cuando los residentes se enteraron, se pusieron furiosos y se prepararon para tomar medidas.

Algunos querían bloquear los autobuses que transportaban a los inmigrantes ilegales en el límite de la ciudad con barreras de cadenas y llegar armados si era necesario, según los residentes que no quisieron que se utilizaran sus nombres.

Era una situación tensa, dijeron. Afortunadamente, el enfrentamiento no llegó a producirse después de que el pueblo rechazara la propuesta de la gobernadora.

El estadio parece un platillo volante gigante aterrizado en medio de una zona ganadera. Se trata de una enorme cúpula de madera con capacidad para 5500 espectadores en gradas protegidas de la intemperie.

Debido a su enorme tamaño, este recinto de aspecto futurista tiene múltiples usos. Hace años, sirvió de refugio temporal para las víctimas desplazadas por los incendios forestales.

La gobernadora de Arizona lo pensó para alojar temporalmente a inmigrantes ilegales.

Pero, la ciudad se opuso.

El 19 de julio de 2023, el ayuntamiento de Springerville aprobó una resolución vinculante, firmada por la alcaldesa, que decía “no” a que la ciudad pagara la factura de los inmigrantes, ilegales o legales.

Vista exterior del estadio Round Valley Ensphere dome en Springerville, Arizona, el 7 de febrero de 2024. (Allan Stein/The Epoch Times)

“La ciudad es un municipio pequeño con edificios, espacio y recursos materiales limitados para aceptar, alojar, mantener o apoyar a los inmigrantes”, dice la resolución de dos páginas.

Pero, desde el punto de vista jurídico, podría hacer falta algo más que una resolución vinculante para impedir que el estado deje autobuses llenos de extranjeros ilegales y cree problemas a la ciudad, según la Sra. Reidhead.

Situado en el condado de Apache, Springerville se encuentra entre las comunidades más pobres del estado, con 1730 residentes y un ingreso medio de 46.311 dólares en 2022.

Casi el 12 por ciento vive por debajo del umbral de la pobreza.

“Aquí estás en el país de los vaqueros”, dijo la Sra. Reidhead, que tiene una postura dura sobre la inmigración ilegal y la protección de la forma de vida tradicional de su comunidad.

The Epoch Times se puso en contacto con la oficina de Hobbs, que no había respondido hasta esta publicación.

La Sra. Reidhead y otros funcionarios de la ciudad han estado vigilando de cerca la frontera sur desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo.

“Lo que quiere [el gobierno de Biden] es un país roto y caótico”, afirma Reidhead. “Están haciendo un buen trabajo”.

“Ahora ni siquiera podemos alimentar a la gente en Estados Unidos. ¿Cómo vamos a alimentar a otros 8 millones de personas?”.

Los agentes fronterizos detuvieron a más de 2.4 millones de extranjeros ilegales en la frontera sur durante el año fiscal que abarca desde octubre de 2022 hasta septiembre de 2023. Otros 189,402 fueron encontrados a lo largo de la frontera norte de EE. UU., según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés).

La CBP informó de casi 989,000 inmigrantes ilegales durante el primer trimestre del año fiscal 2024.

Inmigrantes ilegales esperan a ser procesados por las autoridades fronterizas estadounidenses después de pasar la noche en el desierto en Lukeville, Arizona, el 5 de diciembre de 2023. (John Moore/Getty Images)

Las autoridades afirman que los cruces ilegales de la frontera han empezado a alejarse de la asediada frontera sur de Texas, de 1254 millas, para dirigirse a Arizona y California, mientras Texas lucha con el gobierno de Biden por la seguridad en su frontera.

El gobernador de Texas, Gregg Abbott, ha triunfado hasta ahora en los esfuerzos de su estado por aumentar la seguridad fronteriza, pero la Administración Biden lo ha demandado por varias medidas, entre ellas el alambrado, las boyas fluviales y la nueva legislación estatal.

En Arizona

En diciembre de 2023, la CBP cerró temporalmente el puerto de entrada compartido con México de Lukeville, en Arizona, debido a un aumento de los cruces ilegales.

Ese mismo mes, la Sra. Hobbs ordenó el despliegue de la Guardia Nacional de Arizona para ayudar a los agentes de la Patrulla Fronteriza en Lukeville a procesar a los extranjeros que entraron ilegalmente en el país.

La gobernadora ha desviado las críticas sobre su gestión de la crisis fronteriza en Arizona hacia el gobierno federal.

“Una vez más, el gobierno federal se niega a hacer su trabajo para asegurar nuestra frontera y mantener nuestras comunidades seguras”, dijo Hobbs en una declaración del 15 de diciembre anunciando el despliegue de la Guardia Nacional.

“Con esta orden ejecutiva, estoy actuando donde el gobierno federal no lo hace. Pero no podemos estar solos; Arizona necesita recursos y personal para reabrir el cruce de Lukeville, gestionar el flujo de migrantes y mantener una frontera segura, ordenada y humana”, dijo.

“A pesar de las continuas solicitudes de asistencia, la Administración Biden se ha negado a entregar recursos desesperadamente necesarios para la frontera de Arizona”.

La gobernadora de Arizona, Katie Hobbs, pronuncia un discurso en el Tempe Center for the Arts en Tempe, Arizona, el 28 de septiembre de 2023. (Rebecca Noble/Getty Images)

El cierre ha tenido un impacto negativo en el puñado de tiendas y negocios que operan en Lukeville, un pueblo no incorporado con solo 35 residentes.

El 4 de enero, la CBP reabrió el puerto de entrada tras una aparente disminución estacional de los encuentros ilegales y desmanteló una estación improvisada cercana utilizada para procesar a los recién llegados.

En la estación de servicio “gastrak”, Cameron Syke, de Colorado, llenaba el depósito de su coche luego de regresar a Estados Unidos por el puerto de entrada de Lukeville.

“Es estupendo que esté abierto”, dijo Syke, pastor y miembro de la organización benéfica sin ánimo de lucro Voice for Children International, con sede en Denver.

El Sr. Syke dijo que el cierre del puerto de entrada no solo perjudica a las tiendas que hacen negocios en Lukeville, sino también a las de la ciudad fronteriza de Sonoyta en Sonora, México.

Dijo que la sinergia comercial de las ciudades es un “ejemplo de clase mundial de cómo dos ciudades —dos países— deben operar”.

“El cierre fue horrible para todos. Tengo amigos en ambos lados que van y vienen: mexicanos y estadounidenses. No debería haber ocurrido”.

El Sr. Syke, que tiene propiedades en Arizona, dijo que utiliza el cruce de Lukeville para su trabajo pastoral en México alrededor de una vez al mes.

El cierre “interrumpió las cosas”, dijo.

“Interrumpió mi viaje [a México]. Es la primera vez que alquilo mi casa desde la víspera de Año Nuevo debido a esto”.

El pastor Cameron Syke, de Denver, carga gasolina en su coche junto al puerto de entrada de Lukeville, Arizona, el 3 de febrero de 2024. (Allan Stein/The Epoch Times)

“Creo que, como país, deberíamos haber estado estudiando cómo podemos apoyar mejor a los países sudamericanos con ayuda y enviando puestos de trabajo allí, en lugar de hacer que todos vengan [a Estados Unidos] ilegalmente”.

“Simplemente no es factible”.

En otra gasolinera, Tom Lucas, de Boise, Idaho, volvía a casa desde Puerto Peñasco, en México.

“El clima. No hay nada mejor en esta época del año”.

Dijo que estaba contento con la reapertura del cruce de Lukeville, que le ahorró millas a su viaje por carretera.

“Tendrías que recorrer otras 100 millas” para cruzar, dijo el Sr. Lucas a The Epoch Times. “Las carreteras tienen unos baches bastante grandes. Llegamos de noche, y eso es peligroso”.

La improvisada estación de la CBP en terrenos del parque nacional, a una milla de distancia, era como un pueblo fantasma en comparación con los cientos de inmigrantes ilegales que se procesaban cada día a principios de diciembre.

Solo quedaban dos grandes tiendas de campaña y una mesa llena de botellas de agua.

Tom Lucas, de Boise, Idaho, espera junto a su coche en el puerto de entrada de Lukeville, Arizona, el 3 de febrero de 2024. (Allan Stein/The Epoch Times)

En el puerto de entrada de Sasabe, Arizona (54 habitantes), cuatro hombres de Sudán estaban sentados uno junto al otro frente a la oficina de correos de EE. UU. mientras esperaban a que un vehículo de la Patrulla Fronteriza viniera a recogerlos para procesarlos.

Ahmed Abakar, de 26 años, dijo que él y sus amigos acababan de cruzar a Estados Unidos desde México tras un largo viaje en avión desde Turquía a Colombia.

Los cuatro se consideran solicitantes de asilo, huyendo de la guerra civil y el derramamiento de sangre en Sudán.

“Muy malo. Genocidio”, dijo Abakar a The Epoch Times en un inglés improvisado. “Muy duro. Peligroso”.

El viaje de un mes ya fue bastante agotador, dijo. Pero nadie en su grupo había esperado la extrema violencia de los cárteles mientras viajaban hacia el norte a través de México.

“Hay una guerra [entre] los cárteles en Sonora. Muchos [improperio]”, dijo el Sr. Abakar. “Balas. Es un lugar peligroso”.

El Sr. Abakar dijo que estudiaba ingeniería civil. Dijo que espera encontrar una “vida mejor” en Estados Unidos.

Ninguno de los miembros del grupo tenía un destino final en mente, pero Nueva York era una posibilidad clara.

El Sr. Abakar es consciente de la afluencia de inmigrantes ilegales a Nueva York, con más de 100,000 recién llegados solo en el último año.

Aun así, afirma que está dispuesto a arriesgarse en las calles de la Gran Manzana.

Cuatro sudaneses esperan a que se los lleven fuera de la oficina de correos de EE. UU. en el puerto de entrada de Sasabe, Arizona, el 4 de febrero de 2024. (Allan Stein/The Epoch Times)

“Hay muchas ciudades”, añadió el Sr. Abakar.

La Sra. Reidhead dijo que los limitados recursos, vivienda y oportunidades de trabajo de Springerville la convierten en un destino poco probable para los inmigrantes ilegales.

“Mi mayor preocupación es que toda la propiedad al norte de nuestra ciudad es tierra fiduciaria del estado. No tenemos jurisdicción sobre ellos. Podrían venir y montar una ciudad de tiendas de campaña y no podríamos hacer nada para impedirlo”, afirma la Sra. Reidhead.

La oficina de la gobernadora aún no ha devuelto las llamadas telefónicas de las autoridades municipales en relación con el posible uso del estadio para alojar a inmigrantes ilegales.

Tim Rasmussen, administrador municipal de Springerville, dijo que el alcalde de Eagar y la Dirección de Emergencias del condado de Apache también recibieron llamadas telefónicas de la oficina de la gobernadora el pasado mes de mayo sobre la acogida de extranjeros ilegales.

Sin embargo, dijo que no le corresponde al condado decidir cómo se debe utilizar el estadio.

“El domo de la escuela preparatoria es propiedad del distrito [escolar] de Round Valley. En la ciudad de Springerville, tomamos la postura de que no queríamos que eso sucediera. El condado de Apache adoptó la misma postura, y la ciudad de Eagar también”, dijo Rasmussen.

“No hubo ningún apoyo para traer a nadie aquí. Somos uno de los condados más pobres. No tenemos viviendas para la gente que vive aquí. ¿Adónde iría la gente si la trajeran en autobús? Estarían utilizando nuestros recursos”.

La reacción entre los residentes fue inmediata y decidida, dijo.

El ayuntamiento de Springerville, Arizona, el 7 de febrero de 2024. (Allan Stein/The Epoch Times)

Los residentes estaban “realmente hablando de crear cadenas para impedir que los autobuses entren en Round Valley”, dijo el Sr. Rasmussen. “Hay mucha gente que lleva armas aquí arriba”.

“Para mí, es simplemente increíble que llamaran al condado y dijeran: ‘Eh, queremos subir a la gente en autobús y meterlos en su domo'”, dijo. “Fue idea de alguien llamar al condado de Apache porque tenemos una gran domo”.

El Sr. Rasmussen dijo que los funcionarios de la ciudad siguen preocupados por la crisis fronteriza sin resolver y la posibilidad de que desestabilice a pequeñas comunidades como Springerville.

“Vaciarían nuestra tienda de comestibles en un día”, dijo la Sra. Reidhead. “¿Qué pensaban que iba a pasar? ¿Pensaban que iban a instalarlos en el Taj Mahal?”.

La alcaldesa dijo que las pequeñas comunidades rurales de Arizona seguirán a merced de la inmigración ilegal hasta que el gobierno estatal y federal decidan actuar.

“Me temo que va a ser difícil detener [la inmigración ilegal], no importa qué resolución tengamos”, dijo.

“Ya veremos. Mi respuesta [a la gobernadora] sigue siendo no—no solo no, sino rotundamente no”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.