¿Qué está causando realmente su fatiga?

Por La Gran Época
13 de Agosto de 2020
Actualizado: 13 de Agosto de 2020

Durante este tiempo de resguardo inducido por la pandemia, me siento cansada a pesar de no haber hecho mucho en todo el día. Mis amigos me dicen que les pasa lo mismo. Como la ley de Newton que dice que un cuerpo en movimiento se mantiene en movimiento, y un cuerpo en reposo se mantiene en reposo, parece que cuanto menos hago, más quiero dormir la siesta. Me doy cuenta que esta falsa fatiga es solo el subproducto de permanecer en casa, de una reciente cirugía de un brazo roto y de acostumbrarse a la vida a un ritmo diferente.

La verdadera fatiga, sin embargo, puede afectar la calidad de su vida y se puede manifestar de varias maneras. Algunas personas están tan completamente agotadas que tienen dificultades para sobrellevar el día. Otras se las arreglan para hacer las cosas, pero luchan con la motivación —todo parece tan difícil. Mucha gente está cansada solo en ciertos momentos —a última hora del día, después de comer o a media tarde.

En la medicina occidental, la fatiga puede ser causada por la anemia, problemas de tiroides, problemas de azúcar en la sangre o el virus Epstein Barr que causa el síndrome de fatiga crónica. Además, la fatiga puede ser el efecto secundario de ciertos medicamentos. Sin embargo, después de descartar esos diagnósticos, a un médico occidental le puede resultar difícil llegar al fondo de por qué se está tan cansado.

En la medicina china, sin embargo, hay muchos patrones que se asocian con algún elemento de la fatiga, y la naturaleza de su fatiga suele ser una pista de su origen. En general, la fatiga es causada por el agotamiento de alguna sustancia corporal (energía, sangre, yin o yang) o hay algún tipo de bloqueo o de deterioro del flujo.

A continuación se presentan algunos patrones comunes en la medicina china que pueden ser una fuente de fatiga:

Agotamiento de la energía (Qi). La energía, llamada Qi, da energía a tu cuerpo y proviene de los alimentos que consume y del aire que respira. Este tipo de fatiga puede surgir si no se alimenta bien, si tiene una digestión difícil o si sufre de problemas pulmonares. Si su digestión es deficiente, se puede sentir cansado justo después de las comidas, porque su cuerpo está desviando toda su energía para digerir lo que ha comido. También se puede sentir agotado o sin aliento después de cualquier tipo de esfuerzo, pero se siente mejor después de descansar.

Agotamiento de la sangre. Este patrón se parece un poco al de la anemia, y se puede generar por una pérdida de sangre, una enfermedad crónica o una dieta deficiente. Es un problema común entre las personas que han sido operadas recientemente y las madres primerizas. La fatiga asociada a este patrón también es peor con cualquier tipo de actividad o esfuerzo. Las personas que la sufren se pueden ver pálidas y experimentar problemas en los ojos, mareos o sentirse mareadas, y se tener la piel, el cabello o las uñas secos.

Agotamiento del Yang. En el cuerpo, el yang es una energía que funciona un poco como una luz piloto, que calienta todo y mantiene las cosas en movimiento. Las personas con agotamiento yang sienten una profunda e incapacitante fatiga; y algunos ni siquiera pueden salir de la cama. Debido a que su luz piloto es baja, las personas con deficiencia de yang también sienten frío en su interior, especialmente en invierno, les cuesta calentarse y pueden llegar a retener agua. La fatiga asociada a este patrón se agrava con cualquier tipo de actividad. Este es un patrón común para las personas con hipotiroidismo.

Agotamiento del Yin. Este es un patrón que se ve con frecuencia en las clínicas, especialmente entre las mujeres que están pasando por la menopausia. En contraste con la luz piloto del yang, el yin actúa como un refrigerante nutritivo, manteniendo su cuerpo húmedo y controlando el calor del yang. El agotamiento del yin es un patrón extraño en el que los que lo sufren se pueden sentir fatigados, pero a la vez nerviosos. Este se asocia con síntomas como sudores nocturnos, sueño despierto o agitado, piel y garganta secas o dolorida al despertar. A menudo los síntomas empeoran con el exceso de trabajo y el estrés.

Estancamiento de la energía del hígado. Este patrón se considera tanto un bloqueo como un agotamiento. El hígado es responsable de que todo el cuerpo fluya sin problemas. Sin embargo, cuando hay un bloqueo del hígado, su digestión también se suele ver afectada. El resultado es que su capacidad para convertir los alimentos en energía se ve obstaculizada. La fatiga que siente con este patrón es intermitente, puede que se sienta cansado en la mañana, y en realidad se siente un poco mejor con el movimiento o a medida que avanza el día. Los síntomas suelen agravarse por estrés o por trastornos emocionales, y pueden causar el síndrome premenstrual. Muchas personas con estancamiento hepático se describirían como irritables o deprimidas. Es probable que este patrón esté en alza durante la pandemia de COVID-19, ya que suele ser una respuesta psicológica a las cosas que no van bien en el trabajo, las relaciones personales, las finanzas o la vida.

Acumulación de flema o humedad. Vale, esto suena realmente asqueroso, pero es un patrón que he visto con frecuencia en las clínicas. La humedad ocurre cuando su cuerpo no metaboliza muy bien los fluidos o líquidos. Es un poco como el campo de un granjero que no se drena después de una lluvia fuerte, donde el agua se queda alrededor y se vuelve fangosa. Cuando la humedad se queda en el cuerpo por un tiempo, se congela y se convierte en flema. Las personas que tienen flema y humedad se sienten pesadas o agobiadas. También tienden a tener una mala digestión o tienen sobrepeso. También pueden tener flema visible, como problemas de sinusitis, tos crónica o asma.

Dolor. El dolor crónico puede terminar con usted. También es un patrón de bloqueo y agotamiento. Básicamente, el dolor actúa como una presa en su cuerpo, en la cual el dolor bloquea su circulación general, el movimiento y el flujo de energía. Debido a que su energía está atrapada en el estancamiento, se siente cansado. Además, tratar con el dolor psicológicamente agota su energía. Con el tiempo, el dolor puede volverse secundario a la fatiga que ha causado.

Aunque hay varias causas subyacentes de la fatiga, la buena noticia es que no tiene que pasar por la vida cansado. La fatiga asociada a cualquiera de los patrones anteriores se puede tratar eficazmente en el marco de la medicina china. Un profesional puede crear un plan para usted basado en su patrón específico y sus necesidades. Los tratamientos para la fatiga pueden incluir sesiones de acupuntura, una fórmula de hierbas, terapia de alimentos y otros métodos de curación para ayudarle a recuperar su vitalidad.

Lynn Jaffee es acupuntora licenciada y autora de “Pasos simples: El camino chino hacia una mejor salud”. Este artículo fue publicado originalmente en AcupunctureTwinCities.com


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Descubra a continuación

El increíble viaje de un hombre para convertirse en un maestro de Kung Fu

TE RECOMENDAMOS