Recomendaciones para prevenir Dengue y Zika

10 de Febrero de 2016 Actualizado: 10 de Febrero de 2016

Debido al alerta por la proliferación de enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegypti, la OMS (Organización Mundial de la Salud) declaró la emergencia sanitaria global por enfermedades neurológicas vinculadas al virus zika. A este panorama, se suma el Dengue, que ya alcanzó al menos 24 de los países de América, entre ellos Brasil, Paraguay y Argentina.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) la presencia de este mosquito y la falta de inmunidad de los habitantes de la región son las causas más importantes de la rápida propagación de la epidemia.

Como no existen vacunas que prevengan estas enfermedades ni medicamentos que las curen, la medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los recipientes que contienen agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.

Países como Colombia, Honduras o República Dominicana han desaconsejado a las mujeres que quedan embarazadas en los próximos meses hasta que se sepa qué vinculación tiene el zika con enfermedades como la microcefalia.

Medidas preventivas

Muchos de los lugares donde el mosquito se cría no son percibidos porque no se les da utilidad (latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados), es por eso que deben ser eliminados. En el caso de que no puedan eliminarse porque se usan permanentemente, se deberá evitar la acumulación de agua dándolos vuelta o vaciándolos continuamente.

Es importante saber que la fumigación no es un método suficiente para eliminar el mosquito, y es importante prevenir la picadura llevando a cabo ciertas medidas:

Colocar mosquiteros en las ventanas y puertas de las viviendas.

Usar repelentes sobre la piel expuesta y sobre la ropa con aplicaciones cada 3 horas.

Usar mangas largas y pantalones largos si se desarrollan actividades al aire libre.

Usar espirales o tabletas repelentes en los domicilios

Evitar arrojar recipientes o basura en lugares como patios, terrazas, calles y baldíos en los que pueda acumularse agua.

Mantener los patios y jardines desmalezados y destapando los desagües de lluvia de los techos.

Eliminar el agua de los huecos de árboles, rocas, paredes, pozos, letrinas abandonadas y rellenar huecos de tapias y paredes donde pueda juntarse agua de lluvia.

Enterrar o eliminar todo tipo de basura o recipientes inservibles como latas, cáscaras, llantas y demás objetos que puedan almacenar agua.

Mantener tapados los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.

Eliminar el agua de los platos y portamacetas, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa.

Mantener limpias, cloradas o vacías las piletas de natación fuera de la temporada.

Identificar posibles criaderos en los barrios para informar a la municipalidad o ayuntamiento.

Proteger las cunas o cochecitos de bebés con mosquiteros tipo tul (en bebés menores de dos meses no se recomienda el uso de repelentes)

No dejar que los niños se pongan repelente, debe hacerlo un adulto cuidando no ponerlo cerca de los ojos, boca y manos (se las llevan constantemente a la boca)

Prevenir es curar. Y es importante ante síntomas recurrir al médico, no automedicarse.

Hay que evitar tomar aspirinas, ibuprofeno e inyecciones porque favorecen las hemorragias.

Artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS