Querida siguiente generación: “Toda la vida es una ceremonia”

Por DEAR NEXT GENERATION
04 de Mayo de 2021
Actualizado: 04 de Mayo de 2021

¡Únase al juego social!

Muchos creen que debemos ser francos y directos, ir al grano sin falsedad ni demasiadas “tonterías”. En el mundo real, sin embargo, esto puede llegar a ser un problema cuando necesitamos ganarnos el respeto de otra persona, ya sea de un cliente, una novia o un novio, etc. Es entonces cuando, independientemente de cómo nos sintamos, en ese momento, debemos poner esa cara alegre y amable.

Una palabra para esta respuesta es “ceremonia”. La ceremonia es muy importante en nuestro trato con la gente. No podemos aislarnos del mundo —aunque a menudo nos gustaría hacerlo. Ceremonia es dar forma a una “atmósfera”, como cuando se sale con una chica llevando flores, o siendo especialmente encantador y protector.

La ceremonia no es ser falso. Nos ponemos ropa aunque no siempre queramos hacerlo. Nos bañamos para oler mejor. Nos afeitamos, aunque no nos guste especialmente. La ceremonia es lo que hace una sociedad “civilizada”; es una responsabilidad social. Nuestros sentimientos, estados de ánimo y emociones fluctúan, por lo que es importante cuidar los modales y la lengua para no ofender a los demás. Todo el mundo utiliza una “máscara” en cierta medida para evitar decir o hacer lo que luego se puede lamentar.

La “Franqueza” es a menudo la palabra utilizada para encubrir la hostilidad. Algunas personas quieren una opinión sincera, pero se sentirían insultadas o heridas si se la diera. Una opinión sincera puede ser franca, pero con una cuidadosa elección de las palabras.

La ceremonia no requiere que uno sea un mentiroso. Si no hay nada positivo que decir, hay que ser “diplomático” en la respuesta.

Un pariente irrumpe en la habitación sacando pecho vociferando: “¿Qué te parece mi corbata?”.

¡Es fea! Para evitar un conflicto y satisfacer su afán de admiración por el artículo en cuestión, una respuesta diplomática puede ser: “¡Vaya! Es ciertamente inusual”. El invitado oye lo que quiere oír, interpretándolo como admiración.

¡Toda la vida es una ceremonia! Vivir es mucho más agradable cuando nos ponemos la “máscara”: el vestuario, el comportamiento, el lenguaje y la cortesía adecuados para nuestra actuación en la vida cotidiana. Como escribió William Shakespeare: “Todo el mundo es un escenario, Y todos los hombres y mujeres son solo actores”.

Charles Callaci

___________

En mi vida personal, he descubierto que es importante intentar escuchar y comprender lo que dicen y sienten los demás. Esto le ayuda a ser amable con los demás y consigo mismo.

En mi vida laboral, cualquier trabajo que tenía, lo hacía lo mejor que podía. Sentía que se lo debía a mis jefes, a mis compañeros de trabajo, a los clientes y a mí mismo. Sea cual sea el trabajo que tenga que hacer, si lo hace lo mejor posible, además de ayudar a los demás, ganará confianza y autoestima.

Desde el principio, ahorré una parte de mis ingresos; siempre fue importante para mí poder ser independiente. Pero hay que equilibrar el ahorro con disfrutar de cosas importantes, como los viajes. Este es un ejemplo, pero es importante mantener el equilibrio en todas las partes de su vida.

Linda Olds, Mississippi

___________

En 1997, Ed y yo nos mudamos a Boca Ratón, Florida, por el trabajo de mi esposo. Nuestras hijas Lauren, de 11 años, y Erica, de 9, vinieron con nosotros.

Llevábamos unos años enseñándoles a ambas el valor del dinero realizando tareas propias de su edad. Mis hijas ganaban 50 céntimos a la semana por tender la cama, limpiar los juguetes, poner la ropa sucia en el cesto, etc.

Cada una de ellas tenía una alcancía en la que depositaba su pago. Cada mes, contábamos el dinero ahorrado. Dividíamos el dinero y una parte era para gastar en cosas deseadas y el resto se depositaba en su cuenta bancaria. La gran ventaja era que mis hijas podían ver cómo crecía el dinero, además de experimentar la autonomía de gastar una parte en los artículos que querían.

En Florida, en Mizner Park, cenábamos y paseábamos mirando todas las maravillosas boutiques y tiendas. Erica siempre llevaba su peluche favorito al que llamaba “Oso”. Oso era muy querido a lo largo de los años y estaba bien vestido.

Erica siempre ahorraba dinero para gastar en trajes para Oso. Erica ya había comprado muchos artículos para Oso. Pero ese día, vio un conjunto tan extraordinario que no pudo apartar los ojos de él. Erica habló largo y tendido con su hermana Lauren, y decidieron que Lauren le prestaría dinero para que pudiera comprar ese costoso conjunto para Oso. La intención era que Erica le devolviera el dinero semanalmente con su pago. Cuando me enteré de esto, le mencioné a Erica que debíamos hablar de eso esa noche.

Sin que Erica lo supiera, estaba a punto de contraer una fuerte deuda. Erica no tenía ni idea de lo que era eso. Así que mi trabajo era explicárselo. El costo del conjunto era de 5 dólares. Erica no tenía esa cantidad de dinero para gastar en ese momento. Le expliqué que, para devolverle el dinero a Lauren, tendría que renunciar a muchas semanas de pago.

Tendría que pasar cerca de tres meses hasta que pudiera pagar a Lauren la cantidad prestada. Y, por lo tanto, tendría que estar dispuesta a renunciar a los ahorros, a comprar golosinas, a comprar esmalte de uñas, a comprar caramelos y a cualquier otra cosa que su corazón deseara. ¿Estaba dispuesta a hacer eso solo para comprarle otro traje a Oso?

Le pedí que lo pensara un poco y que me diera su respuesta. Dos días después, Erica se acercó y me dijo: “Mamá, ya no quiero comprar el conjunto para Oso. Prefiero seguir ahorrando mi dinero para poder comprar el conjunto en otra ocasión y tener mi pago para gastarla en otros artículos más económicos”.

¡Y ahí se le encendió la bombilla a mi hija! No quería endeudarse y tener que deber dinero a su hermana por algo que no valía la pena. A partir de ese día, supe que mi hija tomaría decisiones sabias sobre el dinero. Entendería cuánto había que ahorrar y gastar. Y, por regla general, no gastamos el dinero que no tenemos. Mi hija Erica es hoy una mujer económicamente responsable que presupuesta su dinero, ahorra y no tiene deudas.

Janice Clough, Nueva York


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS