Régimen comunista chino castiga a tibetanos por enseñar su propio idioma

Por Daniel Holl - La Gran Época
25 de Febrero de 2019 Actualizado: 25 de Febrero de 2019

El Partido Comunista Chino (PCCh) está reprimiendo a los tibetanos que intentan dar clases de lengua tibetana a sus estudiantes.

Un notificación del régimen obtenido por Tibet Watch en diciembre de 2018 ordenaba a los funcionarios locales “poner fin a los monasterios que dirigen escuelas” y que no estén autorizados por el PCCh en la ciudad tibetana oriental de Nangqen.

El PCCh ha estado intentando separar al pueblo tibetano de sus tradiciones culturales. John Jones, director de campaña de Free Tibet, describió a La Gran Época la interferencia del PCCh en las actividades diarias de los monasterios tibetanos, lugares centrales de la cultura y la vida tibetana.

Dos monjes junto al monasterio budista de Sera en la capital de la región, Lhasa, Tíbet, el 11 de septiembre de 2016. (JOHANNES EISELE/AFP/Getty Images)

“El [PCCh] identificó desde hace mucho tiempo a los monasterios como una fuente de resistencia y buscó romper el vínculo entre ellos y las comunidades circundantes”, dijo Jones.

En el pasado el régimen demolía los monasterios, pero ahora utiliza la vigilancia y la supresión. “Los monasterios están ahora muy vigilados con cámaras de seguridad instaladas en su interior e inspecciones regulares”, agregó.

De hecho, China está violando su propia Constitución con este comportamiento.

“También viola la propia Constitución de China: el artículo 4 establece que ‘Todas las nacionalidades tienen la libertad de usar y desarrollar sus propios idiomas orales y escritos’”, dijo Jones.

Un partido, una cultura

Un peregrino haciendo girar su rueda de oración junto a un policía frente al Templo de Jokhang en la capital de la región, Lhasa, Tibet, el 10 de septiembre de 2016. (JOHANNES EISELE/AFP/Getty Images)

El PCCh trabajó a lo largo de los años para desarraigar la cultura tradicional tibetana y reemplazarla lentamente con la ideología comunista.

Según la notificación del PCCh, cualquier monasterio o monje que dicte clases de tibetano debe ser considerado “estrictamente” responsable. La comunicación también exigía que se mejorara la “educación ideológica” tanto para los padres como para los estudiantes.

Una ópera al aire libre, ‘Princesa Wengcheng’, es representada en Lhasa, Tibet, el 27 de abril de 2017. (Foto de Wang He/Getty Images)

Jones dijo que el idioma tibetano ya es tratado como lengua extranjera en las escuelas.

“Las escuelas públicas chinas en el Tíbet solo parecen enseñar tibetano como una materia aparte”, dijo Jones, comparándolo con las clases de inglés que se pueden dictar en escuelas de países hispanohablantes.

“Por esta razón, las clases impartidas por los monasterios se convirtieron en un elemento crucial para la preservación de la lengua tibetana”, dijo Jones.

La notificación también afirmaba que existe una “naturaleza dañina de los monasterios que tienen escuelas abiertas”, pero no daba detalles específicos de cuál era el daño.

Monjes rezan en el monasterio budista de Sera en la capital regional de Lhasa, Tibet, el 11 de septiembre de 2016. (JOHANNES EISELE/AFP/Getty Images)

“Históricamente, los monasterios fueron el centro de vida de la comunidad tibetana”, dijo Jones. “Los monjes y monjas del Tíbet también jugaron un papel crucial en la preservación de la identidad nacional del Tíbet y lideraron muchas de las protestas contra el régimen chino”.

Jones describe la prohibición de este tipo de educación como una “preocupación real para los tibetanos”.

Tashi Wangchuk, un famoso prisionero político tibetano y defensor del idioma, estuvo pidiendo que se garantice que todos los niños tibetanos tengan acceso a su lengua materna, según Jones.

Apoyo desde el extranjero

Aparte de las organizaciones como Free Tibet, gobiernos de algunos países están adoptando una postura firme en apoyo del pueblo tibetano.

Manifestantes marchan hacia el consulado chino mientras expresan su apoyo a la independencia tibetana en la ciudad de Nueva York, el 10 de diciembre de 2008. (Foto de Mario Tama/Getty Images)

En diciembre de 2018, el presidente Donald Trump convirtió en ley una orden que establece que los ciudadanos de Estados Unidos deben tener la misma capacidad para viajar al Tíbet que los ciudadanos chinos tienen para viajar libremente a través de los Estados Unidos.

Bajo la Ley de Acceso Recíproco al Tíbet, Estados Unidos impondrá una prohibición de visado o revocarán los visados activos de los funcionarios chinos que nieguen a los ciudadanos estadounidenses la posibilidad de viajar al Tíbet.

En mayo de 2018, el Congreso aprobó 17 millones de dólares para apoyar a los tibetanos que viven tanto dentro como fuera de su país de origen. El apoyo incluye al gobierno tibetano en el exilio, dirigido por Lobsang Sangay.

El reciente apoyo a Tíbet es coherente con la política que Estados Unidos tuvo durante décadas, y que el PCCh denuncia como una intromisión de EE. UU. en sus asuntos internos.

***

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal. Memorias de un esclavo del comunismo es el viaje de un hombre que busca revelar lo que cree que lo ha mantenido a él y a su pueblo como rehenes durante demasiado tiempo.

TE RECOMENDAMOS