Republicanos de la Cámara aprueban leyes para poner fin a mandato de vacunas para empleados sanitarios

y a la emergencia de COVID-19

Por Joseph Lord
31 de Enero de 2023 9:58 PM Actualizado: 31 de Enero de 2023 9:58 PM

De nuevo en mayoría, los republicanos de la Cámara de Representantes aprobaron el 31 de enero una serie de proyectos de ley relacionados con la pandemia de COVID-19 y las vacunas.

La mayoría del Partido Republicano en la cámara baja tomó dos proyectos de ley de COVID-19 el martes, y muchos otros aún están en la agenda para su posible consideración a finales de este año.

El primer proyecto de ley declararía oficialmente el fin de la emergencia de salud pública de la pandemia de COVID-19. El segundo proyecto de ley pondría fin al mandato de vacunación para los trabajadores de la salud en instituciones que reciben fondos federales.

Durante el 117º Congreso, la mayoría demócrata en ambas cámaras se alineó en gran medida con las políticas contra COVID-19 del presidente Joe Biden, incluidos los mandatos de vacunación.

Biden ofrece comentarios
El presidente Joe Biden pronuncia comentarios en el Portal Norte del Túnel de Baltimore y Potomac en Baltimore, el 30 de enero de 2023. (Mandel Ngan/AFP a través de Getty Images)

Los republicanos, por otro lado, han señalado el bajo riesgo que representa el virus para las personas más jóvenes y aquellas que no padecen enfermedades preexistentes. Muchos republicanos se oponen a los mandatos de vacunación por considerarlos una violación al derecho de los estadounidenses de elegir los medicamentos que se introducen en el organismo.

La presidenta de la Conferencia Republicana, Elise Stefanik (R-N.Y.), dijo que los dos proyectos de ley que se están considerando “restaurarán nuestros derechos y libertades constitucionales después de dos largos años de políticas de acaparamiento de poder por el COVID-19 de los demócratas”.

En muchos lugares, a los estadounidenses se les prohibió salir de sus hogares durante los cierres obligatorios, lo que a su vez causó importantes problemas de salud mental y socialización entre los adultos jóvenes y los niños.

“Los cierres prolongados por el COVID como los que vimos en mi estado natal de Nueva York causaron un daño irreparable al desarrollo de nuestros niños, tensión financiera en nuestras pequeñas empresas y muertes innecesarias entre nuestros adultos mayores más vulnerables”, dijo Stefanik.

Ley de Libertad para los Trabajadores de la Salud

El proyecto de ley aprobado por los republicanos, el primero de una ronda de dos votaciones previstas, pondría fin a un mandato federal de vacunación para los trabajadores sanitarios de los centros que reciben financiación federal.

El proyecto de ley fue aprobado en una votación de 227-203, en la que 7 demócratas apoyaron la medida.

Biden anunció el mandato de atención médica como parte de una declaración más amplia en la que anunciaba la obligación de vacunarse para todo el personal federal civil y militar. Muchos estadounidenses, incluidos aquellos con importantes reservas sobre la nueva vacuna, que no ha sido sometida a pruebas a largo plazo, se vieron ante la disyuntiva de vacunarse o perder su empleo.

En una entrevista con The Epoch Times, el teniente coronel Adam Conrad, quien pidió que se cambiara su nombre para protegerlo de las represalias del Departamento de Defensa, describió los efectos de este mandato en los miembros del servicio.

“Nunca he visto la moral tan baja”, dijo.

Aunque los empleados federales fueron los más afectados por los mandatos de Biden, las instituciones privadas, hospitales y clínicas que recibían financiación federal también estaban sujetos a los mandatos. En este caso, los mandatos no procedían del presidente, sino de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS).

El mandato de los CMS, que no permite la exclusión voluntaria de las pruebas, abarca a más de 17 millones de trabajadores de la salud.

Las pautas en el sitio web de los CMS dicen: “El personal [de atención médica] debe estar completamente vacunado (con la excepción de aquellos a quienes se les han otorgado exenciones de la vacuna contra COVID-19 o para aquel personal para el que la vacunación contra COVID-19 deba retrasarse temporalmente, tal y como recomiendan los CDC)”.

En enero de 2022, la Corte Suprema se negó a anular la obligación de vacunarse impuesta a los trabajadores sanitarios, al tiempo que aceptó anular un mandato empresarial.

Corte Suprema de EE. UU. en Washington, D.C., el 10 de marzo de 2020. (Jan Jekielek/The Epoch Times)

La Ley de Libertad para los Trabajadores de la Salud revertiría este mandato sobre los trabajadores de la salud.

“Todos estuvimos aplaudiendo, con razón, a nuestros héroes de primera línea, aplaudiendo a todos esos trabajadores de la salud que estaban atendiendo a los pacientes de COVID”, dijo Scalise sobre el proyecto de ley.

“Y luego vieron a esta administración—mientras empezaban a aplaudirlos—en última instancia, dijeron que tendrían que ser despedidos si no recibían la vacuna contra COVID”.

“Los trabajadores se vieron obligados a perder sus empleos por ese mandato de vacunación que ni siquiera estaba en la ley. Fue un fallo que salió de [el Centro de Servicios de Medicare y Medicaid]. Hagamos que esos trabajadores de la salud vuelvan a trabajar”, dijo Scalise. “Que sigan siendo los héroes que son y no intenten avergonzarlos, o acabar con sus carreras, porque no se vacunaron contra COVID”.

La Ley “la pandemia ha terminado”

Uno de los proyectos de ley, cuyo nombre procede de la declaración de Biden de que “la pandemia ha terminado”, es la H.R. 382, la Ley “la pandemia ha terminado”. La Cámara aprobó el proyecto de ley en una votación de 220 contra 210. Cuatro legisladores no votaron.

El proyecto de ley pondría fin a la emergencia de salud pública declarada por la pandemia de COVID-19.

El representante Brett Guthrie (R-Ky.) propuso poner fin a la declaración de emergencia, presionando a la administración Biden para que rescinda la medida. Esto luego de que los republicanos anunciaran su intención de considerar el proyecto de ley, Biden anunció que pondría fin a la emergencia de salud pública, pero dijo que esperaría hasta mayo para hacerlo.

En un discurso en el pleno de la Cámara en el que pedía la aprobación de su proyecto de ley, Guthrie afirmó: “El presidente Biden y yo estamos de acuerdo: la pandemia de COVID-19 ha terminado”.

“Es momento de devolver la libertad al pueblo estadounidense, para que el pueblo estadounidense—y no el Gobierno—pueda tomar las mejores decisiones para sí mismo y para sus familias”, dijo el representante Aaron Bean (R-Fla.) a favor de la legislación en un discurso en la Cámara de Representantes.

El 11 de enero, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. (HHS, por sus siglas en inglés) confirmó que volvería a prorrogar la emergencia sanitaria por otros 90 días, según una declaración emitida por el secretario del HHS, Xavier Becerra. La emergencia se ha renovado alrededor de una docena de veces desde que se implementó bajo la administración Trump a principios de 2020.

“La pandemia de COVID-19 ha terminado”, escribió Guthrie en Twitter el martes. “Hace mucho tiempo que se debió poner fin a la [emergencia de salud pública] de COVID-19 y que el presidente Biden renunciara a sus poderes de emergencia”.

El proyecto de ley, titulado “La pandemia ha terminado”, estipula que el HHS “terminará en la fecha de promulgación de esta ley.” Hace unos tres meses, Biden declaró a un reportero de “60 Minutes” que creía que “la pandemia ha terminado”, lo que provocó que los funcionarios de la Casa Blanca se apresuraran a aclarar su postura.

El representante Steve Scalise (R-La.) habla durante una audiencia del Subcomité Selecto de la Cámara sobre la crisis del Coronavirus en el edificio de oficinas Rayburn House en el Capitolio en Washington, el 19 de mayo de 2021. (Susan Walsh/Pool/AFP a través de Getty Images)

El jefe de bancada de la mayoría de la Cámara de Representantes, Steve Scalise (R-La.), pidió a Biden que acelere los plazos para poner fin a la emergencia de salud pública, señalando que la H.R. 382 entraría en vigor inmediatamente en lugar de dentro de varios meses.

“Señor presidente, sabe que es lo correcto”, dijo Scalise. “No espere hasta mayo. Abramos de nuevo nuestro país, recuperemos nuestra economía”.

Ley “Manifestarse”

Los republicanos también esperan apuntar al crecimiento de los acuerdos de trabajar desde casa para los empleados federales.

Tras el inicio de la pandemia de COVID-19, muchos organismos federales modificaron sus protocolos de trabajo para permitir a la gente trabajar desde casa. Sin embargo, a pesar de la regresión de este virus a la opinión pública, muchos de estos acuerdos siguen vigentes.

Ley “Manifestarse”, fue presentada el 11 de enero por el representante James Comer (R-Ky.) y copatrocinada por los representantes Andy Biggs (R-Ariz.), Byron Donalds (R-Fla.) y Michael Cloud ( R-Texas).

“Washington no debería ser el último lugar para ir a trabajar”, ​​dijo Scalise durante una conferencia de prensa el 31 de enero. “Debería ser el primero”.

El jefe de la bancada republicana de la Cámara de Representantes de EE. UU., Steve Scalise (R-La.), junto con la presidenta de la Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes, Elise Stefanik (R-N.Y.), habla en una conferencia de prensa luego de una reunión del caucus republicano en el Capitolio de EE. UU. en Washington, el 8 de junio de 2022. (Kevin Dietsch/Getty Images)

“Durante años, los estadounidenses han sufrido las perjudiciales políticas de teletrabajo del gobierno federal de la epoca de la pandemia para los burócratas federales. La innecesaria prórroga del teletrabajo del presidente Biden paralizó la capacidad de los departamentos y agencias para cumplir con sus responsabilidades y creó engorrosos retrasos”, dijo Comer en un comunicado de prensa sobre el proyecto de ley.

Los demócratas hacen afirmaciones controvertidas sobre las vacunas

En su respuesta a los republicanos, los demócratas hicieron afirmaciones controvertidas sobre la vacuna contra el COVID-19, incluidas afirmaciones de que es sustancialmente eficaz para retrasar o prevenir la transmisión de la enfermedad.

El representante Jim McGovern (D-Mass.) describió la vacuna como eficaz para prevenir la propagación de COVID-19 y reducir el riesgo de hospitalización o muerte. Así, los demócratas expresaron su oposición a los planes de los republicanos de anular los mandatos de vacunas y poner fin a la emergencia de salud pública.

En respuesta a varias críticas del Partido Republicano sobre la ineficacia de la vacuna, el representante Frank Pallone (D-N.J.), quien lideró el lado demócrata del debate, dijo que estas afirmaciones son “objetivamente falsas”.

Sin embargo, la eficacia de las vacunas contra el COVID-19, aunque en un principio se anunció con bombo y platillo que era de hasta el 100%, disminuye rápidamente de forma sustancial con el tiempo, según demuestran los estudios.

Desde mayo de 2021, los estudios empezaron a mostrar que la eficacia del medicamento para prevenir la transmisión del COVID-19 había descendido al 33%.

Posteriormente ese mismo año, los datos de Catar—que tiene una de las tasas de vacunación de COVID-19 más altas del mundo—mostraron que, si bien la vacuna inicialmente tenía una efectividad del 80 por ciento, seis meses después, esa efectividad se redujo a solo el 20 por ciento.

Foto de la época
Datos de Catar sobre la eficacia de la vacuna COVID-19.

Los investigadores escribieron, “la efectividad [de la vacuna] contra cualquier infección por SARS-CoV-2 fue insignificante en las primeras 2 semanas luego de la primera dosis. Aumentó al 36.8 por ciento… en la tercera semana después de la primera dosis y alcanzó su punto máximo en el 77.5 por ciento… en el primer mes después de la segunda dosis.

Sin embargo, descubrieron que “[Su eficacia] disminuyó gradualmente a partir de ese momento, acelerándose el descenso a partir del cuarto mes hasta alcanzar aproximadamente el 20 por ciento en los meses 5 a 7 después de la segunda dosis”.

¿Qué sigue?

El proyecto de ley ahora se dirigirá al Senado, donde es probable que enfrente un reto mayor que el que tuvo en la Cámara.

Es probable que los demócratas se opongan a la medida. Como todos los proyectos de ley en la cámara alta, necesitará el apoyo de al menos 60 senadores, lo que significa al menos 11 demócratas y los 49 republicanos.

Si el proyecto de ley fuera aprobado por el Congreso, es poco probable que obtenga la aprobación de la Casa Blanca.

Jack Phillips y Zachary Stieber contribuyeron a este artículo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.