La historia de un escultor de madera: desde la represión soviética hasta la libertad en EE.UU.

El talento que Dios le otorgó a Alexander A. Grabovetskiy, lo salvó
Por Lorraine Ferrier
14 de Octubre de 2021
Actualizado: 14 de Octubre de 2021

El ruso Alexander A. Grabovetskiy es un apasionado de la talla en madera desde que tiene uso de razón. Alrededor de los 5 años, le maravillaban los juguetes de madera hechos a mano —como osos tallados y otros pequeños animales— de su tienda de regalos local. Recuerda que se preguntaba: “En el mundo, ¿cómo es posible hacerlos?”.

En ese entonces nunca se imaginó que la talla en madera se convertiría en su mundo y que un simple cuchillo para tallar madera se convertiría en su salvador durante la Unión Soviética y en Estados Unidos.

El maestro de tallado en madera Alexander A. Grabovetskiy crea intrincadas tallas ornamentales en su taller de Florida. (Cortesía de Alexander A. Grabovetskiy)

El pequeño aprendiz

Grabovetskiy había visto creaciones de madera mucho más grandes que esos encantadores juguetes. Su abuelo era fabricante de muebles. Antes de la Revolución Rusa, su tatarabuelo materno fue un famoso secador de madera (un artesano de la madera que solo usa maderas oscuras, como la caoba de India), que trabajaba para la familia real de San Petersburgo, creando muebles exquisitos a la altura de los de Chippendale. El tatarabuelo de Grabovetskiy murió antes de que él naciera, y su apellido fue erradicado tras la revolución. Al régimen soviético no le gustaba nadie que estuviera relacionado con la familia real, dijo en una entrevista telefónica.

Puede que se hayan borrado los rastros de su famoso pariente, pero Grabovetskiy heredó el talento de la familia para tallar la madera. Cuando tenía solo 6 años, robó un cincel a su abuelo y creó su primera talla en un ladrillo de piedra: un rostro humano. Le pareció un proyecto muy bonito y se lo enseñó con orgullo a su abuelo, pero éste no estaba contento. En la Unión Soviética, las herramientas para trabajar la madera eran muy costosas, así que su abuelo no se impresionó, explicó Grabovetskiy.

Pero con el tiempo el espíritu emprendedor de Grabovetskiy dio sus frutos. Desde ese momento, su abuelo se dedicó a enseñarle a sostener un cincel, a elegir los materiales adecuados y a otras habilidades del oficio.

Los artesanos como su abuelo sabían que un aprendiz tenía que empezar pronto para poder dominar el tallado. Así que, a los 6 años, Grabovetskiy comenzó su aprendizaje. Recuerda con cariño que se sentaba al aire libre a tallar pequeños proyectos, y que su abuela, nieta del famoso tallador de madera de la familia, le enseñaba las técnicas de tallado.

“No teníamos ninguna maquinaria. Ni siquiera teníamos sierras de mesa. (…) Todo se hacía con sierras de mano, cinceles y mazos. Esa era la única manera, el único enfoque”, dijo.

El don de Alexander A. Grabovetskiy para la talla de madera proviene de su familia: su abuelo era fabricante de muebles, y su tatarabuelo creó muebles para la familia real rusa. (Cortesía de Alexander A. Grabovetskiy)

Un aprendizaje magistral

Dijo, riéndose, que “a los 16 años, pensaba que ya lo sabía todo”. Luego conoció a Vladimir Tokarev, un maestro tallador de madera y artista plástico. Tokarev vio el talento de Grabovetskiy y lo invitó a ser su aprendiz, sugiriendo que si le enseñaba al joven todo lo que sabía, tal vez Grabovetskiy podría superarlo.

Tokarev tomó a Grabovetskiy bajo su cargo y le enseñó los fundamentos de la escultura en madera. Comenzó con el enfoque del diseño usando antiguas leyes geométricas como la proporción áurea, un antiguo cálculo geométrico que reproduce la naturaleza y permite obtener composiciones más armoniosas; y la secuencia de Fibonacci, una secuencia numérica que cuando se dibuja produce una espiral que se dice que es cercana a la proporción áurea.

“Solo me dio un cuchillo, (…) y me dijo: ‘Hasta que no domines el cuchillo, no puedo darte ninguna gubia (un cincel con una hoja curva que se utiliza especialmente para tallar madera)”. Durante más de un año, Grabovetskiy perfeccionó su técnica de tallado en madera utilizando solo un cuchillo. Durante siglos, los talladores de madera solo utilizaban el cuchillo, sin gubias.

Cuando Tokarev estuvo convencido de que Grabovetskiy dominaba el cuchillo, le dio una gubia para que practicara y perfeccionara su tallado. Grabovetskiy sonrió. Ahora, en algunos de sus proyectos, usa 100 tipos de gubias para un solo proyecto. Tokarev enseñaba a sus aprendices a usar la menor cantidad de herramientas posible para lograr grandes esculturas. Con esta formación, Grabovetskiy podía tardar dos meses en completar un proyecto.

Una gubia (cincel para trabajar la madera) junto a una de las creaciones de Alexander A. Grabovetskiy. (Cortesía de Alexander A. Grabovetskiy)

Encarcelado por predicar

A los dos años de su aprendizaje de siete años, la vida de Grabovetskiy cambió drásticamente. Con casi 19 años, fue detenido y encarcelado por predicar. “Al [régimen] no le gustaba la idea de que alguien pudiera influir en las opiniones de la gente”, dijo.

El encarcelamiento de Grabovetskiy ocurrió durante los últimos años de la Unión Soviética. “La gente no tenía comida, ni siquiera fuera de la prisión. Pero dentro era peor. No había absolutamente nada de comida. Solo comíamos una vez al día”, dijo. A los prisioneros les daban lo que llamaban “balanda”: tazones de líquido turbio, casi negro, con sólidos flotando en él, que a menudo causaban diarrea, y a veces la muerte.

Al recordar su encarcelamiento, Grabovetskiy agradece su aprendizaje con Tokarev, que le enseñó a dominar un cuchillo. En la cárcel no podía adquirir herramientas para tallar madera, pero pudo fabricar un pequeño cuchillo. La hoja medía menos de media pulgada (10 milímetros). De lo contrario, habría sido imposible obtenerlo. “Ese cuchillo me salvó la vida”, dijo.

Grabovetskiy sobrevivió tallando pequeños joyeros y el personal de la prisión le permitió comer una pequeña papa al día, que compartía con otros tres prisioneros.

Más adelante, usó el cuchillo para embellecer muebles creando tallas y marquetería. El personal de la prisión vendió sus creaciones a la mafia, ya que durante el colapso de la Unión Soviética, el régimen no pagaba al personal de la prisión.

Grabovetskiy pasó casi dos años en prisión. Fue liberado como parte de una amnistía carcelaria cuando la Unión Soviética se derrumbó.

Encontrando la libertad

En marzo de 1996, cuando tenía 23 años, Grabovetskiy, su esposa y su hijo de 10 meses abandonaron Rusia para siempre. Todo lo que llevaron consigo fue una maleta, y la mayor parte de ese espacio lo ocupaba una almohada. Pensándolo bien, habría hecho la maleta de otra manera: “Nos lavaron el cerebro. Pensábamos que en Estados Unidos todo era artificial, sin almohadas, no de la manera tradicional”.

Primero se ubicaron en Grand Rapids, Michigan. “Llegamos un sábado. El domingo fuimos a la iglesia, y el lunes ya tenía un empleo en una empresa de construcción de casas”, cuenta. El trabajo no duró mucho por la barrera del idioma, pero Grabovetskiy obtuvo otro empleo rápidamente y aprendió inglés.

Establecerse en Estados Unidos tuvo sus alegrías y desafíos. “Porque algunas personas nos invitaron de corazón a sus casas, y así fue una bendición para ellos conocer a gente de Rusia. Pero algunas personas nos miraban como enemigos, y eso aún ocurre. (…) El problema es entre los gobiernos, no de pueblo a pueblo. Y la gente normal, solo se preocupa por el trabajo y la hora de cenar con la familia, etc.”, dijo.

Después de un año, Grabovetskiy y su familia se trasladaron a Indiana, donde montó un negocio de carpintería que incluía todo tipo de trabajos en madera, desde la instalación de puertas hasta la fabricación de suelos y armarios de cocina por encargo. Con el tiempo, su negocio se amplió a la construcción de casas de lujo.

Contrató a expatriados del antiguo bloque soviético, muchos de los cuales habían sido perseguidos por su fe cristiana, como él.

Estos trabajadores de la madera altamente cualificados tenían los mismos problemas que Grabovetskiy. Como no dominaban el inglés, no podían encontrar un buen trabajo, pero aún tenían familias que alimentar. Juntos, conquistaron el mercado local y se convirtieron en los mejores en su oficio.

Alexander A. Grabovetskiy tallando una pareja de leones. (Cortesía de Alexander A. Grabovetskiy)
Alexander A. Grabovetskiy realiza todo tipo de encargos de tallado en madera, desde majestuosos leones hasta elegantes acentos arquitectónicos, pasando por florituras, bayas y volutas (espirales). (Cortesía de Alexander A. Grabovetskiy)

El enfoque de diseño de Grabovetskiy

Por lo general, Grabovetskiy diseña primero y luego busca la pieza de madera adecuada. Pero a veces la madera determina el diseño. Por ejemplo, cuando estaba dando una clase sobre la fabricación de muebles del siglo XVIII, le llamaron la atención las vetas de un par de piezas de madera de nogal, y se le ocurrió un diseño basado en los movimientos de las vetas de la madera.

Las esculturas de madera de Grabovetskiy comienzan como un dibujo en papel, en la madera o en el computador, si se trata de un proyecto a gran escala. Aunque cada tallado tiene un aspecto gloriosamente dinámico, cada elemento se ha planificado meticulosamente usando la geometría y las matemáticas, hasta la cantidad de flores y el número de pétalos que tiene cada flor. Es un enfoque antiguo que enseña con gusto a sus alumnos en persona o por Internet.

Por ejemplo, a partir de una pieza que realizó en 2014, Grabovetskiy explicó cómo aplicó la proporción áurea, dividiendo la mitad superior de la composición vertical en un 62%, dejando la parte inferior de la talla con un 38%. El resultado: una composición armoniosa en la que la parte superior de la talla abunda en flores, bayas y una estructura en forma de espaldera, frente a la parte inferior, que es escasa en comparación.

Alexander A. Grabovetskiy usa la geometría antigua y las técnicas tradicionales de tallado en madera para crear todas sus intrincadas tallas de madera. En esta talla de madera de 2014, “Guerra y Paz”, aplicó la proporción áurea, dividiendo la mitad superior de la composición en un 62% y la mitad inferior en un 38%. (Cortesía de Alexander A Grabovetskiy)

Al ver la compleja pieza, la mirada se dirige inmediatamente a la peonía, que se encuentra en el “punto dorado”. Según explicó Grabovetskiy, las flores que rodean a la peonía realzan su posición de importancia. La composición también se desarrolla en diagonal. Por ejemplo, una voluta (una espiral) está esculpida en diagonal a la izquierda de la peonía.

Alexander Grabovetskiy planifica meticulosamente el diseño de cada motivo de sus esculturas en madera. Por ejemplo, incluso calcula la cantidad de pétalos de cada flor. (Cortesía de Alexander A. Grabovetskiy)

La mayoría de las piezas de Grabovetskiy están talladas en una sola pieza de madera, aunque también suele pegar trozos de madera antes de empezar grandes proyectos, simplemente porque la madera es cada vez más escasa. Para su obra de 2014, titulada “La guerra y la paz”, Grabovetskiy añadió y pegó algunas tallas adicionales para terminar la pieza, tal y como habría hecho el preeminente escultor de madera del siglo XVIII Grinling Gibbons.

Algunos de los tallados en madera de Alexander A. Grabovetskiy son muy finos, una habilidad que ha desarrollado con el tiempo y tras sufrir muchos cortes en la mano. (Cortesía de Alexander A. Grabovetskiy)

Cuando Grabovetskiy esculpe, no hay que lijar; es un enfoque tradicional. Compara el resultado con las bellas artes, donde cada pincelada del artista es única. Cada vez que talla, la marca que hace se denomina marca de arrastre. “Cada marca de arrastre en una pieza de madera la hace realmente única, igual que un diamante tiene diferentes caras y cuando le da la luz, proyecta una sombra”, dijo.

El maestro tallador Alexander A. Grabovetskiy no lija ninguna de sus esculturas de madera. Este enfoque tradicional permite a los espectadores observar la habilidad del artista por las marcas de las gubias (cinceles para trabajar la madera), llamadas marcas de tiro. (Cortesía de Alexander A. Grabovetskiy)
Un detalle del intrincado tallado en madera de Alexander A. Grabovetskiy. (Cortesía de Alexander A. Grabovetskiy)

Un regalo de Dios

Ahora, Grabovetskiy vive en Florida, un cambio que hizo para establecer una iglesia y montar su taller y escuela de escultura en madera.

La talla en madera es la pasión de Grabovetskiy, no solo un trabajo. Es un talento que cree que Dios le concedió, y considera que es su responsabilidad perfeccionar y transmitir ese don.

Parte de la responsabilidad de Grabovetskiy es transmitir sus habilidades a otros talladores de madera. Sus clases de una semana se agotan en cuestión de minutos, y los alumnos vuelven año tras año. Reconoce que esto se debe a que enseña la talla tradicional de la madera y la historia del arte, que no suelen enseñarse en los planes de estudio de las universidades.

Una historia del Antiguo Testamento le hizo ver claramente su talento. El Libro del Éxodo cuenta cómo Dios pidió a Moisés que se asegurara de que el esclavo Bezalel construyera el tabernáculo. Dios dijo: Yo lo designé. Significa que Dios puso en Bezalel un talento especial, explicó Grabovetskiy.

Sorprendentemente, la mayoría de las esculturas de madera de Alexander A. Grabovetskiy se crean a partir de una sola pieza de madera. (Cortesía de Alexander A. Grabovetskiy)

Grabovetskiy cree fervientemente que el talento que Dios le dio es el de tallar la madera. Es un talento que le ha salvado la vida muchas veces: en la cárcel y cuando empezó su negocio de tallado de madera.

Grabovetskiy continúa perfeccionando sus habilidades tallando a mano suntuosas esculturas ornamentales de madera con técnicas tradicionales centenarias. Como testimonio de su talento, Grabovetskiy es mundialmente reconocido, ya que ganó el premio al Tallador Internacional del Año 2012 del Instituto de Trabajadores de la Madera e imparte cursos, a menudo agotados, a talladores de madera de todo el país y en Internet.

“Todas las profesiones, no solo la de escultor de madera, (…) si se tiene un talento en algún área, (…) Dios le dio ese talento y realmente hay que pulirlo”, dijo.

Para saber más sobre el escultor de madera Alexander Grabovetskiy, visite Grabovetskiy.com


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS