Repartidor de pizza vio algo raro y salvó a dos niñas de su padre abusador

Por Jesús de León – La Gran Época
20 de Junio de 2019 Actualizado: 20 de Junio de 2019

Un repartidor de pizza de EE. UU. que llamó al 911 después de ver a una nena desnuda en el hotel donde entregaba la comida, y la salvó del abuso de su padre, ahora fue condecorado por la policía como un héroe.

La llamada condujo al arresto de Justin Elam (36), quien fue acusado de múltiples cargos por violación y abuso sexual después de que oficiales encontraron a las dos menores de 12 años desnudas en la habitación del hotel, dijo Brenna Angel, portavoz de la policía a NBC News, y aseguró que las niñas son las hijas del hombre.

En noviembre de 2018, Mark Buede estaba entregando pizza a un motel local cuando vio algo que no parecía estar bien.

Cuando el hombre que pidió la pizza abrió la puerta de la habitación, Buede vio a “una niña pequeña que no tenía ropa puesta acostada en una cama”, contó, según este medio.

Él simplemente regresó a su auto y llamó al 911. “No sabía lo que estaba pasando. Solo sabía que no estaba bien”, detalló.

Entonces él y su hija tomaron la iniciativa de llamar al 911 cuando vieron una situación sospechosa que involucraba a niños, “lo que llevó a una extensa investigación de abuso infantil”, según el departamento de policía de Lexington.

Ahora, Mark Buede fue condecorado por el departamento de policía de Kentucky tras ayudar a detener un abuso infantil de un padre a sus hijas.

El incidente se produjo a fines del año pasado pero se dio a conocer ahora. El abusador aún sigue privado de su libertad.

El repartidor de pizza, que trabaja para la cadena Papa John’s Pizza también recibió el reconocimiento de su empresa.

“Estamos muy agradecidos por los miembros del equipo como Mark Buede que eligió actuar y que hizo una diferencia. Estamos muy orgullosos de tenerlo en la familia Papa Johns”, escribió la compañía en Twitter.

Repartidor rescata a una rehén

En una noticia relacionada, el 27 de septiembre de 2018, Joey Grundl hizo una entrega de pizza a una casa en Wisconsin, EE. UU., pero cuando se dio vuelta para irse, vio por el rabillo del ojo a una mujer pidiéndole ayuda dentro de la casa.

Ese fue el inicio del rescate de una joven secuestrada. En silencio, ella dijo “ayúdame”, señalando su ojo golpeado, y enseguida agregó, “llama a la policía”.

Al salir del lugar, Joey Grundl habló con un operador del 911: “Tuve una entrega. Era una pareja de mediana edad. La mujer tenía un ojo morado. Ella lo señaló y juro que dijo ‘ayúdame’”, contó Joey Grundl.

Luego de eso la mujer fue rescatada por la policía.

“Estoy agradecida que el repartidor prestara atención”, dijo a un vecino Amy Hammarlund, “porque hubiera sido mucho peor”.

**************************

A continuación:

Los practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos en China

TE RECOMENDAMOS