Régimen de Maduro denuncia campamentos terroristas a la ONU, pero las coordenadas caen en el mar

Por Julian Bertone
30 de Septiembre de 2019
Actualizado: 30 de Septiembre de 2019

La vicepresidenta del régimen venezolano negó este viernes ante la ONU las denuncias del gobierno colombiano de que en Venezuela se alberga a terroristas y luego reveló la ubicación de presuntos campamentos guerrilleros en Colombia, pero las coordenadas caen en medio del mar.

Así fue señalado al medio colombiano El Tiempo por una fuente del gobierno de Duque, y queda en evidencias al verificar las coordenadas entregadas por Delcy Rodríguez a las Naciones Unidas.

“Le voy a pedir al presidente [Iván] Duque que tome un lápiz, porque nos ha obligado a nosotros a traer a esta asamblea general, presentar coordenadas precisas y concisas de la existencia de campamentos donde se está entrenando a terroristas para agredir a Venezuela. Tres sitios en el noroeste, presidente Duque. Santa Marta, Riohacha y Maicao”, dijo la enviada del régimen chavista después de tratar de “mentiroso” al presidente de Colombia.

Las coordenadas que leyó punto por punto son las siguientes:

Santa Marta: 11°14’19″N 79°6’15″W

Riohacha: 11°32’3″N 75°55’14″W

Maicao: 11°22’39″N 72°13’58″W

Ubicación de los supuestos campamentos de entrenamiento para terroristas en Colombia denunciados por el régimen socialista de maduro ante la ONU. (Captura de pantalla de Google Maps)

Al verificarlas en Google Maps, los campamentos de Santa Marta y Riohacha caen en el mar, y el de Maicao en la zona céntrica de la ciudad que lleva el mismo nombre, áreas donde sería prácticamente imposible entrenar a terroristas “para agredir a Venezuela”, como dijo Rodríguez.

La funcionaria habló en representación de la dictadura de Maduro en la Asamblea General número 74 de las Naciones Unidas, y su fallido discurso estuvo precedido de una escena que se está volviendo común ante funcionarios chavistas: cuando empezó a hablar un numeroso grupo de diplomáticos se levantaron y abandonaron la sala.

Julio Borges, diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, compartió un video del momento en su cuenta de Twitter escribiendo: “A la representación de la dictadura en la ONU la dejaron sola. El mundo no estuvo dispuesto a escuchar las mentiras del régimen, los países saben que violan derechos humanos y son responsables de la grave crisis humanitaria que viven los venezolanos”.

En otra filmación incluso puede escucharse a una persona gritar “¡Viva Juan Guaidó!” cuando Rodríguez sube al escenario.

Algo similar ocurrió hacia finales de febrero cuando una veintena de gobiernos boicoteó el discurso del ministro de Relaciones Exteriores del régimen de Nicolás Maduro, Jorge Arreaza, en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y abandonaron la sala apenas éste ingresó en ella.

La acción fue coordinada previamente por los países del llamado Grupo de Lima, que reconocen al presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela hasta que se celebren nuevas elecciones.

Poco después de lo ocurrido las misiones diplomáticas de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú ante la ONU en Ginebra emitieron un comunicado conjunto explicando que sus respectivos gobiernos no reconocen la legitimidad del actual mandato de Nicolás Maduro como presidente, ni de sus representantes.

*****

A continuación:

La infiltración comunista en Occidente

Lee la serie completa “Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS