Refugiados se arriesgan a peligroso camino para escapar de la Venezuela socialista hacia Guyana

Por Joanna Dhanraj
16 de Diciembre de 2021 5:11 PM Actualizado: 16 de Diciembre de 2021 5:11 PM

Decenas de miles de inmigrantes venezolanos inundan la vecina Guyana en un intento de escapar de la miseria y la inestabilidad del socialismo.

Las rutas de escape lejos de los guardacostas y las pandillas armadas de Venezuela, también conocidas como sindicatos, llevan a los refugiados por rutas peligrosas, arriesgándose a pasar hambre y enfermedades en busca de una vida nueva e improvisada.

Con el refuerzo de la seguridad en las fronteras tanto de Guyana como de Venezuela, los emigrantes recurren a pagar tarifas exorbitantes para cruzar las fronteras.

Aunque muchos parten con el deseo de una vida mejor para ellos y sus familias, a su llegada encuentran muchos desafíos. La barrera del idioma encabeza la lista, ya que Guyana es el único país de habla inglesa en Sudamérica.

El ministro de Asuntos Exteriores de Guyana, Hugh Todd, declaró a The Epoch Times que el gobierno guyanés está haciendo todo lo posible para ayudar a los migrantes venezolanos.

Todd señaló que una serie de organizaciones humanitarias se han unido y el gobierno de Guyana está trabajando con ellas para ayudar a los refugiados, algunos de los cuales son guyaneses que regresan y otros son venezolanos y de otras nacionalidades.

“Para nosotros, como gobierno, estamos aquí para garantizar que tengan una buena atención médica, proporcionarles educación, en algunos casos puestos de trabajo y formación, y ayudarles a integrarse en la sociedad y a cumplir todas las normas y leyes nacionales”, dijo Todd.

“Tenemos una obligación y eso es lo que estamos haciendo a nivel gubernamental”.

Epoch Times Photo
Los refugiados rodean las bolsas de comida y suministros de higiene traídos por el equipo del gobierno de Guyana para ser distribuidos el 20 de noviembre de 2021. (Richard Bhainie para The Epoch Times)

Para su protección, las identidades de los migrantes entrevistados en este artículo no se revelan y los nombres utilizados no son los reales. Esto se debe a que muchos de los sindicatos, así como sus familias, se han trasladado a Guyana.

El emigrante Lazaro Alphonso, su esposa Leta Alphonso y su nieto José, de 8 años, llegaron a Guyana en septiembre. Los Alphonso nacieron en Guyana y habían pasado décadas viviendo en Venezuela. José, sin embargo, nació en Venezuela.

Para la pareja, el regreso a su país de nacimiento no fue más fácil que el de los emigrantes que hacen el viaje por primera vez.

Alphonso explicó que un tiempo antes de salir de Venezuela había estado trabajando en las minas de oro, donde era propietario y operador de una draga de oro.

Cuando los sindicatos tomaron el control y expulsaron a los propietarios y a los trabajadores de las minas, él y sus trabajadores, temiendo por sus vidas, escaparon dejando sus máquinas y herramientas.

Gran parte de la minería de oro del sur de Venezuela es ilegal. Los sindicatos ejercen el control de las minas de oro ilegales mediante la violencia y la intimidación. Los grupos operan con el consentimiento y probable participación del régimen socialista de Venezuela, según Human Rights Watch.

Los sindicatos se presentaron finalmente en su casa y le exigieron que se marchara. Alphonso dijo que desobedecerlos podría acarrear consecuencias dolorosas, incluso la muerte.

Sin embargo, cuando le ordenaron que se fuera, dijo que les rogó que le dieran algo más de tiempo para encontrar un lugar para él y su familia. Le concedieron su petición.

“Temía mucho por mi vida y la de mi familia. Los sindicatos te mataban por las cosas más insignificantes. Mataron a muchos inocentes. Capturaban a alguien y le decían a su familia que no se preocupara por él, que lo cuidarían bien, pero en lugar de eso, lo llevaban a una zona remota y lo mataban”, dijo Alphonso.

Pasó los cuatro días siguientes intentando vender los objetos de valor que tenía en su casa para pagar el viaje. Consiguió comprar un viaje a Guyana —con su mujer y su nieto— por 400 dólares cada uno.

Sin embargo, le faltaban 200 dólares para pagar la tarifa total, que sus hijos pagaron cuando llegó a Guyana unos días después.

Epoch Times Photo
Las cabañas al aire libre construidas a lo largo de los ríos ofrecen una protección limitada contra la lluvia y los mosquitos portadores de enfermedades como la malaria. (Richard Bhainie para The Epoch Times)

Alphonso dijo que trató de salvar todas las posesiones que pudo para llevarlas en el viaje, pero la mayoría se arruinaron durante el trayecto.

No solo los soldados rebeldes se habían llevado su casa, sino que el capitán del barco debía pagar una cuota a los sindicatos, que se cubría con las tarifas pagadas por los pasajeros.

Alphonso recuerda los días previos al viaje y que le dijeron que estuviera preparado para partir inmediatamente, ya que el barco podía aparecer en cualquier momento del día o de la noche.

Aunque muchos refugiados ya habían pagado el viaje, los sindicatos tenían la última palabra sobre quiénes podrían viajar.

El barco llegó de noche. Los Alphonso y algunos otros vacilaron en el barro en la oscuridad mientras empujaban el barco hacia aguas más profundas.

Lentamente cruzaron la laguna hasta que se detuvieron en otra parte del país donde decenas de personas esperaban para embarcar.

Más de 60 pasajeros, y todas sus posesiones, se hacinaron en un barco de 15 metros para el viaje de tres días.

“El barco estaba lleno como sardinas en una lata, no podías estirar los pies; si los estirabas, acababas apoyándolos en otro pasajero.

“El mar estaba muy agitado, y las olas eran tan grandes que me preocupaba que nunca lográramos salir del mar. Empecé a pensar que no volvería a ver a mis hijos”, dijo Alphonso.

Algunos de los pasajeros que podían mover un brazo se encargaron de sacar el agua del barco con cubos.

El tormentoso océano Atlántico estuvo agitado durante la mayor parte del viaje y el agua salada les empapó las ropas en los temblorosos cuerpos.

Epoch Times Photo
El ministro de Sanidad de Guyana, Frank Anthony, revisando una caja de medicamentos el 20 de noviembre de 2021. (Richard Bhainie para The Epoch Times)

Al no poder moverse como quisieran, los pasajeros no podían tomar los bocadillos que habían guardado, pero aunque pudieran, todos estaban demasiado mareados como para comer.

Alphonso recuerda que, al no haber baños, los pasajeros —mujeres, niños y hombres— se turnaban para sentarse en un cubo en la proa del barco. Les arrojaban una lona encima que les daba poca privacidad. Los residuos se vaciaban en el mar antes de que el pasajero volviera a su asiento.

Para Alphonso y su familia, sus asientos estaban en el suelo del barco. “Estuvimos sentados en el agua la mayor parte del viaje”, recuerda.

Varios días después, Alphonso y su familia llegaron a Guyana por el río Essequibo a un pueblo llamado Parika.

“Cuando llegamos allí, nos dejaron en Parika, en un campamento rodeado de árboles y arbustos crecidos. Nos dijeron [el capitán de la embarcación y el remero de proa] que nos quedáramos en el monte hasta que estuviera despejado para salir, ya que la policía patrullaba la zona. Algunos de ellos se marcharon y se adelantaron, entonces los vimos volver corriendo gritando que venía la policía.

“Entonces le dije a mi mujer que éramos guyaneses y que aún tenía mi tarjeta de identificación para poder irnos. Como tenía mi tarjeta de identificación, la policía simplemente la miró y nos permitió seguir nuestro camino”.

Alphonso y su familia llegaron deshidratados y hambrientos y pasaron una semana recuperándose en casa de sus hijos, que habían hecho el viaje el año anterior. Tomaron una ruta más rápida que les llevó un día y medio y les costó mucho menos.

La seguridad fronteriza no era tan estricta entonces, dijo.

Sus hijos, dijo Alphonso, tomaron la ruta a lo largo del río Amacuro que separa los países y evitaron tener que viajar por el océano.

El viaje de los señores Alphonso terminó en White Water, una comunidad indígena de la región Barima-Waini. Más tarde se instalaron en Demerara y Mahaica.

Al saber inglés, pudieron encontrar trabajo en el campo criando animales de granja y trabajando en una tienda.

Sin embargo, los empresarios guyaneses tienen fama de hacer trabajar en exceso a los inmigrantes y de pagarles menos que a los trabajadores locales.

En un par de meses de trabajo como portero en una tienda, limpiando aves de corral y como vigilante nocturno en una empresa siderúrgica, Alphonso consiguió ahorrar 250 dólares.

Tiene la intención de utilizar los ahorros para abrir su propia tienda de comestibles.

Epoch Times Photo
Condiciones de vida básicas de los refugiados en Guyana el 20 de noviembre de 2021. Sus necesidades básicas se limitan a ropa, cubetas, ollas y las hamacas en las que duermen. (Richard Bhainie/The Epoch Times)

Hace un año, la emigrante Frances Rivera, su marido, Jason Rivera, y sus cuatro hijos, abandonaron Venezuela. A diferencia de la experiencia de Alphonso, su viaje no fue tan duro y se fue por voluntad propia.

Con el régimen socialista de Venezuela enfrentándose a la hiperinflación, que provoca la fluctuación de los precios de los productos, los Rivera sabían que su dinero no serviría durante mucho tiempo. Tenían que marcharse antes de que fuera demasiado tarde.

Frances Rivera dijo que los sindicatos estaban tomando rápidamente el control de los pueblos allí y, antes de que ella se fuera, ya tenían cierto control de su pueblo. Recordó que los aldeanos no podían salir para ir a otra parte de Venezuela sin tener que pedir permiso a los sindicatos.

Rivera y su familia fueron de los afortunados que escaparon de los sindicatos, que no se dieron cuenta de que se iban para siempre. Pudieron vender su casa antes del viaje y lograron empacar la mayoría de sus pequeñas posesiones.

Eran los únicos pasajeros del barco, gracias a que pudieron alquilar una embarcación para el viaje. El viaje duró dos días después de que se detuvieran en otra parte de Venezuela para descansar una noche.

Rivera dijo que se había imaginado cosas mejores, pero una vez que llegaron a Guyana, supo que eso iba a estar lejos de la realidad.

Ya había vivido en Guyana, en los años 80, pero había emigrado a Venezuela con sus padres en busca de una vida mejor. Entonces encontraron la vida que buscaban, y nunca pensó que llegaría el día en que regresaría al país donde nació.

Rivera se lamenta de lo difícil que fue para su marido encontrar un trabajo. Cuando llegaron, tardó en conseguir uno en la construcción. Le pagaban entre 13 y 15 dólares al día.

Jason Rivera, dijo, ha encontrado desde entonces un trabajo como vendedor en otro pueblo y viaja a casa dos veces por semana para pasar tiempo con su familia. Aunque su salario sigue siendo de 15 dólares al día, dice que no trabaja todo el día al sol como lo hacía en la construcción.

Pero el dinero sigue sin ser suficiente para mantener a la familia de seis miembros, ya que el costo de la vida en Guyana está subiendo.

“Desde que volví a Guyana, este último año ha sido realmente difícil. Si no tienes esperanza, lo dejas todo. Hasta ahora me he enfrentado a diferentes retos cada día.

“Uno piensa que, cuando sale de Venezuela, viene a algo mejor, pero aquí es realmente difícil. Cuando los empleadores te miran y se dan cuenta de que eres un migrante, te hacen trabajar muy duro y te pagan poco”, dijo Rivera.

Una de las hijas de Rivera, Stacy, de 21 años, cursaba el segundo año de medicina en una universidad de Venezuela, donde estudiaba gratis. Para estudiar medicina en Guyana, el programa de la Universidad de Guyana cuesta 8853 dólares para los extranjeros.

“Debido a lo caro que es estudiar medicina aquí, no sabemos realmente cómo podrá ir a la universidad. Estamos buscando otras alternativas, ya que ella sigue queriendo trabajar en el sector de la salud.

“Aquí, en Mabaruma, el gobierno ofrece cursos para personas interesadas en hacer trabajos relacionados con la salud, así que tal vez ella decida hacer eso en su lugar”, dijo Frances Rivera.

Para cuidar a su hijo mayor, Steven, que es discapacitado, no puede buscar trabajo fuera de casa.

Frances Rivera dijo que su hijo Andre, de 19 años, intenta conseguir trabajos esporádicos en el subdistrito de Mabaruma, donde viven ahora. Sin embargo, todavía tiene que sacar tiempo para sus estudios. Aunque ya ha completado los exámenes finales en Venezuela, las calificaciones no son válidas en Guyana.

Desde entonces, tres hijos de Rivera han vuelto a la escuela preparatoria para presentar los exámenes del Certificado de Educación Secundaria del Caribe (CSEC), que les permitirán cursar estudios superiores o encontrar un trabajo.

Stacy y Andre, junto con su hermana menor, Alicia, de 18 años, regresaron al 11º grado para prepararse para los exámenes CSEC del año que viene.

Desde que llegó a Guyana, Frances Rivera ha ido de un lado a otro intentando conseguir una tarjeta de identificación guyanesa para ella, así como que sus hijos se naturalicen ciudadanos del país. Hasta ahora no ha conseguido mucho.

“Tengo que conseguir mi tarjeta de identificación antes de poder ir a la [Oficina del Registro General] y solicitarla para mis hijos. Cuando fui a la [Comisión Electoral de Guyana] para solicitar mi tarjeta de identificación, me dijeron que todavía no están haciendo el registro y no pueden decir cuándo van a empezar”.

También tiene que solicitar que su marido se naturalice como ciudadano guyanés, ya que es trinitense de nacimiento.

Frances Rivera ha rellenado desde entonces un formulario destinado a los inmigrantes que les proporcionará formación y, una vez terminada, puestos de trabajo en las áreas en las que se han formado. El programa aún no se ha puesto en marcha.

Epoch Times Photo
Refugiados en Anabisi, Port Kaituma, reunidos para la visita de los ministros guyaneses el 20 de noviembre de 2021. (Richard Bhainie para The Epoch Times)

UNICEF, entre otras organizaciones no gubernamentales, dijo, visitó las comunidades de la región distribuyendo mosquiteros, cestas de comida, hamacas y utensilios a los migrantes de allí.

Elena De Santos habló con The Epoch Times como traductora en nombre de su sobrina, Maria Figuero, y del marido de ella, Martín Mendez, que son venezolanos de nacimiento.

A Maria Figuero, que fue diagnosticada de cáncer hace algún tiempo, le dijeron que estaba en la tercera fase de la enfermedad. Al no poder recibir la atención médica que necesitaba en Venezuela, viajó a Guyana en agosto para recibir tratamiento. Desde entonces, Figuero visita regularmente a sus médicos.

De Santos dijo que, debido a la inestabilidad económica de Venezuela, Mendez decidió viajar a Guyana para ganar más dinero y poder cuidar de su esposa. Pagó 2500 dólares para cubrir su pasaje y viajó con otros cinco pasajeros, dos hombres y tres mujeres.

El capitán de la embarcación los dejó en una isla deshabitada en aguas venezolanas, donde dijo a los pasajeros que necesitaba reabastecerse de combustible y que volvería a por ellos. Sin embargo, los pasajeros no quisieron quedarse en la isla y, cuando intentaron quedarse en la embarcación, fueron golpeados por el capitán y sus dos tripulantes, que les ordenaron salir del barco.

A continuación, los hombres se llevaron las pocas pertenencias que los pasajeros habían dejado en la embarcación, otros objetos de valor y dinero en efectivo.

Sin nada que comer y con solo la ropa que llevaban puesta, tuvieron que valerse por sí mismos buscando comida en la isla. Comieron cualquier fruta y pescado que pudieron encontrar. Pasaron unos 20 días cuando fueron rescatados por un pescador de cangrejos.

“El pescador que los rescató los llevó a inmigración en Morwana. Los agentes de allí, al ver sus condiciones, les dieron comida y los llevaron a la comisaría de Mabaruma. Después, los llevaron al hospital público de Mabaruma”, recordó De Santos.

Dijo que cuando los descubrieron, los pasajeros estaban demasiado débiles para caminar y tuvieron que ser cargados. Mendez y los demás pasajeros estaban tan deshidratados y quemados por el sol que se les pelaba la piel. Los pies estaban cubiertos de llagas y las manos tenían innumerables picaduras de mosquito.

De Santos dijo que ella y su hermano estaban entre los familiares que recogieron a Mendez después de recibir la noticia de su llegada. Llevaron ropa para Mendez y comida para él y los demás pasajeros. Lamentablemente, De Santos dijo que los demás pasajeros se quedaron en Kumaka porque no tenían parientes ni ningún lugar al que ir.

La forma en que vio a los migrantes en Kumaka, dijo De Santos, es una que pensó que nunca presenciaría.

Dijo que se agrupaban en un momento en el que la pandemia hacía estragos y que sus hijos rebuscaban en los cubos de basura.

Una residente dijo que, aunque reconocía que el gobierno lo estaba intentando, no era suficiente para hacer reservas para los miles de migrantes que llegaban y se instalaban.

Un reciente comunicado del ACNUR informaba de que Guyana acoge actualmente a unos 24,500 refugiados y migrantes procedentes de Venezuela, incluidos unos 2500 indígenas warao.

A los venezolanos se les expide un permiso de estancia del gobierno a su llegada, que es válido por tres meses y requiere una renovación periódica.

La agencia declaró haber recibido informes de que un niño warao, de una comunidad de la región de Anabisi, murió y varios otros fueron hospitalizados, al parecer debido a la desnutrición y a enfermedades relacionadas con las malas condiciones de salud.

El gobierno guyanés ha refutado estos informes afirmando que ningún migrante ha muerto, ni está sufriendo de inanición.

Muchos de los waraos se han asentado a lo largo de los ríos.

“La mayoría de los waraos solo tienen una comida al día o menos. Sin oportunidades de trabajo formal, muchos están mendigando, haciendo trabajos esporádicos, a menudo a cambio de comida, vendiendo artesanías o dependiendo de la ayuda humanitaria”, dijo ACNUR en un comunicado.

La mayoría de las familias no tienen acceso a agua potable y dependen de los ríos para beber, bañarse y defecar.

El 20 de noviembre, un equipo de ministros y médicos del gobierno visitó a los refugiados waraos asentados en Anabisi para prestarles atención médica y evaluar sus necesidades.

El Dr. Neil Samwaroo, pediatra adscrito a la Corporación del Hospital Público de Georgetown, dijo que el equipo médico atendió a 20 de los 50 niños que viven en el asentamiento. Dijeron que estos niños están entre los más enfermos.

Dijo que mientras estaban allí, los niños fueron tratados de enfermedades diarreicas leves, impétigo (una infección bacteriana en la piel) y conjuntivitis.

El Dr. Samaroo añadió que, aunque no hubo casos que requirieran atención de urgencia, cuatro pacientes que necesitaban más ayuda médica fueron trasladados al Hospital de Port Kaituma.

El Ministro de Servicios Humanos y Seguridad Social, el Dr. Vindhya Persaud, que formó parte del equipo que visitó Anabisi y Port Kaituma, dijo que se seguirá prestando ayuda a la comunidad.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.