¿Qué le da ansiedad al régimen chino?

Por Tian Yun
02 de Septiembre de 2020
Actualizado: 02 de Septiembre de 2020

El portavoz del régimen chino, el People’s Daily, publicó una serie de comentarios que afirman que el Partido Comunista Chino (PCCh) no es una amenaza para su propio pueblo ni para el mundo.

El editorial, titulado “El Partido Comunista de China y el pueblo chino en la Gran Marcha Larga”, emitió cinco comentarios del 18 al 24 de agosto.

“El entorno internacional se está volviendo cada vez más complejo; la inestabilidad y la incertidumbre obviamente están aumentando; el proteccionismo, el unilateralismo y el populismo se están intensificando cada vez más; y el pensamiento hegemónico y la intimidación se están volviendo cada vez más severos. ¿Qué le pasó al mundo? ¿Qué pasa con la humanidad?”, escribió People’s Daily.

¿Por qué está ansioso el PCCh? La razón es que el mundo se resiste unánimemente al PCCh, ya que cada vez hay más países que empiezan a reconocer la naturaleza del régimen y el daño que inflige al mundo. El PCCh no se preocupa verdaderamente por la humanidad, sino que se preocupa por mantener su poder y legitimidad.

Los medios de comunicación comunistas acusaron a Estados Unidos de proteccionismo, unilateralismo e intimidación. Estas acusaciones sirvieron para atacar las contramedidas de Estados Unidos contra Huawei. Resulta solo natural que el PCCh participe en actividades ilegales, como el espionaje y el robo de propiedad intelectual.

¿Mantiene el PCCh la paz mundial?

El editorial del People’s Daily enmarca deliberadamente el tema del PCCh como el tema de China y oculta los motivos de dominación mundial del PCCh detrás de la llamada “voluntad del estado”. Según uno de los comentarios, “algunas personas están preocupadas de que China tome el camino de la hegemonía y así llegan a la teoría de la ‘amenaza de China'”.

En los dos últimos años, altos funcionarios de Estados Unidos, como el vicepresidente Mike Pence y el secretario de Estado, Mike Pompeo, han hecho saber que existe una clara distinción entre China y el PCCh. La principal amenaza es el PCCh, no China, ni el pueblo chino.

De acuerdo al People’s Daily, “siempre ha sido la inquebrantable voluntad nacional de China de luchar activamente por un entorno internacional pacífico para desarrollarse y para mantener mejor la paz mundial y promover el desarrollo común con su propio desarrollo”.

¿Está el PCCh realmente promoviendo la paz? A lo largo de los años, el PCCh ha dado apoyo financiero a los dictadores de Corea del Norte e Irán como moneda de cambio para expandir su influencia política y fortalecer su alianza para enfrentar a Estados Unidos.

Al final del siglo pasado, dos oficiales militares chinos publicaron el documento la “Guerra sin restricciones” para proponer una estrategia de guerra para atacar a Estados Unidos. Los autores afirmaron que la estrategia que rompe todas las reglas y límites es la futura zona de guerra, que va desde la guerra de redes, la guerra de recursos, la guerra de los medios de comunicación, la guerra económica hasta la guerra cultural.

En realidad, el PCCh lanzó una guerra sin restricciones contra el campo de la libertad en muchas zonas. Por ejemplo, en los últimos años, los medios de comunicación y las agencias de inteligencia occidentales han expuesto y condenado repetidamente los ciberataques de los piratas informáticos chinos. Estos han pirateado departamentos gubernamentales, empresas privadas, empresas militares y hospitales de Estados Unidos, Australia y Europa.

Muchos hospitales y clínicas de Europa sufrieron ciberataques desde marzo de este año, según un artículo en los medios franceses. Las fuentes creen que estos ataques se originaron en China y el propósito era robar la información de los pacientes y los datos de investigación relacionados con la pandemia de COVID-19 en Europa.

A partir del 1 de julio, el PCCh implementó la Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong. En virtud del artículo 38 de esta ley, la policía de Hong Kong emitió a finales de julio órdenes de arresto contra seis residentes de Hong Kong en el extranjero, incluidos un ciudadano estadounidense y dos personas a las que se les concedió asilo en Gran Bretaña y Alemania. El 10 de agosto, la policía de Hong Kong detuvo a 10 activistas prodemocracia, incluido Jimmy Lai. Además más de 200 policías hicieron una redada en el edificio del Apple Daily. El “terror blanco” penetró en toda la ciudad.

El 21 de julio, el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) acusó a Li Xiaoyu y Dong Jiazhi, agentes del Departamento de Seguridad del Estado de Guangdong (GSSD), del Ministerio de Seguridad del Estado (MSS), acusándolos de haber robado grandes cantidades de datos de empresas de alta tecnología y de haber llevado a cabo una campaña de piratería informática que comenzó hace más de diez años. Ellos tenían como objetivo compañías en países con industrias de alta tecnología, robaron información que iba desde secretos comerciales, defensa, hasta la investigación de la vacuna de COVID-19. “La naturaleza y el valor del material robado por estos hackers no puede ser medido solo en dólares y era un indicio de que era impulsado por el Estado”, según una declaración del Departamento de Justicia.

El 31 de julio, el PCCh completó su sistema global de navegación por satélite Beidou-3. Según un artículo en el sitio oficial de Weibo de la Academia China de Ciencias, titulado “Diez preguntas sobre Beidou”, el autor afirmó que el desarrollo de Beidou ayudó al Ejército Popular de Liberación (EPL) a participar en una guerra de información asimétrica evitando la dependencia del GPS (Sistema de Posicionamiento Global), y para realizar operaciones de precisión, localización y descomposición.

Además, el PCCh compró medios de comunicación en el extranjero, utilizó organizaciones estudiantiles para participar en el trabajo de un frente unido, se infiltró en varias organizaciones para recopilar información de inteligencia y sus diplomáticos calumniaron a Estados Unidos y otros países como la fuente del virus del PCCh (el nuevo coronavirus).

Estas acciones son todas formas de tácticas de guerra sin restricciones dirigidas a exportar la ideología comunista, suprimir la libertad de expresión, de los medios de comunicación y de los académicos y socavar la estabilidad de una sociedad libre.

El mayor temor del PCCh

Pompeo se refirió al PCCh en un discurso en California el 23 de julio. “Si el mundo libre no cambia, no cambia, la China comunista seguramente nos cambiará”. Pompeo llamó a las “naciones libres” para contrarrestar la agresión del PCCh.

Cambiar la China comunista significa ayudar al pueblo chino a desintegrar el PCCh y eliminar la tiranía. Este llamado de Estados Unidos es el mayor temor del PCCh.

El PCCh parece ser enorme e inquebrantable. Sin embargo, de hecho el interior del “Barco Rojo” se ha desmoronado. Los 90 millones de miembros del Partido están listos para abandonar el barco. Muchos se han retirado y han cortado sus lazos con el PCCh. Otros quieren transformar a China en una nación libre y democrática, cooperando con personas ajenas al Partido y a las fuerzas democráticas occidentales.

Aunque el PCCh se enfrenta a la crisis en este momento, podría ser un punto de inflexión y una oportunidad para que la humanidad reflexione sobre las injusticias del comunismo. Los pueblos del mundo se enfrentan a una elección: seguir al PCCh o apoyar la justicia.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


 Mire a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS