Rescatan a yegua de carreras de USD 300.000 abandonada en un establo, ¡mira su transformación!

Por Louise Bevan
22 de Septiembre de 2021
Actualizado: 22 de Septiembre de 2021

Una yegua de carreras de pura sangre valorada en más de 300,000 dólares estuvo a punto de tener un final trágico tras ser abandonada en un establo para que muriera. Sin embargo, una organización benéfica la encontró y la rescató y logró sobrevivir, a pesar del mal estado en que se encontraba.

Hoy en día, War Celeste, de 9 años, se encuentra al cuidado de unos criadores y vive como se merece.

La yegua War Celeste, criada en Estados Unidos en 2012 por la asociación Swettenham, fue subastada a China Horse Club por 240.000 libras (aprox. 328,000 dólares) por la asociación Watership Down, perteneciente al compositor Andrew Lloyd Webber.

(Cortesía de My Lovely Horse Rescue)

Con un impresionante linaje —su madre, Dawn Chorus, apareada con el ex caballo de carreras War Front, uno de los sementales más costosos del mundo—, Celeste fue enviada a Irlanda para un entrenamiento. Pero cuando no empezó a correr a los 3 años, la vendieron a Bowman Bloodstock por solo 15,000 euros (aprox. 17,500 dólares) para su cría.

Su caída de la élite fue “rápida y desgarradora”, dijo Dorothy Collin, de la organización irlandesa My Lovely Horse Rescue (MLHR), en declaraciones a The Epoch Times.

“Encontramos a Celeste en una fría mañana de invierno en febrero de 2018, muriendo lentamente de hambre con otros 10 hermosos purasangres en un granero en el condado de Cork”, dijo Collin. “El individuo que la poseía en el momento del descubrimiento en el granero huyó desde entonces del país y se lo sigue buscando por abusos contra el bienestar animal”.

(Cortesía de My Lovely Horse Rescue)

La organización benéfica fue alertada sobre la existencia de 11 caballos y varios gatos y perros en “condiciones deplorables”, y acudió al lugar a investigar, en colaboración con el Departamento de Agricultura y la perrera. “Los que estábamos allí ese día nunca olvidaremos lo que vimos”, dijo Collin.

Algunos caballos tenían acceso a un pequeño prado embarrado, pero cuatro estaban atrapados dentro de establos individuales, de pie sobre montones de estiércol tan altos que los operarios tuvieron que excavar una vía de escape. “Salieron resbalando, cayendo, aterrorizados”, dijo Collin.

La yegua Celeste era uno de los cinco caballos que estaban en peligro de ser sacrificados. Pero tuvo una segunda oportunidad, ya que el MLHR se hizo cargo de las cinco “criaturas maltrechas” y terminó salvando a tres y devolviéndoles la salud.

(Cortesía de My Lovely Horse Rescue)

De camino a su centro de rescate en Kildare, Irlanda, los rescatistas no sabían que tenían a una realeza equina entre ellos.

“Al igual que los demás, [Celeste] estaba demacrada, con las patas demasiado grandes y la epidermis en pésimas condiciones”, recuerda Collin. “Había estado encerrada en un establo y no había visto la luz del día en mucho tiempo. Estaba cubierta de piojos y tan enferma que se debió retrasar cualquier tratamiento contra los piojos o los gusanos hasta que estuviera lo suficientemente fuerte o podrían haberla matado”.

Así comenzó el lento y paciente proceso de rehabilitación, un programa de realimentación y cuidados vitales. Los rescatistas identificaron el trauma de Celeste y se asombraron de su espíritu inquebrantable.

“Odiaba [los espacios abiertos] y entraba en pánico, literalmente lloraba para que la dejaran volver a entrar, y solo se calmaba cuando estaba ‘a salvo’ una vez más entre las paredes del establo”, explicó Collin. Sin embargo, “como una prisionera que sale de la oscuridad”, Celeste aprendió poco a poco a disfrutar de su libertad.

Collin recuerda que Celeste trabajó con sus cuidadores como si estuvieran juntos en esto desde el principio.

(Cortesía de My Lovely Horse Rescue)

La “maravillosa yegua” conservó su carácter tranquilo y es “muy femenina en sus movimientos”, dijo Collin. Prefiere a las mujeres y no le gusta mucho la comida, incluso después de su terrible experiencia.

Mientras Celeste se recuperaba, MLHR recibió muestras de interés por parte de los criadores y envió a la yegua a Martin Laffan y a su nieta, Abi Plunkett, que la ayudaron a convertirse en una competidora. Celeste, que tiene un salto espectacular, ganó un campeonato en la categoría de caballos sin raza, y sus cuidadores esperaban poder exhibirla en el Royal Dublin Horse Show, que no se realizó este año.

“La gente siempre está muy emocionada cuando ella compite”, dice Collin. “Su historia se está haciendo muy conocida y todo el mundo se asombra de que haya sobrevivido y de su éxito actual”.

(Cortesía de My Lovely Horse Rescue)

El mensaje de la organización benéfica a los demás es un llamado a reconsiderar nuestro uso colectivo de los caballos. Necesitamos un “plan de vida” para todos y cada uno de los caballos, dice, para garantizar que siempre sepamos que están felices, sanos y cuidados.

La misión de MLHR es ayudar a la sociedad a alcanzar una tolerancia cero con el abandono y el maltrato de los animales a través de sus esfuerzos de rescate y rehabilitación, y mediante la educación de las personas en el cuidado de los animales.

“Hemos visto llegar a nuestro cuidado a cientos de caballos que proceden de circunstancias horribles y se encuentran en condiciones terribles”, dijo Collin. “Para nosotros, no importa de dónde vienen, sino quiénes son ellos mismos, y los amamos por su fuerza y su valor”.

“Ver ahora a nuestra hermosa Celeste, sana, feliz, animada y vibrante, nos llena de una alegría inconmensurable”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS