Renuncia a su trabajo en Google para limpiar lagos y estanques contaminados en su comunidad

Por Louise Bevan
16 de Octubre de 2019 Actualizado: 16 de Octubre de 2019

El ecologista Arun Krishnamurthy, con sede en Chennai, fue una vez un empleado de Google muy bien pagado. Pero las montañas de basura que se acumulaban en un lago cercano eran simplemente demasiado asombrosas para ignorarlas.

El joven de 32 años renunció a su trabajo y lanzó un movimiento ecológico con el objetivo de recoger la basura y restaurar el equilibrio ecológico de la naturaleza. Hasta la fecha, el equipo de Arun ha trabajado en 89 lagos y estanques en 12 estados de la India.

Arun creció en Mudichur, un pueblo cerca de Chennai, en un barrio rodeado de cuerpos de agua. Cuando era un joven estudiante, estudió en la Escuela de la Buena Tierra, tiempo durante el cual se inspiró en un “panchayat” de la aldea, o líder del consejo, que había animado a la gente a respetar su estanque local recolectando y retirando la basura.

“La basura es la principal amenaza que tenemos: no tenemos un sistema de gestión de residuos adecuado”, explicó Arun en su declaración a Rolex Young Laureate en 2013. “Los lagos y estanques se han convertido en vertederos. Lo que ves ahora es el paraíso convertido en infierno”.

Arun Krishnamurthy
Arun Krishnamurthy durante una conferencia de prensa para el Premio Rolex para Emprendedores en Nueva Delhi el 27 de noviembre de 2012. (Getty Images | PRAKASH SINGH/AFP)

Arun completó su licenciatura en microbiología en Madras Christian College antes de comenzar a trabajar en Google en Hyderabad. Dejar que Google se dedicara a los esfuerzos medioambientales fue una decisión intuitiva. Tal vez naturalmente, Arun comenzó con su propio estanque Egatoor en Chennai antes de expandirse para incluir otras ciudades.

En 2007, el movimiento de Arun se convirtió en la Fundación Ambientalista de la India (EFI, por sus siglas en inglés), una ONG sin fines de lucro que se dedica a la conservación de la naturaleza y la restauración del hábitat. El movimiento sigue creciendo.

“Trabajamos muy de cerca con el centro y los gobiernos estatales”, dijo Arun a IANS en una entrevista por correo electrónico, según el India Times. “No recibimos ningún tipo de financiación, pero dependemos del gobierno para los permisos y aprobaciones”.

“Convencer a la comunidad local de que comprenda la necesidad de conservar el cuerpo de agua dulce es una pieza interesante de este gran rompecabezas”, explicó el activista. La participación de la comunidad local, dijo, es la clave para una solución sostenible.

Arun tuvo que ser creativo. Hoy en día, EFI tiene seis programas de alcance comunitario dirigidos a voluntarios potenciales de todas las profesiones y condiciones sociales.

El proyecto Cyclakes de EFI, por ejemplo, organiza excursiones educativas en bicicleta de fin de semana a los lagos. Wall-E, otra de las ideas originales de Arun, es un proyecto de pintura de paredes donde los voluntarios involucran al público decorando las paredes públicas con hechos conmovedores sobre la biodiversidad india.

“Limpiar el lago es solo una parte de él. La mayor complicación aquí es cambiar la mentalidad de la gente y su sistema de creencias”, explicó Arun. “Nosotros como nación amamos nuestra danza, drama, música y colores. Eso es exactamente lo que hacemos cuando se trata de conservación también, para comunicar lo que estamos haciendo a la gente”.

“Los escolares son los más entusiastas, dan lo mejor de sí mismos”, dijo Arun al Times de la India, añadiendo: “Los gigantes corporativos también se han unido a nosotros”.

El ambientalista espera que la mejora del agua de la India sea evidente. “Cuando protegemos un lago, los peces regresan primero, los renacuajos, las ranas, los reptiles, los anfibios, los pájaros: todos comienzan a regresar”, explicó Arun.

“El crecimiento [y] el desarrollo deben ser holísticos. Una vez abordado ese desafío, este proyecto de conservación no solo lo van a hacer unos pocos”, agrega el ambientalista. “Cuando les mostramos que el cambio es posible, estoy seguro que hasta las mentes más duras podrían cambiar”.

Los esfuerzos de restauración del lago de Arun le hizo ganar el Premio Rolex para la Empresa en 2012. Hoy en día, la campaña ambiental de EFI se ha expandido para incluir jardinería, proyectos de plantación y limpieza de playas, y continúa ganando visibilidad.

“La conservación del medio ambiente no es una opción, ni una obligación”, dice Arun. “Es de sentido común”.

Este hombre rescata a un conejito que estaba flotando en un lago

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS