Rescatan viejo caballo a punto de venderse a carniceros en México y con cariñosos cuidados se recupera

Por E. S. ARMSTRONG
01 de Agosto de 2022 4:47 PM Actualizado: 01 de Agosto de 2022 4:47 PM

Nada cura tanto como el amor.

Bud, un caballo deteriorado y envejecido de un rancho de indios del oeste de Texas, estaba a punto de ser vendido a los carniceros de México por su peso en carne de caballo. Bud, uno de los más de cincuenta caballos de trabajo que se mantenían en el rancho de Texas para los paseos y los campamentos de verano, había sufrido durante años hambre, infestación de parásitos y un mal cuidado dental, todo lo cual le provocó daños gastrointestinales. Al igual que muchos caballos viejos que se vendían en la misma subasta, estaba demacrado, cojeaba crónicamente y no había recibido una atención veterinaria adecuada en años.

En el momento de la subasta, el estado de la puntuación corporal de Bud era un “1” (generalmente, la escala va de un “1” para la demacración a un “9” para la obesidad). Su esqueleto era visible, y prácticamente no tenía grasa en su cuerpo. Su espalda estaba gravemente deformada y sus patas delanteras eran casi inservibles.

Fue entonces cuando lo salvó Christina Hays, propietaria de 27 años y fundadora de Forever Freedom Reins Equine Rescue Corp., una organización sin ánimo de lucro con sede en Spring, Texas.

(Cortesía de Christina Hays)

“Conocí a Bud a través de una amiga cercana que había sido contratada recientemente en este rancho. Estaba impactada por las condiciones en las que se encontraban muchos de los caballos”, dijo Hays a The Epoch Times.

En 2019, Hays compró a Bud junto con otros siete caballos que se vendían ese día. Todos ellos estaban siendo descargados por el hombre del rancho debido a su deterioro e incapacidad para trabajar.

En su lugar, encontraron un hogar en Forever Freedom Reins.

Dos de los ocho caballos rescatados no sobrevivieron. Uno de ellos estaba tan sobrecargado de trabajo y hambriento que sufrió un fallo orgánico. El otro tenía un colapso articular avanzado en ambas patas delanteras. Los seis restantes, sin embargo, incluido Bud, se recuperaron estupendamente después de recibir grandes dosis de amor y amplios cuidados médicos.


(Cortesía de Christina Hays)

La recuperación de Bud requirió paciencia. Tardó un año entero en conseguir su recuperación médica. Tras los trabajos dentales posteriores al rescate, los análisis de sangre para evaluar su estado de salud general y las radiografías para evaluar su cojera, sufrió graves episodios de síndrome de intestino irritable durante aproximadamente un año y fue hospitalizado y sometido a fluidos intravenosos en múltiples ocasiones por impactaciones y diarrea.

En la actualidad, Bud recibe inyecciones rutinarias en la espalda y en el menudillo, así como medicación diaria para reducir la inflamación y el dolor. Como Bud había perdido todos los dientes tras un cuidado dental inadecuado, no puede masticar heno ni pienso duro, por lo que se le alimenta con una papilla empapada dos veces al día.

Los cariñosos cuidados han devuelto a este viejo caballo de batalla.

Hays afirma que Bud ha ganado más de 90 kilos desde su rescate y que ahora apenas sufre cojera, lo que le permite galopar sin dolor en los prados. Aunque Bud probablemente tenga sobrepeso, Hays cree que el viejo caballo se lo merece, dado el pasado del que procede. Ahora, está recuperando el tiempo perdido.

“A día de hoy, relincha y relincha a la hora de comer. Siempre está tan excitado”. dijo Hays.

(Cortesía de Christina Hays)

Con casi 30 años de edad y en pleno desarrollo, el carácter de Bud se muestra claramente. Hays lo describe como un caballo seguro de sí mismo, independiente y fácil de llevar, capaz de vagar solo o con otros caballos. La mayor parte de su atención se centra en la comida, y pasa gran parte de su tiempo solo pastando.

“Es un caballo en el que se puede confiar para cuidar a cualquier jinete, por pequeño o inexperto que sea”, dice Hays. Y luego, riendo, añadió: “A veces, ignorará suavemente a un niño que lo dirija a su espalda y lo acompañará de vuelta al establo si cree que es la hora de la cena”.

Hays no tiene planes de dejar marchar a Bud. Piensa sacarlo adelante, cuidando de él el resto de su vida. Bud ha encontrado su “hogar para siempre”, y Hays ha encontrado su “caballo para siempre”.

“Debido a su edad y a sus problemas gastrointestinales, pensamos que lo mejor era que viviera sus últimos días con nosotros”, dijo.

Bud pasa ahora sus brillantes días vagando por 15 acres de exuberante hierba verde con otros 10 caballos rescatados, y sus noches las pasa en un gran establo acolchado. “Le encanta su establo, y si se le deja fuera al anochecer, se queda en la puerta del establo empujando para entrar”, dijo Hays.

(Cortesía de Christina Hays)

La historia de Bud es un ejemplo de lo que Hays ha querido hacer con su organización sin ánimo de lucro. Fundó Freedom Forever Reins cuando era estudiante de la Universidad A&M de Texas, tras tropezar con dos caballos que necesitaban ser rescatados: Mystery, una yegua abandonada y atada a un árbol en Houston, y Boomer, un caballo de rancho cojo que estaba siendo enviado al matadero.

“Ambos caballos me abrieron los ojos a la crueldad, el abandono y la brutalidad del sacrificio de caballos que se produce cada día y que está tan oculto al público y al mundo ecuestre”, afirma.

“Desde entonces, mi misión ha sido educar y concienciar sobre los problemas del sacrificio y la crueldad de los caballos, las responsabilidades y el compromiso de ser propietario de un caballo, la superpoblación y la cría excesiva de caballos, y cómo esto contribuye al sacrificio de caballos. Todo ello mientras salvamos todos los caballos que podemos en el camino”.

Con las donaciones, Forever Freedom Reins salva, rehabilita y adopta caballos que no habrían tenido una oportunidad de otra manera. Se especializan en casos médicos y de hospicio importantes que, de otro modo, serían sacrificados o enviados al matadero. “Nos esforzamos por dar a estos animales los mejores cuidados disponibles y hemos salvado a más de 60 caballos, y seguimos contando”, afirma.

Caballos como Bud.

Estas almas equinas son las destinatarias de la misión de Hays y de su decisión de amar, amar y seguir amando—un amor que devuelve la vida a los casi muertos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.