¿Qué tiene que ver Puerto Rico con la estratégica situación con China? Mucho

Puerto Rico está experimentando tendencias preocupantes
Por John Mills
24 de Enero de 2022 6:29 PM Actualizado: 25 de Enero de 2022 9:28 AM

Comentario

Las partes de Estados Unidos denominadas territorios estadounidenses ya no se entienden bien. Aunque fueron un componente importante de la superioridad estadounidense en el siglo XX, en la era de los libros de texto de Howard Zinn en el sistema escolar público, nuestros territorios son ignorados o simplemente utilizados como garrote en los ataques hiperbólicos contra el raro experimento histórico de una república constitucional llamada Estados Unidos.

De los cinco territorios poblados, Puerto Rico es el más grande por su población y tamaño de masa terrestre (aproximadamente 3.3 millones). El campo de tiro y de bombardeo del Departamento de Defensa (DOD) de Estados Unidos, llamado Isla Vieques, se convirtió en una causa célebre para personalidades de izquierda como Al Sharpton a fines de la década de 1990. Con los dividendos de la paz que se cernían sobre los presupuestos del DOD en los últimos años de la administración Clinton y la ebullición e indignación fingida de los no puertorriqueños, se tomó la decisión para que el DOD cierre y parta, con consecuencias estratégicas nefastas para la diplomacia y la seguridad de Estados Unidos, las que se hacen sentir hoy.

Los activistas de fuera de la isla ganaron, se dieron palmadas en la espalda, plegaron su espectáculo y se marcharon, y se infligió un devastador peaje económico a los residentes —300 millones de dólares al año salieron de Puerto Rico en dólares de 2004 con pérdida en puestos de trabajo y de presupuesto del Departamento de Defensa. Con el cierre de la Estación Naval de Roosevelt Roads y su campo de tiro relacionado en la isla Vieques, el conocimiento, la memoria y la comprensión de Puerto Rico y su relación con el resto de Estados Unidos comenzó a desvanecerse, mientras que la gobernanza y las condiciones sociales en todo Puerto Rico comenzaron una espiral descendente.

Los puertorriqueños están cada vez más frustrados, molestos y expresan su opinión sobre la corrupción del gobierno estatal y local. El huracán María golpeó y devastó la isla en 2017 y fue un punto de inflexión para la disfunción preexistente. También se están produciendo otros dos fenómenos preocupantes, un repunte en el consumo de fentanilo y una desconcertante huida de la población (Hawái también se enfrenta a problemas graves similares, avivados por el factor causal similar de un gobierno estatal y local disfuncional). Como me describió el exsecretario de Estado y vicegobernador de Puerto Rico, Elmer L. Román, el “cierre de Roosevelt Roads y la falta de una estrategia integral de Estados Unidos hacia Puerto Rico dejó a Estados Unidos expuesto en su flanco oriental más lejano, debilitando su control marítimo sobre el Caribe y compensando potencialmente el dominio estadounidense en el Atlántico”. En otras palabras, el poner fin a la teoría del poder marítimo de Mahan y a la Doctrina Monroe.

Como analista y planificador estratégico, el término adecuado para describir lo que está sucediendo en Puerto Rico es “vacío”, como en “Se está desarrollando un vacío”. En otras palabras, la situación en Puerto Rico está creando un “vacío” estratégico o una compensación con cuestiones desestabilizadoras que incluyen la pérdida de población, un aumento de la actividad criminal y el incremento de las potencias extranjeras en la región. Nada bueno sale de un vacío, excepto la oportunidad de que alguien entre y se aproveche de la situación. Puerto Rico es parte de América; nosotros no podemos dejar que esto ocurra.

Crear un nuevo Puerto Rico al tiempo que se crea un bastión para disuadir el aventurerismo chino y los misiles hipersónicos

Debemos abordar la situación de Puerto Rico con prontitud. La estrategia del Partido Comunista Chino (PCCh) en la Ruta de la Seda ya está recorriendo el Caribe, Centroamérica y Sudamérica. Para empezar a cambiar la dinámica en Puerto Rico y como miembros del Estado-nación estadounidense, los ciudadanos estadounidenses de Puerto Rico merecen un mejor gobierno estatal y local. Un punto clave es expulsar la cultura de la corrupción y sustituir esta disfunción por todo lo contrario.

Hay otras medidas tangibles que se pueden tomar. En tiempos de competencia entre grandes potencias, como expresó Román, es hora de que Estados Unidos sea fuerte y reclame lo que le pertenece a la influencia china, rusa o de cualquier potencia extranjera. Lo primero es considerar el traslado del Comando Sur de Miami a una Estación Naval y Aeródromo de Roosevelt Roads reabierto. Lo siguiente es el traslado de la 4ª Flota de la Marina de los EE.UU. desde Mayport, Florida, a las mismas instalaciones.

Buques como uno de los nuevos buques de la Base Marítima Expedicionaria de la Marina de Estados Unidos podrían tener su puerto en Roosevelt Roads y serían un recurso ideal para viajar y colaborar con naciones afines de toda la región en la realización de actividades de formación, apoyo a la lucha contra el narcotráfico y asistencia humanitaria y ayuda en caso de catástrofe.

Parte de las funciones del Centro William J. Perry de Estudios de Defensa Hemisférica y los esfuerzos de formación del Departamento de Estado relacionados con él podrían también ubicarse en el mismo lugar. Esto constituiría un mensaje claro y demostrativo de la renovada atención e interés de Estados Unidos por la región y situaría estas actividades más cerca de los países socios estratégicos. Debido al buen clima y a la abundancia de mano de obra capacitada, podría establecerse un nuevo astillero conforme a la Ley Jones para proporcionar capacidad y especialización adicionales para la revitalización de la construcción naval estadounidense.

Las empresas comerciales como la iniciativa Puerto Rico Spaceport, deberían recibir incentivos especiales para fomentar un mayor uso de las instalaciones a medida que se expande el negocio de los satélites de órbita baja. Un fenómeno que se está desarrollando con rapidez y que suscita gran preocupación es la apuesta de China por los misiles hipersónicos de largo alcance, que posiblemente aprovechen un perfil de vuelo sobre el polo para acercarse a Estados Unidos desde el sur. Deberían planificarse e implementarse capacidades de sensores y capacidades defensivas para integrar a Puerto Rico en la defensa de todo Estados Unidos frente a la nueva amenaza de misiles planteada por el PCCh.

Llevar la situación y las oportunidades de Puerto Rico al centro del discurso estadounidense

Sí, el discurso estadounidense ya está abarrotado, ruidoso y confuso, pero la realidad es que tenemos una parte de Estados Unidos que está luchando y no es prudente no hacer nada. Conceder el estatus de estado (si los ciudadanos de Puerto Rico lo desean), o al menos incorporar inmediatamente el territorio, tema para otro artículo, llevaría a Puerto Rico al frente del ciclo central de noticias estadounidenses, permitiendo un diálogo y una acción positivos.

Años de ambivalencia estadounidense en el Caribe, Centroamérica y Sudamérica han creado oportunidades para China. Perder Puerto Rico sería perder el Caribe y perder el Caribe abre la puerta a perder el Atlántico. Debemos asegurarnos de que Puerto Rico sea parte de la solución y el comienzo de una postura firme contra el aventurismo chino o ruso en el patio delantero inmediato de Estados Unidos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.