Rarísima máquina de escribir vintage de la década de 1950 que escribe partituras

Por Jocelyn Neo
22 de Mayo de 2020
Actualizado: 22 de Mayo de 2020

La fascinante historia de la impresión musical ha pasado por muchas fases diferentes, desde la impresión en madera, el grabado musical y la litografía. Sin embargo, antes de que la tecnología se desarrollara y reemplazara todos los métodos antiguos, se inventaron varios tipos de máquinas de escribir de música, y una de ellas fue la máquina de escribir de aspecto único creada por Robert H. Keaton.

La “Keaton Music Typewriter” de 14 teclas se patentó por primera vez en 1936. Dos décadas más tarde, en 1953, Keaton presentó otra patente con una máquina de escribir mejorada que consta de 33 teclas.

Exposición de máquina de escribir en el Museo Técnico del Empordà, Figueres, Cataluña. (Marcin Wichary/CC BY 2.0)

Se creía que la máquina de escribir se comercializó en la década de 1950 y se vendió por alrededor de USD 255 (más de USD 2000 en la actualidad), según el Music Printing History.

Keaton, de San Francisco, California, escribió en la patente de 1936 que la máquina estaba “destinada a ser utilizada por compositores, arreglistas, maestros y estudiantes”. Como las partituras en el pasado solían estar escritas a mano, el proceso era “lento, tedioso y duro para los ojos”; la música mal escrita se volvía ilegible.

El propósito de Keaton de inventar esta máquina era permitir que la escritura de música se hiciera “rápidamente” y “con precisión” a través de la mecanografía.

Exposición de máquina de escribir en el Museo Técnico del Empordà, Figueres, Cataluña. (Marcin Wichary/CC BY 2.0)

En comparación con la forma lineal de las máquinas de escribir habituales de letras o números, la máquina de escribir musical de Keaton tiene un aspecto distintivo: su teclado es circular.

“[N]ingún teclado está adaptado para escribir una clase de caracteres musicales, como las líneas de barra y las líneas del libro mayor, que, cuando se repiten, aparecen siempre en las mismas posiciones espaciadas relativas con respecto a las líneas [del pentagrama]… y un segundo teclado adaptado para escribir otra clase de caracteres musicales, como las notas, los signos de silencio y los signos de sostenido y bemol, etc., que, cuando se repiten, pueden aparecer en varias posiciones espaciadas con respecto a las líneas [del pentagrama]”, escribió Keaton.

(Marcin Wichary/CC BY 2.0)

Aunque hay dos teclados, el teclado más pequeño, que imprime la barra y las líneas del libro mayor, es fijo, mientras que el teclado más grande, que tiene las notas y otros símbolos musicales, se puede mover mediante el uso de un asa.

En el lado izquierdo de la máquina, hay un arco de metal curvo y un mango, llamado Mango de cambio de escala e Indicador de cambio de escala, para permitir al usuario controlar la ubicación de las notas y los caracteres en la página. Cuando el mango se mueve hacia arriba o hacia abajo gracias a una muesca, la máquina de escribir ajustará “exactamente 1/24 de pulgada” y dará como resultado “imprimir un paso musical hacia arriba o hacia abajo”.

(MuseScore/CC BY 2.0)

Como la hoja de música se coloca debajo de la máquina de escribir, esto podría dificultar que los usuarios vean la ubicación donde se imprimirá el siguiente símbolo. Para resolver este problema, Keaton agregó una aguja larga al lado de la cinta de impresión.

La máquina también tiene tres teclas de espaciado para agregar espacios para notas de gracia o puntos, escribió el sitio web Music Printing History.

Máquina de escribir Keaton Music, 1953. (Negar 5980/CC BY-SA 3.0)

En la era en que la impresión de música necesitaba un proceso largo, dado que uno tenía que usar métodos de grabado de música o litografía, la máquina de escribir Keaton Music era definitivamente una forma más rápida de hacer el trabajo.

Samuel C. Yahres, quien era el director de Yahres Publications, una editorial de música, dijo a la revista ETCetera que la máquina de escribir “estaba destinada a editores, educadores y otras personas que producían copias musicales en cantidad”, declaró el sitio web Music Printing History. Yahres dijo que los compositores en ese momento “lo habrían encontrado demasiado lento” y prefirieron escribir la música a mano, ya que es más rápido que la mecanografía.

Hoy en día, esta extraña herramienta de escritura musical ha llegado a las listas de deseos de los coleccionistas. Según Music Printing History, se cree que todavía existen varias máquinas de escribir Keaton Music, pero en “museos y colecciones privadas”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Por qué YouTube nos censura?

TE RECOMENDAMOS