Reina de belleza a la que China teme dice que muchos chinos viven con miedo y en riesgo de persecución

Por Melanie Sun
28 de Agosto de 2019 Actualizado: 29 de Agosto de 2019

Ella pasó de ser promocionada como una estrella internacional en los medios de comunicación estatales de China después de ganar Miss Mundo Canadá a ver la vida de su padre destruida porque ella no se quedaba callada sobre los abusos de los derechos humanos en su país de origen.

Ahora, Anastasia Lin es becaria residente durante un mes en el Centro de Estudios Independientes de Australia.

La joven de 29 años, descrita en un editorial de Globe and Mail como la reina de la belleza que China vio y de la que huyó, reveló en una entrevista íntima que muchas comunidades de emigrantes chinos de todo el mundo le dijeron que les preocupaba la persecución por parte de sus compañeros, incluidos los miembros de su propia familia, debido a la cultura del miedo inculcada en las mentes chinas por el Partido Comunista.

Dijo que los comunistas de China se habían esforzado por fabricar un “miedo muy artificial” entre la población, lo que condujo a que muchos chinos continentales se sintieran “obligados a perseguir” a las personas que se oponen al régimen.

“Estás obligado a apoyar la línea del Partido y a reprimir a tus compañeros chinos”, dijo Lin en una entrevista con el grupo de expertos del Centro de Investigación Menzies.

Dio el ejemplo de lo que la policía le hizo a un estudiante de secundaria en Adelaida.

Me dijo que cuando su padre regresó a China -porque su familia expatriada es bastante abierta aquí en Australia- la policía fue a ‘tomar una taza de té con él”.

“Ser invitado a tomar el té es una forma china de decir que estás siendo amenazado por la policía en una conversación privada”, explicó. “Le dijeron que si sigue hablando de cosas que no le gustan al gobierno chino, la hija… cuando se postule a la Universidad de Adelaida, su solicitud podría ser denegada. Eso es aquí en Australia”.

“Desafortunadamente, algunas universidades australianas…  están aplacando a Beijing, silenciando la libertad de expresión, suprimen a los oradores que son sensibles al gobierno chino y no les permiten un ambiente seguro a estos estudiantes para estudiar realmente lo que vienen a estudiar aquí”, dijo.

Lin dijo que conoce muy bien la historia sobre la intimidación del Partido Comunista Chino (PCCh).

Su padre, que era un hombre de negocios muy exitoso en China, exigió que Lin dejara de hablar públicamente sobre el abuso de los derechos humanos en China después que ella ganara el título de Miss Mundo Canadá en Vancouver en 2015.

“Deja de hacer eso o estás arruinando a la familia”, le dijo su padre a Lin, haciéndola darse cuenta de que estaba siendo amenazado por la policía.

“Cuando gané por primera vez y los medios de comunicación chinos informaron sobre ello de una manera agradable, la gente de toda China le estaba enviando mensajes de felicitaciones”, recordó. “Los medios chinos incluso lo entrevistaron y escribieron sobre él como este maravilloso padre crió a una hija extremadamente extraordinaria”.

Anastasia Lin, de Miss Mundo Canadá, habla con los periodistas en un evento en su honor en The Spoke Club en el centro de Toronto, el 15 de diciembre de 2015. (Matthew Little/La Gran Época)

Pero cuando él amenazó con repudiarla, Lin dijo que una cosa le quedó claro: el régimen chino estaba usando “la misma táctica que usaron en la Revolución Cultural contra las familias que se desintegraron, contra la sociedad que se derrumbó, el enemigo público que era ejecutado…. es una cosa horrible”.

“Creo que lo que los comunistas [estaban] tratando de hacer es eliminar [los lazos familiares], ese instinto tan básico de los seres humanos. Y eso es exactamente lo que intentan hacerme”.

Lin dijo que después de un examen de conciencia, ella comprendió que las acciones de su padre estaban siendo impulsadas por el miedo. Fue entonces cuando decidió que no quería repetir lo que la generación anterior había hecho y que escucharía su propia voz.

“Sentí que después de tomar esa decisión, me acercaba cada vez más a la forma en que realmente quiero vivir, como ser consciente”, dijo.

Anastasia Lin en una imagen de la película “Badass Beauty Queen”. (Cortesía de Lofty Sky Entertainment)

Según Lin, esta trágica situación es la misma a la que se enfrentan muchas familias chinas en todo el mundo.

“Lo están usando como un arma”, afirmó sobre el régimen chino, para “crear miedo entre los demás chinos. Controlan China utilizando las herramientas de la mentira y la manipulación”.

Retorcido y manipulado

Lin dice que los acontecimientos recientes en la historia china, como la Revolución Cultural, han “retorcido y manipulado” a los chinos continentales, algo que observó después de mudarse a Canadá desde Hunan, China, a la edad de 13 años.

“No estoy siendo racista aquí”, dijo. “Imagínense a un animal realmente hermoso que de repente se ve forzado a entrar en modo de combate y despojado de toda la elegancia natural con la que nació”, dijo, después de reflexionar sobre su vida en China continental. La propia Lin había sido una dirigente juvenil comunista en China, encargada de organizar a sus compañeros de clase para que vieran videos de propaganda obligatorios y repitieran las consignas del Partido Comunista.

Pero dijo que al mudarse a Canadá, vio una gran diferencia entre los chinos continentales y los otros chinos.

Anastasia Lin y su madre durante la graduación de Lin en Canadá. (Cortesía de Anastasia Lin)

“Cuando visité Taiwán, vi a los burócratas taiwaneses, la forma en la que se comportaban… de repente sentí esta alegría”, dijo. “Es casi como si hubiera visto lo que sería China, [cómo] sería si los comunistas no estuvieran. Estaría esa gentileza, esa gracia que nuestros antepasados transmitieron”.

“En el pasado, como los chinos creían en lo divino, teníamos a Dios y, por supuesto, el comunismo es ateo. Así que para ellos, la creencia tradicional es el mayor enemigo del Partido Comunista porque es su obstáculo para obtener el control total sobre las mentes y los corazones de los chinos”.

“Por eso la Revolución Cultural no fue un accidente; no fue un error estratégico de Mao. Fue una deliberada erradicación del mayor enemigo del Partido Comunista Chino”.

Lin añadió que, en su opinión, la diferencia entre China y Occidente no es que los chinos no quieran o no celebren la libertad.

“En China, también queremos libertad. Pero no está ahí; se la llevó el Partido Comunista Chino. Esa es la diferencia”.

Alentó a Occidente a no dar por sentada la libertad. De lo contrario, podríamos tener que luchar por ella como están haciendo la gente en Hong Kong.

“Este es el privilegio que nuestros antepasados… nuestros abuelos y padres tenían razón, y estamos viviendo en una sociedad en la que somos capaces de ser libres. No lo den por sentado”.

 

Descubre a continuación

El libro que está cambiando China liberando a los chinos del espectro comunista

TE RECOMENDAMOS