Lo que tienes que saber del proyecto de salud que quiere reemplazar al Obamacare

04 de Mayo de 2017 Actualizado: 04 de Mayo de 2017

Después de meses de tensiones, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó en una votación muy reñida su propuesta de ley para reemplazar el Obamacare, el cual había sido uno de los ejes de campaña del actual presidente, Donald Trump.

Se trata del proyecto de ley para derogar y reemplazar la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (ACA), firmada en 2010 por el expresidente Barack Obama.

A diferencia de otros países, Estados Unidos no tiene un sistema público que garantice la cobertura sanitaria de todos los ciudadanos.

En este sentido, las personas de menores salarios acceden a cobertura básica llamada Medicaid, sin embargo, muchos critican lo elevado de las primas.

Según informan en la página web del nuevo proyecto, la propuesta es disminuir las primas y ampliar y mejorar las opciones de cuidado de la salud para que los estadounidenses puedan encontrar un plan que sea adecuado para ellos.

Uno de los cambios más radicales de este nuevo proyecto de ley, es que pretende reemplazar los subsidios de Obamacare con un crédito fiscal que ayude a los estadounidenses, dándole acceso a las opciones de cuidado de la salud que se adaptan a sus necesidades.

De esta forma, los anteriores créditos fiscales basados en ingresos salariales serían reemplazados por créditos que irían aumentando con la edad.

Los subsidios estatales serían reemplazados por seguros de salud voluntarios, con créditos que se beneficiarían de recortes fiscales y oscilarían entre los 2.000 dólares, para los jóvenes, y los hasta 4.000 dólares, para los adultos mayores.

¿En qué se diferencia el crédito fiscal a los subsidios de Obamacare?

Los subsidios de Obamacare se basan en los ingresos, dejando atrás a millones de estadounidenses de clase media trabajadora.

Estos subsidios sólo se aplican a los seguros dictados por Washington, lo que limita considerablemente la flexibilidad y la elección.

En cambio, la nueva legislación derogaría las subvenciones de Obamacare en el año 2020 y -en su lugar- ofrece un crédito fiscal a los estadounidenses de bajos y medianos ingresos que no reciben seguro a través de un programa de gobierno o de su trabajo.

A diferencia de los subsidios de Obamacare, estos créditos se basan en la edad y el tamaño de la familia y no en los ingresos.

Capacitar a los individuos y familias

Otra propuesta de la nueva ley es capacitar a los individuos para utilizar sus dólares de atención de la salud de la manera en la que ellos quieran y necesiten, mediante la mejora y ampliación de Cuentas de ahorro de salud (HSA).

De esta forma se puede duplicar la cantidad de dinero y se los capacita también sobre cómo les conviene utilizarlo.

Miedos

Respecto al miedo de los estadounidenses en perder su cobertura de salud, el nuevo proyecto les inspira tranquilidad en este sentido, ya que aseguran una transición estable hacia un sistema que les permita a los pacientes más opciones y costos más bajos.

Durante la transición, los estadounidenses siguen teniendo acceso a sus opciones de atención médica existentes.

TE RECOMENDAMOS