Razón por la que nadie ve los Juegos Olímpicos de Beijing

Por Lee Smith
18 de Febrero de 2022 2:04 PM Actualizado: 19 de Febrero de 2022 8:43 AM

Comentario

Los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing se encaminan hacia la menor audiencia televisiva de la historia de los Juegos. Ahora mismo, la audiencia es cerca de la mitad de lo que se vio en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 en Corea del Sur. ¿Por qué tan baja?

Los organizadores y ejecutivos de televisión dicen que es porque Estados Unidos y otras naciones se han negado a enviar representantes oficiales a China. Su boicot blando o semiboicot es una protesta por los abusos de los derechos humanos del Partido Comunista Chino, incluidos los que tienen como objetivo a la minoría uigur.

Como explico en el último episodio de “Over the Target“, a los funcionarios occidentales no les importan mucho los uigures ni ninguna de las otras poblaciones que el PCCh ha designado como enemigos del partido, como los tibetanos, los disidentes prodemocráticos de Hong Kong o el grupo espiritual Falun Gong. Occidente ni siquiera protege a su propio pueblo de las depredaciones del PCCh.

Hace solo dos años que COVID-19 salió de China propagando la muerte, la enfermedad y la pobreza a los cuatro rincones de la Tierra. Y, en lugar de responsabilizar a Beijing, el mundo envió a sus hombres y mujeres jóvenes a este mismo país para participar en una celebración de competencia atlética, amistad y cortesía internacional. Entonces, para Beijing, los Juegos Olímpicos de 2022 son una campaña de propaganda que convoca al mundo a celebrar un régimen de muerte, enfermedad y profanación.

Vea la línea de tiempo previa a los Juegos a través de los ojos de los altos funcionarios del PCCh:

Hace dos años, una pandemia mortal escapó de un laboratorio donde el Ejército Popular de Liberación tiene un programa de armas biológicas. Nosotros mentimos sobre la naturaleza del laboratorio y los orígenes de COVID-19. Nosotros mentimos sobre cuándo comenzó y cómo comenzó y mentimos sobre cómo se transmite. Nuestras mentiras le cuestan tanto al mundo en muerte y destrucción, que bien podríamos haber liberado el virus a propósito. Tal vez lo hicimos. Sus líderes nunca nos harán responsables. No se atreverían. Han venido a celebrarnos.

Claro que China puede haber perdido millones de personas a causa de la pandemia, pero nosotros no vemos la vida humana como lo hacen los países occidentales —decenas, tal vez cientos de millones murieron de hambre en la Revolución Cultural. El Partido Comunista está acostumbrado a sacrificar vidas humanas a escala industrial para promover los intereses del partido. Porque el partido es lo único que importa.

Visto desde nuestra perspectiva, libramos una guerra contra las grandes potencias occidentales que ellas ni siquiera sabían que estábamos librando, y nosotros ganamos. Las economías de ustedes se hundieron mientras las nuestras prosperaron. Quizá lo más importante es que ustedes demostraron que su propia ideología no vale nada —lo que llaman democracia es una mentira.
Durante casi un siglo, en su conflicto con las potencias comunistas, Estados Unidos se jactó del poder de la democracia y de la libertad. Pero en los últimos dos años, la verdad quedó a la vista de todos —los estadounidenses no creen en su propia ideología. No aman la libertad. Desprecian a la gente libre, a su propia gente.

Observen cómo Occidente considera realmente la libertad. A la primera oportunidad de tomar el poder, todos sus políticos y burócratas se pusieron guantes de hierro. Leyes de emergencia en todas partes. Incluso los alcaldes de pueblos pequeños y otros funcionarios locales aprovecharon la oportunidad para imponer medidas drásticas a sus propios vecinos, mientras ellos mismos se burlaban públicamente de las normas. Los gobernadores de los estados más grandes de Estados Unidos, como California y Nueva Jersey, fueron fotografiados disfrutando de lujosas veladas en la ciudad, sin mascarillas mientras obligaban a otros a encogerse de miedo con la cara cubierta.

¿Los estadounidenses aman la libertad? Ellos ponen mascarillas a sus niños. Mantienen sus escuelas cerradas. Obligan a sus ancianos a morir solos. Éste es el retrato perfecto de la libertad estadounidense — una anciana jadeando por su último aliento, asfixiada, abandonado este mundo sola, con su familia al otro lado de un muro de cristal.

Occidente está dirigido por hipócritas. Todavía nos sermonean sobre la plaza de Tiananmen. En 1992, EE. El presidente Bill Clinton dijo que vincularía el comercio con Beijing a los derechos humanos. Y entonces en unos pocos años, tanto los demócratas como los republicanos dejaron de fingir y otorgaron a China el estatus de nación más favorecida en el comercio. Ellos mintieron descaradamente que comerciar con nosotros era la mejor manera de moderarnos, de hacernos más occidentales. Mentirosos. Ellos querían hacerse ricos. Vieron una mano de obra de cientos de millones de campesinos bajo el control de un organismo político autoritario —nosotros, el PCCh— que prometió que no habría problemas laborales y prometía un flujo constante de productos baratos. Los estadounidenses lideraron a Occidente robando a su propio pueblo y exportando a nosotros sus puestos de trabajos Llenamos sus vidas vacías con fentanilo a cambio.

La guerra ideológica entre el comunismo y Occidente ha terminado definitivamente —hemos ganado. La libertad, tal como la describen las potencias occidentales se perdió. Ahora ellos se han reunido en Beijing para reconocer nuestra fuerza y grandeza, dos años después de que envenenáramos a su pueblo. Estos juegos olímpicos son históricos, son una ceremonia de rendición internacional. Gracias. Gracias por venir esclavos.

Así es como Beijing ve a nuestras corruptas élites occidentales y es por eso que los estadounidenses y otros en todo el mundo no están viendo los Juegos de Beijing. A diferencia de sus líderes, ellos responsabilizan al PCCh. Han probado su crueldad y brutalidad de primera mano.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.