Residentes de Shanghái luchan por obtener alimentos y medicinas durante el cierre de la ciudad

Por Frank Fang
30 de Marzo de 2022 2:48 PM Actualizado: 30 de Marzo de 2022 2:48 PM

Para muchos de los que viven en Shanghái las duras medidas de cuarentena están resultando insoportables. Los habitantes de la ciudad china están luchando por hacer frente a la vida sin suficientes recursos básicos, como alimentos y medicamentos.

Wan Wenying, de 56 años, residente del distrito Baoshan de Shanghái, le dijo a The Epoch Times el 29 de marzo que le faltaba comida y que los funcionarios locales se negaron a ayudarla.

“Nuestro edificio fue cerrado ayer, pero nuestro complejo residencial ha estado cerrado durante cuatro días”, dijo Wan, y agregó que a los residentes de su edificio se les había pedido que se hicieran pruebas de ácido nucleico para ver si estaban infectados con COVID-19.

Dijo que buscó a los funcionarios de la comunidad local para que la ayudaran a conseguir algo de comida, pero le dijeron que tenía que resolver el problema por su cuenta.

Un funcionario le dijo a Wan que le enviaría comida cocinada a su casa, pero ella dijo que no podía pagar el costo ya que no tiene ningún ingreso y no tiene derecho a beneficios sociales.

“Al gobierno no le importa si su gente está viva o muerta. No tengo dinero y estoy atrapada en casa”, dijo Wan.

Según los medios de comunicación estatales de China, las autoridades chinas colocaron a Baoshan bajo “gestión de cierre” del 26 al 28 de marzo.

Oficiales de tránsito, con equipo de protección, controlan el acceso a un puente en dirección al distrito de Pudong, que fue confinado a causa de un brote de COVID-19, en Shanghái, el 29 de marzo de 2022. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

Brote

Baoshan es una de las muchas áreas de Shanghái severamente afectadas por la propagación de la variante ómicron del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus. Shanghai tiene una población de alrededor de 26 millones de personas.

Shanghái reportó 4477 nuevos casos de infectados el 28 de marzo, antes de reportar 5982 nuevos casos al día siguiente. Sin embargo, el número real de casos de infectados en la ciudad podría ser mucho mayor, teniendo en cuenta que los expertos han afirmado que el número real de muertes por COVID-19 en China debería ser superior a las cifras oficiales.

La escalada del brote de ómicron llevó al gobierno municipal de Shanghái a anunciar un confinamiento en dos etapas el 27 de marzo. Según la medida, la ciudad se divide en dos mitades, una al este del río Huangpu de la ciudad y la otra al oeste, para que los trabajadores sanitarios realicen pruebas masivas a los residentes locales.

A quienes vivan al este del río, en áreas que incluyen los distritos de Punan y Pudong, se les impedirá salir de sus hogares del 28 de marzo al 1 de abril. A los residentes del área de Puxi, ubicada al oeste del río, se les prohibirá salir entre el 1 y el 5 abril. Baoshan se encuentra al norte de Puxi.

El régimen chino está implementando una política de “cero COVID”, utilizando pruebas masivas para detectar cada caso de virus, independientemente de los costos económicos o psicológicos que se infligen en los ciudadanos.

El miércoles, las autoridades de Shanghái dijeron que habían realizado 9.1 millones de pruebas de ácido nucleico desde que comenzó el cierre el 28 de marzo.

Sin embargo, las autoridades de Shanghái comenzaron a imponer medidas estrictas a los residentes que viven al oeste del río el 30 de marzo, antes de la fecha de inicio programada para el 1 de abril.

Por ejemplo, algunos residentes recibieron un aviso de sus comités de vivienda el martes. El aviso decía que se les impediría salir de sus complejos durante los próximos siete días.

“Reanudaremos la vida normal pronto, pero en el próximo período de tiempo les pedimos a todos que se adhieran estrictamente a las medidas de control de la pandemia, no se reúnan y reduzcan los movimientos”, según un aviso del comité de vivienda visto por Reuters.

El brote obligó al fabricante de automóviles estadounidense Tesla, al proveedor de automóviles irlandés Aptiv y al fabricante alemán de componentes de automóviles Thyssenkrupp a cerrar sus plantas en Shanghái. El gigante japonés de la ropa Uniqlo también ha cerrado muchas de sus tiendas en la ciudad.

Los compradores hurgan en los estantes vacíos de un supermercado antes del confinamiento de Shanghái, el 29 de marzo de 2022. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

Residentes

Algunos residentes de Shanghái luchan por recibir atención médica adecuada tras el brote en su ciudad.

Lin Mei (seudónimo), un residente local que vive en el distrito de Pudong, en Shanghái, le dijo a The Epoch Times el 28 de marzo que el cierre fue una sorpresa y dijo que las autoridades de la ciudad deberían haberles advertido con anticipación para que pudieran abastecerse.

Lin, que tiene casi 60 años, dijo que las autoridades locales deben ser consideradas con las personas mayores como ella, ya que muchas de ellas necesitan atención médica continua. En cuanto a ella, dijo que ha estado sufriendo de dolor por cálculos renales durante más de 10 años.

“La semana pasada, mi enfermedad de cálculos renales apareció de nuevo. Quería ir a ver a urólogos en los principales hospitales, pero sus servicios fueron suspendidos”, dijo. “Fui a una pequeña clínica, pero los medicamentos recetados por el médico no eran lo suficientemente potentes para calmar mi dolor”.

“Así que el dolor persistió y terminé teniendo fiebre”, dijo Lin, antes de agregar que todo lo que podía hacer ahora era beber mucha agua ya que no podía salir.

Yang Lei, quien también pidió usar un seudónimo, le dijo a The Epoch Times el 28 de marzo que los precios locales de los alimentos aumentaron drásticamente. Yang vive en Jing’an, un distrito ubicado al oeste del río Huangpu.

Ella dijo que aún podía salir, pero algunos de sus vecinos no podían. Explicó que se cerraron dos edificios en su vecindario después de que un residente de cada edificio dio positivo por COVID-19.

Algunos alimentos, como los huevos, la carne y las verduras, se han vuelto caros en sus mercados locales, dijo Yang, mientras que otros, como los fideos instantáneos, estaban agotados.

Yang dijo que los brotes en China no serían tan graves si los funcionarios chinos se preocuparan más por la gente.

“El principio rector [del régimen] chino no se trata de garantizar el sustento de las personas en absoluto”, dijo. “Con la excusa de servirle a la gente, en realidad actúan por dinero”.

Zhao Fenghua y Hong Ningcai contribuyeron a este artículo.

Con información de Reuters


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.