Recordando la protesta pacífica más grande de China

Por DANIELLE ZHU , LIMIN ZHOU Y OMID GHOREISHI
25 de Abril de 2020
Actualizado: 07 de Mayo de 2020

La protesta pacífica más grande en la historia de China se celebró hace 21 años para presentar una solicitud simple: poder practicar libremente la meditación y vivir según los tres principios de verdad, benevolencia y tolerancia.

“Miles de personas se reunieron el [25 de abril 1999] para protestar por la detención y el hostigamiento de los practicantes de Falun Gong”, dijo Peter Kent, diputado conservador y copresidente de Amigos Parlamentarios de Falun Gong.

La reunión de más de 10,000 practicantes de Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, se llevó a cabo cerca de la sede del Partido Comunista Chino (PCCh) en Beijing.

Unos días antes de la reunión, más de una docena de practicantes de Falun Gong fueron detenidos en la ciudad de Tianjin después de solicitar que se hiciera una corrección en una revista estatal que calumniaba su práctica. El gobierno también había prohibido la publicación de las enseñanzas de la disciplina.

“Solo querían que el gobierno supiera que los practicantes de Falun Dafa son buenas personas y pedirle al gobierno que les permita seguir su práctica sin hostigamiento”, dijo Xun Li, presidente de la Asociación de Falun Dafa de Canadá. Li dice que la disciplina de meditación pacífica consiste en cinco ejercicios suaves y tres principios morales.

El parlamentario conservador Peter Kent lee una declaración del líder del Partido Conservador Andrew Scheer felicitando a los seguidores de Falun Dafa con motivo del Día de Falun Dafa en Toronto el 12 de mayo de 2018. (Evan Ning /The Epoch Times)

La respuesta inicial de las autoridades el día de la protesta fue positiva, dijo Kent. Luego de que el entonces primer ministro Zhu Rongji se reuniera con representantes de los peticionarios y escuchara sus preocupaciones, todos se fueron a casa.

“Pero solo unos meses más tarde, en julio, el régimen [del entonces líder chino] Jiang Zemin comenzó una brutal represión, y la persecución continúa desde entonces”, dijo Kent.

Kent asiste constantemente a eventos que marcan el aniversario de la protesta pacífica. Este año, debido a las reglas de distanciamiento social por la pandemia de COVID-19, señaló el evento de forma remota.

“Es importante que celebremos este aniversario, a pesar de que el mundo está preocupado por la pandemia de COVID-19”, dijo.

“Es importante que recordemos que muchos de los elementos que hicieron que esta pandemia sea tan grave, trágicamente mortal, son el resultado de las mismas políticas represivas, crueles, mortales y brutales del régimen en Beijing”.

Como informó anteriormente The Epoch Times, el régimen chino ocultó los hechos sobre el brote del virus del PCCh, conocido comúnmente como el nuevo coronavirus, y advirtió a los profesionales médicos que se abstuvieran de difundir información sobre el virus, incluso reprendiendo a un médico por haberlo hecho. Según un estudio de la Universidad de Southampton, la detección temprana y la acción para contener el brote podrían haber reducido los casos hasta en un 95 por ciento.

“Sabemos cuán cruelmente desesperado puede ser el régimen comunista”, dijo Kent, citando ejemplos como la masacre de la Plaza Tiananmen y la campaña de persecución contra los practicantes de Falun Gong, que incluye la sustracción de órganos vivos de presos de conciencia de Falun Gong.

“De hecho, puede haber una rendición de cuentas para China, para el gobierno comunista, si las democracias del mundo se unen de la misma manera que lo hicieron en la guerra fría contra la Unión Soviética”.

“Justo lo equivocado”

Judy Sgro, diputada liberal, compañera y copresidenta de Amigos Parlamentarios de Falun Gong, también señaló el aniversario de la histórica reunión de forma remota.

“Este es un evento al que muchos de nosotros en la Colina [del Parlamento] hemos asistido durante muchos años en reconocimiento a la persecución de Falun Gong”, dijo Sgro.

La diputada liberal Judy Sgro se dirige a la multitud que celebra el Día de Falun Dafa en la Colina del Parlamento en Ottawa el 9 de mayo de 2018. (Jonathon Ren/The Epoch Times)

En cambio, este año ella emitió un comunicado diciendo que está “desanimada” de que mientras la pandemia COVID-19 “está arrasando en todo el mundo”, la persecución a Falun Gong continúa en China.

“Como canadienses, debemos hacer nuestra parte para ayudar a lograr los cambios necesarios para corregir estos terribles errores”, dijo Sgro.

De pie

El parlamentario conservador Garnett Genuis, ministro en la posición para su partido para las relaciones entre Canadá y China, dice que los conservadores “continúan profundamente preocupados por la persecución de los practicantes de Falun Gong en China”.

El parlamentario conservador Garnett Genuis habla en una celebración en Parliament Hill que marca el 25 aniversario de Falun Gong, el 9 de mayo de 2017. (Evan Ning/Epoch Times)

Genuis propuso una legislación en sesiones parlamentarios consecutivos relacionados con el tema del abuso de trasplantes. Aunque la legislación no menciona directamente a China, Genuis dijo que puede ser utilizada para un caso como el de la sustracción forzada de órganos de presos de conciencia de Falun Gong promovida por el régimen chino. Esto incluye prohibir la entrada en Canadá de individuos responsables del abuso de trasplantes y evitar que los canadienses reciban órganos en países que tienen fuentes cuestionables de órganos.

“Continuaremos defendiendo a los practicantes de Falun Gong en cada paso del camino”, dijo. “Todo nuestro compromiso con el gobierno chino debe tener en cuenta los derechos humanos”.

“Batalla contra la opresión”

El parlamentario conservador James Bezan, defendió que Canadá tuviera su propia versión de la Ley Magnitsky durante mucho tiempo. Sus esfuerzos finalmente se concretaron a fines de 2017 cuando el Parlamento aprobó la Ley de Justicia para las Víctimas de Funcionarios Corruptos en el Extranjero. La legislación impone sanciones a las personas que cometen violaciones de derechos humanos en otros países, como prohibir su entrada en Canadá o realizar transacciones financieras con canadienses.

El parlamentario conservador James Bezan habla en un evento que celebra el Día de Falun Dafa en Parliament Hill el 8 de mayo de 2019. (Jonathan Ren/The Epoch Times)

Bezan dice que esta legislación debería usarse para responsabilizar a quienes persiguen a los practicantes de Falun Gong.

“Nos solidarizamos con [los practicantes de Falun Gong] que todavía están en China”, dijo Bezan.

“Para aquellos (…) que han podido escapar del régimen comunista en Beijing [pero] tienen familiares, amigos y seres queridos en China continental, también estamos con [ellos] y lucharemos contra la opresión”.

Sigue a Omid en Twitter: @OGhoreishi


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

“Guerra sin restricciones” del régimen chino contra occidente

TE RECOMENDAMOS