Régimen cubano aprueba ley electoral que concentra más el poder y busca blindar al partido comunista

Por Jesús de León
15 de Julio de 2019 Actualizado: 26 de Julio de 2019

El Parlamento cubano aprobó una nueva Ley Electoral que busca garantizar la perpetuidad del régimen y del único partido autorizado en el país, el comunista.

Por medio de la ley “se conserva el proceso electoral que garantiza al régimen el control de la Asamblea Nacional, incluidas las cuestionadas comisiones de candidatura” reportó el medio español Diario de Cuba.

La votación, estuvo presidida por el exgobernante Raúl Castro y actual secretario del Partido Comunista, verdadero centro del poder en ese país.

Raúl Castro, al frente del Partido, es la única fuerza política legalmente permitida y consagrada en la Carta Magna como la fuerza dirigente de la nación.

Foto de la Asamblea Nacional de Cuba, en el Palacio de Convenciones de La Habana, el 18 de abril de 2018. Foto debe leer ADALBERTO ROQUE/AFP/Getty Images.

La Asamblea Nacional nunca vota contra una propuesta del régimen, y esta vez votó de manera unánime como ocurrió en las más de cuatro décadas de existencia del Parlamento cubano.

La nueva Ley Electoral no estableció cambios en cuanto al control del poder político, ya que la Constitución recientemente aprobada lo mantiene en manos del Partido Comunista.

Homero Acosta Álvarez, secretario del Consejo de Estado, defendió la nueva ley como una “continuidad al ideario” del difunto líder comunista Fidel Castro.

Entre los pilares inamovibles que se mantienen en la legislación está el de excluir “todo tipo de propaganda electoral individual y cualquier otra acción encaminada a inclinar la decisión de los electores a favor o en contra de algún candidato”, lo que cierra la puerta a cualquier propuesta reformista que venga desde el interior del propio sistema, aclaró la bloguera cubana, Yoani Sánchez.

De acuerdo con el medio oficialista cubano Cubadebate, los cambios realizados en la nueva ley siguen el Lineamiento 268 del Séptimo Congreso del Partido Comunista con vistas al perfeccionamiento de los órganos del Poder Popular para consolidar la llamada “democracia socialista”, regida por el único Partido reconocido y por Raúl, que lo dirige.

Comisiones de Candidaturas

Para darle continuidad al régimen se preserva en la nueva Ley Electoral el papel de las comisiones de candidaturas que prepara las candidaturas para los cargos fundamentales del Estado y la Asamblea.

La permanencia de las llamadas Comisiones de Candidaturas son vistas como un freno al cambio, porque estas entidades están encargadas básicamente de elaborar y presentar los proyectos de candidaturas para las asambleas municipales y provinciales, así como la de diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

El pueblo hace fila en un colegio electoral de Santa Clara, Cuba, el 11 de marzo de 2018. Los ciudadanos seguirán sin derecho al voto directo y secreto para nombrar al presidente. Foto debe leer YAMIL LAGE/AFP/Getty Images.

Están integradas por las organizaciones creadas por el régimen y el PCC, y que son presentadas al mundo como la sociedad civil cubana.

En verdad “son representantes de las instituciones oficiales que ejercen el control político en todos los sectores de la sociedad”, dijo Yoani Sánchez.

Ellas son la Central de Trabajadores de Cuba, la Federación de Mujeres Cubanas, la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, los Comités de Defensa de la Revolución, la Federación Estudiantil Universitaria y la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media, todas afines al régimen.

Tal como quedó estipulado en la Constitución que entró en vigor desde abril, el Partido Comunista de Cuba (PCC) dirige y orienta a las organizaciones de masas, y estas tienen a cargo las Comisiones de Candidaturas.

¿Pueden integrarlas organizaciones que no sean afines al régimen? No.

Según explicó Alfredo Machado López, vicepresidente de la Comisión de Candidaturas Nacional, estas comisiones de candidaturas realizan más o menos la función que en otros (países libres) realizan los partidos políticos, de acuerdo con el medio oficial Granma.

Un miembro de la organización Damas de Blanco de Derechos Humanos es arrestado durante una marcha el 20 de marzo de 2016 en La Habana. En vísperas de la visita del expresidente estadounidense Barack Obama, los opositores al régimen le pidieron que promoviera el “cese de la represión y el uso de la violencia física contra todos los activistas políticos y de derechos humanos”. Foto de ADALBERTO ROQUE/AFP/Getty Images.

En Cuba, no se permiten otros partidos, solo el comunista. Los Diputados al parlamento son seleccionados por las Comisiones de Candidaturas.

Son presididas en todas las instancias por un representante de la CTC, y sus miembros son designados por las direcciones nacionales, provinciales y municipales respectivas; a solicitud de las Comisiones Electorales en los diferentes niveles.

El Movimiento Cristiano Liberación había presentado el pasado año una petición al órgano legislativo “por una Ley Electoral que garantice el derecho de todos los cubanos a elegir y ser elegidos”, según Diario de Cuba.

“Los últimos 64 años han sido de ausencia total de democracia y de libertades políticas”, sostuvo el MCL en el texto que acompaña la campaña.

El abogado y periodista independiente cubano, Roberto Jesús Quiñones Haces, entrevistado por Tomás Cardoso en el programa Hoy en Cuba de Radio Martí, expresó que en este contexto, tampoco se puede hablar de democracia, porque “todas las personas que integran la Asamblea Nacional del Poder Popular y los gobiernos desde las instancias municipales hasta la nación son militantes del Partido (Comunista) y, por tanto, sus subordinados”.

Presidente y Primer Ministro

Cuba tendrá un presidente y un primer ministro en octubre, pero estos altos cargos no serán elegidos por votación directa de los cubanos.

La Comisión Nacional elabora también el proyecto de candidatura para ocupar los cargos de presidente y vicepresidente del país, así como del presidente, vicepresidente y secretario de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento), y de los miembros del Consejo de Estado, pero estas propuestas que son votadas solamente por los diputados del Parlamento.

“Los ciudadanos seguirán sin derecho al voto directo y secreto para nombrar al presidente”, señaló la bloguera cubana, Yoani Sánchez.

Al respecto, el senador estadounidense Marco Rubio señaló en Twitter: “Si Partido Comunista está tan seguro de que la mayoría de los cubanos apoyan las políticas actuales ¿por qué siguen sin permitir elecciones directas? Las elecciones con sólo 612 candidatos seleccionados a mano, que pueden postularse para 612 escaños no es democracia en ningún sentido de la palabra”.

Reducción del número de diputados

La nueva Ley Electoral modifica el número parlamentarios que pasará a tener 474 miembros en lugar de los 605 actuales. También se reducen los miembros del Consejo de Estado, máximo órgano de gobierno del país, que se reduce de 31 a 21 miembros.

La proporción de los parlamentarios a uno por cada 30.000 habitantes o fracción mayor de 15.000, un cambio que el oficialismo explica porque se busca una mejor distribución territorial en la representación de la Asamblea.

“En un sistema electoral donde la representatividad vale muy poco, y donde históricamente se han nombrado diputados sin relación con los municipios que representan, esta reducción de la asamblea traerá escasos cambios. Simplemente, las unanimidades serán más reducidas”, reportó Diario de Cuba.

Con relación a la reducción de los miembros del Consejo de Estado el efecto sería semejante al de la Asamblea Nacional.

Algunos señalan que este cambio está determinado por la capacidad del recién renovado hemiciclo del Capitolio Nacional donde sesionará próximamente el Parlamento.

Este edificio fue la sede de la Cámara de Representantes y del Senado en Cuba hasta 1959 cuando el comunismo se hizo del poder de la mano de Fidel Castro.

¿Por quienes votan los cubanos?

De acuerdo con la bloguera cubana, Yoani Sánchez la Ley Electoral además de consagrar “el impresentable papel de ‘cancerbero’ de las comisiones de candidatura, mantiene la prohibición a los candidatos de mostrar un programa, una propuesta o una tendencia para poder ser elegidos.

Por esa razón, los cubanos seguirán sin saber si el candidato por el que colocan un voto en las urnas tiene preferencias de estatizar más o, al contrario, de privatizar algunos sectores de la economía nacional, si apuesta por el matrimonio igualitario o prefiere el diseño de “la familia original” que promueven los grupos religiosos y si se inclina por mejorar las relaciones con Estados Unidos o prefiere un discurso agresivo contra Washington, comentó.

En resumen: el esquema ha sido diseñado, antes que para la representatividad y democratización, para perpetuar la cerrazón del régimen. No para abrir vía a los reclamos de la ciudadanía, sino para acallar esos reclamos y desentenderse de ellos a conveniencia. Para seguir en el poder, de espaldas al país y al pueblo, reportó Diario de Cuba.

En base a la aprobación de la nueva ley, la bloguera cubana, Yoani Sánchez concluyó dicendo:

“El castrismo cree que el futuro cubano ha quedado “atado y bien atado”… ya eso lo hemos visto en otros momentos de la historia y en otros lares, pero todos sabemos que nada frena la indetenible fuerza de los años, al empuje del futuro, la energía arrolladora de lo inevitable”.

***

A continuación:

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal.

 

TE RECOMENDAMOS