Que Ottawa congele cuentas bancarias de manifestantes bajo Ley de Emergencia crea peligroso precedente

Congelar las cuentas bancarias de los manifestantes es "una forma de muerte social", dice experto
Por Jared Gnam
17 de Febrero de 2022 1:28 PM Actualizado: 17 de Febrero de 2022 1:28 PM

Los expertos en delitos financieros califican de extralimitación extrema e innecesaria la decisión del gobierno federal de utilizar nuevos y amplios poderes financieros para reprimir las protestas de los camioneros, mientras que sigue sin estar claro cómo se dirigirá a los bancos para que impidan la financiación.

La viceprimera ministra, Chrystia Freeland, declaró el 14 de febrero que las plataformas de crowdfunding y los proveedores de servicios de pago que utilizan estarán ahora sujetos a las leyes contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, y que los cambios abarcan todas las formas de transacciones, incluidas las de criptomonedas. Además, se pide a las instituciones financieras que congelen las cuentas, tanto personales como corporativas, de los clientes que sospechen que están involucrados con los “bloqueos ilegales” del Convoy de la Libertad.

La medida se produce mientras el Primer Ministro Justin Trudeau invocó el 14 de febrero la Ley de Emergencias por primera vez en la historia de Canadá con el objetivo de contener el impulso de las protestas.

La protesta del convoy principal en Ottawa ha atraído a grandes multitudes de simpatizantes desde que comenzó el 29 de enero. Desencadenó otras protestas en los pasos fronterizos entre Canadá y Estados Unidos en Alberta, Ontario, Manitoba y B.C., que ya han terminado.

Alimentos y artículos de primera necesidad donados a los camioneros son dejados junto a los camiones estacionados frente a la Colina del Parlamento en Ottawa el 6 de febrero de 2022. (Noé Chartier/The Epoch Times)

Freeland dijo que la ampliación de los poderes financieros elaborados en virtud de la Ley sobre el Producto del Delito (Lavado de Dinero) y la Financiación del Terrorismo son necesarios para poner fin a los bloqueos de las protestas que, según ella, están “haciendo un gran daño a la economía de Canadá” y causando un grave perjuicio a nuestra economía, a nuestras instituciones democráticas y a la posición internacional de Canadá”.

Dijo que a los camiones que permanezcan en las protestas se les suspenderá el seguro y se congelarán las cuentas corporativas de los propietarios, ya que se ha ordenado a los bancos que “revisen sus relaciones con cualquiera que esté involucrado en los bloqueos ilegales e informen a la RCMP o al CCIS [Servicio de Inteligencia de Seguridad Canadiense]”.

Los organizadores del Convoy de la Libertad en Ottawa dicen que su protesta es pacífica.

“Seguiremos siendo pacíficos, pero nos plantaremos en la Colina del Parlamento hasta que las órdenes de [COVID-19] terminen de forma decisiva”, dijo la organizadora del Convoy de la Libertad, Tamara Lich, en una conferencia de prensa el 14 de febrero.

Posible ruina financiera

Akaash Maharaj, embajador itinerante de la Organización Mundial de Parlamentarios contra la Corrupción, señaló que la legislación se elaboró originalmente para atacar a los terroristas y a la delincuencia organizada transnacional, y que la ampliación de su alcance para señalar a los manifestantes y congelar sus cuentas financieras podría llevar a la ruina financiera a largo plazo a los afectados.

“En una economía del siglo XXI, sería una forma de muerte social, que imposibilitaría de hecho que [un manifestante de camiones marcado] tuviera un trabajo, obtuviera una vivienda o pagara sus necesidades básicas”, dijo Maharaj a The Epoch Times.

Dado que las instituciones financieras canadienses son notoriamente reacias al riesgo, Maharaj dijo que a los manifestantes que sean marcados por sus bancos les resultará casi imposible persuadir a cualquier otra institución financiera para que los acepte como clientes. Esto les dejaría sin cuenta bancaria, sin tarjeta de crédito y sin posibilidad de financiar una hipoteca, incluso después de que la Ley de Emergencia expire en 30 días, dependiendo de si el Parlamento revoca o amplía la declaración en las próximas semanas.

“Solo espero que esto sea aplicado por los bancos con moderación y criterio”, dijo. “Pero les aconsejaría [a los manifestantes] que piensen muy, muy cuidadosamente si este es un precio que están dispuestos a pagar”.

La consultora en delitos financieros Vanessa Iafolla, experta en asuntos relacionados con el fraude, el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, dice que invocar la Ley de Emergencias es totalmente desproporcionado con respecto a las amenazas que plantean los manifestantes y debería reservarse para emergencias graves o cuando la seguridad nacional está comprometida.

“Estos nuevos poderes son una gran extralimitación y no creo que sean medidas necesarias para mantener el orden público”, declaró a The Epoch Times.

Una orden pública de emergencia nunca había implicado el uso de corporaciones financieras privadas en Canadá, y Iafolla dijo que estas nuevas medidas pueden aumentar el poder de vigilancia de los bancos sobre las personas basándose en parte en sus posiciones políticas.

Niños participan en la protesta Convoy de la Libertad contra las órdenes y restricciones de COVID-19 en Ottawa el 9 de febrero de 2022. (Jonathan Ren/The Epoch Times)

Esta acción sienta un peligroso precedente para futuras protestas en Canadá, ya que los gobiernos de cualquier lado del pasillo político pueden atacar económicamente a los manifestantes por sus creencias políticas, dice el criminólogo de Halifax.

“En una democracia vibrante y madura, los ciudadanos y el gobierno deberían ser capaces de tolerar el desacuerdo y la disidencia, y nuestros derechos a la protesta, recogidos en la carta, no deberían ser dejados de lado de una forma tan torpe y antidemocrática”, dijo.

De acuerdo con la legislación, los bancos podrían incluso dirigirse a los donantes de las recaudaciones de las protestas de camiones, pero Iafolla dice que sigue sin estar claro cómo procederán los bancos.

Además, no habrá proceso de apelación para las acciones de los bancos, algo que, según ella, debería preocupar a los canadienses.

Manifestantes y donantes en el punto de mira

Los “cinco grandes” bancos canadienses —Royal Bank of Canada, Toronto-Dominion Bank, Scotiabank, Bank of Montreal y Canadian Imperial Bank of Commerce— junto con otras instituciones financieras y de seguros, no respondieron inmediatamente a las preguntas de The Epoch Times sobre cómo aplicarán las nuevas directivas.

La portavoz de Intact Financial Corporation, Kate Moseley-Williams, dijo que la empresa está revisando cuidadosamente el anuncio y esperando más detalles.

Matthew McGuire, contable forense y experto en lucha contra el lavado de dinero que ayuda a las instituciones financieras a evaluar y reducir los delitos financieros, es cofundador de AML Shop, una empresa de cumplimiento corporativo en Toronto. Dice que la orden de emergencia pone a los proveedores de servicios financieros en la posición de ser el árbitro de qué personas están protestando legalmente o no.

Señala que en el pasado, la simple sospecha de transacciones ilícitas podía llevar a un banco a cortar los vínculos con una persona o entidad.

“[Los bancos] seguirán actuando de forma conservadora en este sentido para evitar multas, sanciones y la ira de su regulador”, dijo McGuire en un correo electrónico. “Lamentablemente, hemos observado que gobiernos de todo el mundo reprimen la disidencia mediante el uso indebido de las medidas contra el lavado de dinero”.

Al apuntar a los manifestantes y donantes individuales, dijo que la estrategia del gobierno podría ayudar a detener la aparición de nuevas opciones de crowdfunding, que podrían ser eficaces para poner fin a las protestas.

Sin embargo, los organizadores de las protestas han dicho en línea que están recurriendo a otras opciones de financiación, incluyendo la recaudación de fondos en criptomonedas y su propio token criptográfico llamado “Token del Convoy de la Libertad

En virtud de las leyes de emergencia del gobierno, las plataformas de recaudación de fondos y de criptodivisas deben ahora informar al Centro de Análisis de Transacciones Financieras e Informes de Canadá (FINTRAC).

Mientras que numerosas entidades ya están obligadas a informar a la unidad de inteligencia financiera, incluidos los bancos colegiados, las cooperativas de crédito, las aseguradoras y los agentes de valores, esta es la primera vez que FINTRAC tendrá poder sobre los recaudadores de fondos y los intercambios de criptografía en Canadá.

Maharaj, con sede en Ottawa, dijo que se trata de una grave laguna en la legislación, que debería llenarse independientemente de las protestas.
Los manifestantes recaudaron inicialmente 10 millones de dólares en GoFundMe antes de que la plataforma de crowdfunding se cerrara el 4 de febrero. Los organizadores pasaron a lanzar una campaña en GiveSendGo, donde se recaudaron más de 8.2 millones de dólares antes de que el Tribunal Superior de Ontario congelara el acceso a los fondos a petición del gobierno provincial.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.