Qué nos enseña la Divina Comedia de Dante sobre el aislamiento por el virus del PCCh

Dando un paso desde el infierno al purgatorio
Por JAMES SALE
02 de Abril de 2020
Actualizado: 02 de Abril de 2020

Cuando miramos el mundo actual, vemos un mundo de problemas, confusión y una creciente sensación de histeria y pánico que amenaza con descontrolarse. Parece que somos víctimas de fuerzas que están fuera de nuestro control. Para Occidente, el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), conocido comúnmente como el nuevo coronavirus, es quizás un ejemplo supremo, aunque podamos mencionar el calentamiento global, fenómenos naturales catastróficos o incluso nuestras propias guerras que parecen no tener fin.

Para la mayoría, nunca hemos visto o experimentado nada como esta pandemia. Aquellos que lucharon o experimentaron la Segunda Guerra Mundial están casi todos muertos hoy en día, y la generación de los Baby Boomers es la generación de la prosperidad como nunca antes se había experimentado en el mundo —¡pero vaya, parece como si ahora alguien tuviera que pagar los platos rotos!

Por supuesto, seguramente lo esperábamos, ¿no es así? Ya lo hemos tenido antes, ¿no? La Peste Negra en el siglo XIV fue una epidemia particularmente desagradable, a veces llamada la Gran Plaga. Se estima que mató a más del 30 por ciento de la población europea y que tomó más de 200 años para que las cifras de población en Europa se recuperaran.

“El triunfo de la muerte”, alrededor de 1562, por Pieter Bruegel el Viejo. El Museo del Prado, Madrid. (Dominio Público)

Además, como otra ironía, se calcula que la Gran Peste (probablemente de China) entró en Europa a través de la península italiana. Hoy en día, por supuesto, parece que el virus del PCCh comenzó su asalto a Europa también en Italia.

Habría sido, quizás, un pequeño consuelo para aquellos que murieron de la plaga saber que había un beneficio bastante grande derivado de sus muertes: A saber, el mundo moderno es casi inconcebible sin esta tragedia, ya que fue la Peste Negra la que llevó inexorablemente a la desaparición de las jerarquías feudales que habían dominado Europa durante tanto tiempo.

La verdad es que los trabajadores se volvieron tan escasos que casi podían fijar sus precios para ir a trabajar a cualquier parte. La movilidad y la comunicación se incrementaron masivamente. Y así comenzó un nuevo modelo de sociedad —el protocapitalismo— y el control del poder por parte de los lores y las damas comenzó a debilitarse.

Retrato alegórico de Dante Alighieri, a finales del siglo XVI, por un maestro desconocido. Galería Nacional de Arte. (Dominio Público)

Los falsarios: entonces y ahora

Pero esa es una perspectiva a largo plazo; lo que realmente necesitamos ahora es esperanza, esperanza real. Es interesante que en la “Divina Comedia” de Dante, uno de los muchos castigos impuestos a los no salvos e irredimibles es una horrible y repugnante enfermedad que nunca se cura.

Dante se encuentra con estas víctimas en el Canto 29 de “El Infierno” (traducción de Dorothy Sayers):

Así que paso a paso fuimos, sin emitir sonido,
Para ver y escuchar a esas almas enfermas en sus dolores,
que no podían levantar sus cuerpos del suelo.

Una ilustración del Canto 29 del “Infierno” de Dante por Gustave Doré. (PD-US)

¿Y su crimen? Todos son falsificadores, alquimistas de una u otra clase, que llevaron a sus compañeros a esperar que pudieran transmutar los metales básicos en oro.

De una manera divertida, ¿no se hace eco de nuestro mundo moderno? Ciertamente ahora tenemos una horrible enfermedad que se come nuestros pulmones, pero ¿no es también una característica de nuestros tiempos que estamos intentando a todos los niveles convertir el metal base en oro? Los gobiernos están imprimiendo dinero a través de la flexibilización cuantitativa, las criptodivisas abundan prometiendo dinero gratis para aquellos que invierten, pero el ahorro real —lo que tradicionalmente se consideraba sentido común— es activamente desalentado por las tasas de interés absurdamente bajas y anormales. Como dijo Bill Bonner en enero de este año: “Se avecina una enorme crisis causada por el dinero falso y los falsos pensamientos”. ¿Pensamientos falsos, también? ¿Como los alquimistas de Dante?

Es vuestra elección

Estamos, entonces, en un punto de crisis enorme. Pero si Dante puede representar el infierno con precisión, tal vez también pueda darnos esperanza en términos de cómo pensamos y conceptualizamos este drama. Porque el punto de partida es este: Toda la “Divina Comedia” tiene como uno de sus principios centrales un principio clave del pensamiento occidental hasta, tal vez, el siglo XX —a saber, el libre albedrío.

Dios no nos castiga por romper las reglas, sino que el infierno es donde se obtiene exactamente lo que uno quiere. Representación de Sandro Botticelli del Canto 28, parte del Octavo Círculo del Infierno. Dante y Virgilio son retratados seis veces cada uno mientras descienden por las profundidades. (PD-US)

El libre albedrío significa que la gente puede cambiar: sus creencias, sus actitudes, sus pensamientos, sus sentimientos, sus elecciones, y así también sus decisiones. El punto acerca del infierno de Dante no es que sea un lugar donde Dios —el gran Hombre en el cielo, como lo fue— imponga castigos a la gente por infracciones mayores o menores de algún código que puedan o no seguir. Más bien, el infierno es el lugar donde la gente obtiene lo que quiere.

Como Dorothy L. Sayers lo expresó: “El infierno es el disfrute de tu propio camino para siempre”. Es en cierto sentido el significado de esa vieja canción de Frank Sinatra “A mi manera”. No el camino de Dios, no el camino de Cristo, no el camino de las ocho vías del budismo, y no el camino del Tao, no los caminos de los antiguos maestros con su enfoque en el amor, la compasión, el compañerismo y el uno con el otro. No, mi propio camino: el camino totalmente egoísta.

Y aquí está la consecuencia de eso: lo que encontramos en el infierno es la incapacidad de todos sus habitantes de ir más allá del aislamiento. En otras palabras, no pueden comunicarse excepto en lo que parecen ser monólogos repetitivos dentro de sí mismos. Dudo en decir “diálogo” dentro de sí mismos, ya que el alma con la que uno dialoga, la han perdido ahora. En esencia, su situación es exactamente análoga a la de un drogadicto (o cualquier otro adicto): No se puede razonar con ellos porque han perdido su voluntad, su libre albedrío. Lo han regalado, que es lo que significa perder el alma.

Dante sosteniendo su “Divina Comedia”, junto a la entrada del Infierno, las siete terrazas del Monte Purgatorio y la ciudad de Florencia, con las esferas del Cielo arriba, 1465, en un fresco de Domenico di Michelino. Catedral de Santa María de la Flor, Florencia, Italia. (Dominio público)

En este sentido, están atrapados y aislados. ¿Aislados? Esa palabra, que ahora se aplica al virus del PCCh, ya que todos comenzamos a autoaislarnos para evitar la contaminación de los demás. Como suena eso: cada uno atrapado consigo mismo para siempre.

Un camino más allá del egoísmo

Pero, por supuesto, la “Divina Comedia” nos proporciona una salida del infierno, así como en esta vida incluso los adictos pueden recuperar su libre albedrío y entrar una vez más en el mundo de la luz. ¿Cuál es el primer paso, entonces, para pasar del infierno al menos al purgatorio donde hay esperanza?

Ilustración para el “Purgatorio” de Dante por Gustave Doré. (PD-US)

Primero, uno debe reconocer y aceptar el problema, el verdadero problema. Y el verdadero problema siempre soy Yo: Yo soy el problema; es decir, no otras personas u otras razas, ni funcionarios, ni gobiernos. No, yo también estoy causando problemas y ahora lo reconozco; tengo que pasar de mis modos habituales de ser a un modo nuevo y mejor.

En segundo lugar, al dejar de justificarme, también me acerco a los demás; mi propia existencia no solo depende sino que también es para los demás. Somos una comunidad, y necesitamos cuidarnos unos a otros. Esto es algo que se hace muy evidente en el purgatorio de Dante. Mientras que en el infierno todos parecen culpar a los demás y negar cualquier responsabilidad personal, en el purgatorio todos se esfuerzan por darse crédito y animarse mutuamente.

El purgatorio no nos lleva directamente al paraíso, pero es un gran comienzo. Estamos en el viaje. Por lo tanto, aunque en este momento podamos estar autoaislándonos, necesitamos considerar nuestras propias responsabilidades, reafirmar la libertad de nuestras voluntades para ser agentes de un cambio positivo, y utilizar las tecnologías que tenemos para llegar a los demás y apoyarlos. De esta manera, podemos romper la trampa del infierno, el lugar donde no queremos estar, y no ser víctimas de fuerzas que están fuera de nuestro control.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y creara una pandemia mundial.

James Sale es un hombre de negocios inglés cuya compañía, Motivational Maps Ltd., opera en 14 países. Es autor de más de 40 libros sobre gestión y educación de las principales editoriales internacionales, entre las que se encuentran Macmillan, Pearson y Routledge. Como poeta, ganó el primer premio en el concurso de la Sociedad de Poetas Clásicos de 2017 y habló en junio de 2019 en el primer simposio del grupo celebrado en el Club Princeton de Nueva York.

*****

Le presentamos:

Una introducción a Falun Dafa

A través de sus principios Verdad, Benevolencia y Tolerancia, es posible mejorarse como persona y elevarse continuamente dentro del ambiente de la sociedad. Más información http://es.falundafa.org

TE RECOMENDAMOS