Quiso hacer algo bueno con sus cocimientos en tecnología y creó manos 3D para gente necesitada

Por La Gran Época
24 de Enero de 2019 Actualizado: 24 de Enero de 2019

Guillermo Martínez, un joven ingeniero nacido en Madrid, encontró una forma de aplicar sus conocimientos tecnológicos en un ámbito que mejora significativamente la vida de otras personas. Todo comenzó con la compra de una impresora 3D, la cual originalmente tenía pensado utilizar para fabricar juguetes. Sin embargo, su vida dio un giro y de pronto comenzó a realizar prótesis.

Guillermo relata en una entrevista con El Futuro es Apasionante, que cuando compró su impresora 3D, inicialmente comenzó realizando objetos y jarrones, hasta que un día comenzó a ver que distintas asociaciones hacían prótesis con estas impresoras. Así fue descargando videos y aprendiendo cómo hacerlas por sí mismo, con sus ajustes y su toque personal.

Según lo reportado por El País, después de realizar varias prótesis de manos, se encontró con muchas de ellas en su casa pero sin saber precisamente qué hacer. Pero todo conjuga cuando en un viaje que ya tenía planeado a un orfanato en Kenya, Guillermo comparte sus ideas con el coordinador del lugar quien lo ayuda a encontrar candidatos para poder utilizar aquellas prótesis y comenzar con esta aventura.

Pero como todo, las circunstancias a veces exigen que uno mejore y de un paso más, y entre los candidatos de la lista que llegaron a manos de Guillermo, muchos no tenían el brazo ni parte de su codo, por lo cual sus prótesis de manos no eran suficientes. Así es como comienza a realizar una prótesis de innovación con articulación en el codo, llamada Vicky.

Una de las particularidades de “la Vicky”, es que no es electrónica y funciona con el movimiento del mismo hombro; está hecha con materiales sencillos de reemplazar en caso de una “improbable” rotura, como ligas de ortodoncia y algunos materiales reciclables.

En Kenya, las personas que han sido beneficiadas con las prótesis, agradecen a Guillermo con palabras como, “Gracias por tu apoyo, lo aprecio mucho. Dios te bendiga”. A lo que Guillermo reflexiona, “Son pequeñas cosas que nosotros no nos damos cuenta que son tan importantes para otras personas”.

Y la emoción y el entusiasmo también se hizo sentir en las redes, donde uno usuario comentó en una publicación de Facebook:

“¡Increíble lo suyo! Yo estudio mecatrónica en segundo año acá en Israel y me ha motivado a estudiar, el simple hecho de hacer cosas para las personas que no pueden ser como los demás, su aporte es increíble y es un orgullo, siga así y no paré. Todo el éxito y el apoyo desde acá”.

Guillermo señala que, además, uno de los objetivos de su asociación es que a los niños desde pequeños se les inculque este valor social de utilizar la tecnología de una buena manera. Así nace el proyecto A3D Kids, que incluye visitas a escuelas para enseñar a los niños a imprimir sus ideas en 3D, e incluso que tengan su prótesis en la escuela para que, en algún momento, beneficien a algún niño con esta discapacidad.

Mira el video a continuación: 

Mamá sin brazos enseña a su hijo con la misma condición a cómo vivir una vida normal

¿Te gusto este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS