Rechaza interrumpir la vida de uno de sus gemelos, 34 semanas después, ¡fue la mejor decisión!

Por Ashok Ramprasad - La Gran Época
12 de Junio de 2019 Actualizado: 14 de Junio de 2019

Para una madre que está embarazada de gemelos, la alegría y la emoción suelen duplicarse. Sin embargo, llevar un bebé extra viene con su propio riesgo. Por lo tanto, se les pide que sean muy cuidadosos para garantizar un parto seguro. Una mujer de Ohio compartió su increíble historia de dar a luz a gemelos a pesar de que los médicos predijeron que las posibilidades de supervivencia de uno serían nulas.

Jami Marie tenía 10 semanas de embarazo cuando descubrió que iba a tener gemelos. Ella compartió en Love What Matters: “¡¿Había DOS bebés en esa pantalla?! De ninguna manera. ¿Dónde está la cámara? Nos están engañando. Eso ni siquiera es posible”. Estaba increíblemente emocionada.

Sin embargo, su obstetra (OB) parecía preocupada. Le explicó a Jami que parecían gemelos monoamnióticos (“Gemelos momo”), los que tienen el mayor riesgo. Los gemelos compartían la misma placenta y el mismo saco amniótico. Luego se le pidió que consultara a un especialista en medicina materno fetal (MFM).

En la semana 11, a Jami le garantizaron que no tendría gemelos. Le dijeron: “El bebé B no lo logrará y estás poniendo al bebé A en un serio peligro, cuanto más esperes para interrumpir [el embarazo]”.

(Foto cortesía de Jami Marie)

Para sorpresa de los médicos, Jami no lloró. No tuvo otra reacción que aferrarse a su decisión de no rendirse con el “bebé B”.

La decidida Jami no estaba dispuesta a cortar el cordón y enfatizó: “Estaba embarazada de dos bebés VIVOS”.

También reveló que era muy doloroso hablar con otras personas sobre sus gemelos. “Cuando alguien mencionaba cómo veía mi futuro, no podía hacer más que no desmoronarme y lo que no sabían era que uno de mis bebés iba a morir. Después de todo, los doctores me aseguraron esto. Más de una vez”, escribió Jami.

Imagen ilustrativa. (Crédito: diyanski/Shutterstock)

Los médicos no vieron a Jami durante de cuatro semanas porque estaban seguros de que volvería embarazada con un solo bebé vivo. Para su sorpresa, aún estaban dos y entonces consideraron la posibilidad de una cirugía fetal.

Después de que Jami tenía 16 semanas de embarazo, la llamaron de nuevo y esta vez para comprobar la posibilidad de una cirugía con láser. Mientras tanto, le seguían dando más razones por las que las cosas no iban a estar bien. Como los cordones estaban aproximadamente a un centímetro de distancia entre sí, la cirugía láser también era imposible.

Cuando regresó a su centro local de MFM, los médicos se dieron cuenta de que no iba a cambiar de opinión y le dieron una meta de 28 semanas. A Jami le hacían exámenes cada dos semanas, pero la persona en el centro de MFM no volvió a llamarla.

La siguiente vez, Jami le preguntó a la persona, ya que no estaba yendo y le dijo que no habían pedido verla. Se dio cuenta que todo estaba bien.

“Se apresuró a decirme qué tanto necesitaba un aborto, pero, ¿no tienes nada que decir cuando las cosas van bien? Ni siquiera por la tranquilidad de tu conciencia. Nada”, comentó.

El momento más nervioso de su vida fue cuando llegó a las 34 semanas. Pero para su alegría, dio a luz a dos de los más bellos paquetes de alegría de los que no podía sacar sus ojos.

(Foto cortesía de Jami Marie)

Poco después de las 4 de la tarde de ese día, el bebé A fue llevado al pecho de Jami durante un tiempo antes de que las enfermeras se lo llevaran. Jami no pudo ver al bebé B en ese momento, pero todos le aseguraron que lloró.

“En realidad, mi ‘primera mirada’ de él fue la foto que tomaron en mi teléfono. Por lo cual estaba muy agradecida porque no pude subirme a una silla de ruedas por un tiempo”, escribió Jami.

El bebé A inclinó la balanza a 2 kilos, mientras que el bebé B, “el bebé que nunca lo lograría”, pesó 1 kilo.

(Foto cortesía de Jami Marie)

Jami continuó revelando que el bebé B nunca necesitó un respirador. Solo necesitó oxígeno y un tubo de alimentación. El bebé A pasó 16 días en la UCIN, mientras que el bebé B pasó 29.

Ahora, dos años y medio después, Jami está disfrutando de la vida con sus dos pequeños. Ella le teme a la idea de cómo habría sido su vida si hubiera escuchado a cualquiera de esos médicos.

(Foto cortesía de Courtney’s Creations Photography)

Jami también les dice a los dos niños lo “agradecida” que está y admite honestamente que “No puedo imaginar un mundo en el que mi vida sea tranquila y libre de niños pequeños”.

Concluyó diciendo: “Pensar que el día que los di a luz, todavía podría haber hecho una elección diferente… No puedo entenderlo y no quiero”.

(Foto cortesía de Jami Marie)

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

La pureza y dulzura de los niños a veces resulta divertida

TE RECOMENDAMOS