Rescatista duerme toda la noche con un perro moribundo para que no esté solo: “Su vida importa”

Por Louise Bevan - La Gran Época
22 de Mayo de 2019 Actualizado: 22 de Mayo de 2019

Cuando Janine Guido, la gran fundadora de Speranza Animal Rescue en Mechanicsburg, Pennsylvania, conoció a un perro llamado Watson, todo lo que ella necesitaba saber sobre él estaba escrito en su cara.

Watson fue recogido en una clínica veterinaria de emergencia después de que un estudiante universitario lo encontrara deambulando por un parque local. El veterinario estimó que Watson tenía entre 7 y 8 años. “Parecía exhausto”, dijo Janine a The Dodo, “como si estuviera listo para abandonar la lucha”.

Por una buena razón. El cuerpo de Watson estaba cubierto de heridas abiertas, estaba visiblemente hambriento, y un alarmante tumor sobresalía de una de sus patas traseras. Estaba claro que este perro había estado sufriendo, y que se le había dejado sin cuidado, durante mucho tiempo.

Lamentablemente, resultó que el tumor era canceroso. Janine lo sabía incluso antes que se confirmara el pronóstico de Watson: “Sus ojos parecen cansados”, publicó en Facebook. “Mi instinto me dice que el cáncer se ha extendido por todo su cuerpo”.

Janine trasladó al agotado cachorro al refugio, pero para cuando se instalaron, era obvio que Watson no sería un residente de largo plazo. Se lo insinuó bien a Janine, pero la mirada derrotada en su cara se mantuvo firme; todo lo que quería era su compañía.

Janine respondió con la mejor medicina para una situación desesperada. Ella le dio a Watson el consuelo que necesitaba.

“Tenía el presentimiento que las cosas no iban a ir bien al día siguiente”, recordó Janine. “No quería dejarlo solo. No cuando más me necesitaba”.

La consciente fundadora del refugio hizo un espacio confortable en la lavandería del centro de rescate. “No me atreví a dejar al dulce Watson esta noche”, dijo Janine en Facebook. “Así que hice una cama llena de edredones y almohadas. Me quedaré con este chico toda la noche”.

Era tan buena como su promesa.

Acostada y abrazando al exhausto perro, Janine susurró mensajes de consuelo y tranquilidad al animal mientras descansaba. Se quedó con él toda la noche.

“Dormía como una roca”, recordó Janine, explicando cómo dormía el perro en sus brazos, acurrucado y valorando el gran consuelo de su compañía. “Lloré hasta quedarme dormida, y también me desperté llorando”, dijo.

La mañana siguiente trajo consigo una esperanza cada vez menor, ya que Watson no mostró ningún interés por la comida o el agua. Ya temiendo que el perro tuviera problemas neurológicos debido a la negligencia, Janine observó cómo Watson caminaba en círculos alrededor de la habitación.

Poco después, falleció suavemente.

Un encuentro casual y un espectacular acto de amabilidad cambiaron completamente la vida de Janine y Watson. A Janine le conmovió la difícil situación del gentil perro y su entrega a su consuelo en sus últimas horas. Watson, a su vez, pudo pasar su último día caliente y seco, y en los brazos de una persona que valora la vida.

“Le decía cuánto lo amaban”, dijo Janine, “y que su vida importaba”.

Las donaciones a la increíble labor de Speranza Animal Rescue son siempre bienvenidas. Y las últimas palabras de Janine al al convaleciente perro, son testimonio del espíritu del refugio. Amor y cuidado, para todos los animales, siempre.

“Estoy tan contenta de haber podido abrazarte y tenerte en mis brazos anoche”, compartió Janine en un conmovedor tributo a Watson, un perro que nunca olvidará. “Espero que puedas sentir cuánto te amé. Aunque solo te conocí por un corto tiempo”.

“Que Dios bendiga al dulce Watson”, dijo Janine. “No es un adiós, nos vemos luego”.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS