Régimen pide al Tíbet que acepte dominio comunista 70 años después de la toma de poder del PCCh

Por Eva Fu
20 de Agosto de 2021
Actualizado: 20 de Agosto de 2021

El Partido Comunista de China conmemoró el 70º aniversario de su toma de poder del Tíbet con un llamado a la región para que acepte el régimen.

En el emblemático Palacio de Potala, un lugar budista sagrado situado en Lhasa, la capital del Tíbet, el viceprimer ministro chino Wang Yang habló el 19 de agosto ante una multitud de 20,000 personas, y presentó al Partido como el salvador que “liberó pacíficamente” a los “esclavos campesinos” tibetanos.

“El Tíbet solo puede desarrollarse y prosperar adhiriéndose a la dirección del Partido y a la ruta socialista”, dijo Wang, que también dirige el órgano de asesoramiento político del régimen, mayoritariamente simbólico, y es miembro del máximo órgano de decisión del Partido, el Comité Permanente del Politburó.

Las tropas comunistas chinas entraron en la vasta región del Himalaya en 1951, obligando a los líderes tibetanos a aceptar un tratado que prometía mantener el sistema político existente en el Tíbet, la autonomía regional y la libertad religiosa.

El 14º Dalai Lama, que ha cumplido 86 años este año, huyó a pie a la India en 1959, después de que el ejército chino aplastara un levantamiento tibetano. Unas 80,000 personas le siguieron pronto, según el gobierno tibetano en el exilio.

Mientras que el régimen afirma que “liberó” a los campesinos tibetanos de una teocracia opresiva, los críticos y activistas afirman que Beijing, en cambio, se ha embarcado en una campaña de “genocidio cultural” en la singular región budista, que ha sido en gran medida independiente del dominio central chino durante la mayor parte de su historia.

tibet pilgrims
Peregrinos budistas tibetanos caminan el kora en un santuario en la orilla del lago de agua salada de gran altitud Namtso durante una visita organizada por el gobierno para los periodistas en Namtso, Tíbet, China, el 2 de junio de 2021. (Kevin Frayer/Getty Images)

A lo largo de los años, el régimen ha obligado a monjes y monjas a volver a la vida secular y ha dictado duras sentencias, de hasta 20 años, a algunos monjes, según grupos de derechos humanos.

Un informe realizado en 2020 por el grupo de expertos Jamestown Foundation también descubrió la existencia de campos de formación profesional militarizados —similares a los que retienen a más de un millón de uigures en Xinjiang— en el Tíbet.

Wang, en su discurso en la ceremonia, adoptó un tono victorioso, regodeándose en lo que describió como un Tíbet “armonioso y estable”, donde las diferentes etnias “se aman como el té y la sal”, en una referencia a la bebida local ahumada y salada conocida como té de mantequilla.

Afirmó que el Partido ha “derrotado las actividades separatistas y de sabotaje del grupo del Dalai [Lama] y de las fuerzas hostiles extranjeras” y ha eliminado con éxito la pobreza extrema en la región.

Parece que se espera una intensificación de la asimilación cultural y la “educación patriótica” para los tibetanos. Wang pidió “esfuerzos integrales” para impulsar a los tibetanos a escribir y hablar el idioma mandarín estandarizado y desarrollar “símbolos e imágenes de la nación china” compartidos, mientras hacía hincapié en la necesidad de profundizar la aceptación por parte de la población del Partido y del “socialismo con características chinas”.

Las imágenes del acto, transmitidas en directo a todo el país a través de los medios de comunicación estatales chinos, mostraban de forma destacada un retrato del líder chino Xi Jinping que se alzaba sobre el público, una escena que recordaba al culto a la personalidad construido en torno al primer líder del Partido, Mao Zedong.

Más tarde, Wang se unió a unas 600 personas para ver una representación con segmentos que promocionaban la supuesta gratitud de los tibetanos hacia el Partido.

El ambiente festivo no fue compartido por la diáspora tibetana.

“A juzgar por la evolución del Tíbet en los últimos 70 años, el pueblo tibetano no tiene motivos de júbilo”, dijo en un comunicado la Campaña Internacional por el Tíbet, un grupo de defensa con sede en Washington.

“Las políticas chinas han convertido al propio Tíbet en una prisión al aire libre”, añadió.

tibet beads
Una mujer budista tibetana sostiene cuentas de oración mientras hace girar una rueda de oración en un santuario local en Lhasa, Tíbet, China, el 3 de junio de 2021. (Kevin Frayer/Getty Images)

Citó un nuevo código de conducta interno que prohíbe a los funcionarios tibetanos practicar sus creencias religiosas. Según el grupo, la nueva política comenzó a circular en abril y prohíbe a los miembros del Partido que ocupan cargos oficiales llevar abalorios budistas, mostrar signos religiosos en los vehículos del gobierno, donar dinero a los monasterios y costear la peregrinación religiosa. A los funcionarios también se les dijo que desalentaran a sus familiares de las prácticas religiosas.

“Después de 70 años de opresión, lo único de lo que el pueblo tibetano necesita [es] una ‘liberación pacífica’ de la brutalidad de China”, declaró el grupo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS