Resistencia inspirada en lo divino: ‘La tentación de San Antonio’

Llegar al interior: lo que el arte tradicional ofrece al corazón
Por ERIC BESS
27 de Febrero de 2021
Actualizado: 27 de Febrero de 2021

Muchos de nosotros llegamos a un punto en nuestras vidas en el que luchamos por convertirnos de forma moral en la persona que sabemos que podemos ser. Tenemos la intención de mejorar nuestro carácter moral, pero nos vemos bombardeados por la más pesada de las cargas cada vez que lo intentamos.

Muchos de nosotros, incapaces de soportar el sufrimiento de esta lucha, nos conformamos o nos rendimos. Nos decimos a nosotros mismos que somos lo que somos, y relajamos nuestros esfuerzos por ser lo mejor de nosotros mismos. Sin embargo, algunos de nosotros, como San Antonio, soportamos la carga y nos transformamos en una mejor versión de nosotros mismos.

San Antonio

San Antonio es considerado el padre del monacato cristiano organizado. A la edad de 20 años, Antonio se dedicó a una vida ascética de aislamiento en las montañas. Durante su estancia allí, fue atormentado repetidamente por visiones y criaturas seductoras y diabólicas.

A veces, infundiendo miedo, los demonios se presentaban como bestias salvajes con la esperanza de que Antonio abandonara su práctica ascética y su amor a Dios. Es posible que se viera tentado a tomar el camino más fácil. Otras veces, los demonios simplemente lo golpeaban hasta la muerte.

Pero los tormentos de Antonio no siempre eran tan agresivos. A veces, el Diablo se le aparecía como una hermosa mujer para tentar la lujuria. Otras veces, conjuraba las riquezas para tentar la codicia de Antonio.

En una ocasión, el torturado Antonio permaneció sin miedo y firme mientras los demonios atacaban su morada. En el extremo de su sufrimiento, vio abrirse el cielo y un rayo de luz borró a los demonios.

Antonio se enfrentó con éxito a estas tentaciones y las superó mediante la oración y penitencia constantes. Más tarde abandonaría su soledad para enseñar su camino de pureza espiritual y de liberación de las tentaciones.

El retablo de Isenheim y la tentación de San Antonio

El Retablo de Isenheim fue creado por Niclaus de Haguenau y Mathias Grünewald entre 1512 y 1516 —más o menos al mismo tiempo que Rafael pintaba en el Vaticano— para la orden antoniana en el monasterio de Isenheim. Niclaus de Haguenau realizó la parte esculpida y Grünewald pintó los paneles.

El retablo de Isenheim se encontraba en el hospital del monasterio, donde los monjes de la orden antoniana ayudaban a las víctimas del fuego de San Antonio, una enfermedad común en la Edad Media y causada por el hongo cornezuelo de la harina de centeno contaminada. Las imágenes de San Antonio servían de inspiración a los que sufrían en el hospital.

Dos paneles pintados del registro más interno del retablo ilustran partes de la vida de San Antonio. Veremos el panel de la derecha, “La tentación de San Antonio”, que representa los tormentos de Antonio.

La escena que Grünewald interpretó en su pintura es una escena descrita en la “Vita B. Antonii”, que es la biografía de San Antonio. La escena narra el asalto de los demonios a Antonio, la resistencia de este y su comunicación con lo divino.

Georg Scheja, en su libro “El retablo de Isenheim”, nos transmite esta escena de la biografía de Antonio:

“El ataque terrorista contra Antonio tuvo lugar al principio de su trayectoria en el desierto. Fue entonces cuando “el Maestro” se apartó para observar cómo se comportaba su santo y a partir de entonces le dotó de nuevas fuerzas”.

“Todo el lugar estaba plagado de apariciones de todo tipo de bestias salvajes que le presionaban con fuerza. Él, sin embargo, “aunque sintiendo un dolor cada vez más espantoso en todo su cuerpo, no obstante, permaneció allí sin miedo y todavía vigilante en espíritu”. En ese momento funesto, vio de repente que el cielo se abría y que un rayo de luz descendía, lo que hizo que los demonios se desvanecieran (…)”.

Cristo le dice entonces a Antonio:

“‘Antonio, estuve aquí, pero esperé mi momento y observé tu lucha. Como te mantuviste firme y no cediste, te haré ayudante en todo momento, y será tu nombre el que se celebre en todos los lugares”.

“En ese momento, Antonio se levantó y ‘tanto se le dieron nuevas fuerzas y se sintió con más poder que el que tenía antes'”.

“La tentación de San Antonio”, alrededor de 1515, por Mathias Grünewald. Óleo sobre tabla, 104,3 pulgadas por 55,5 pulgadas. Museo Unterlinden. (Dominio público)

La tentación de San Antonio

En el cuadro de Grünewald, un Antonio tranquilo se encuentra en el suelo en la parte inferior de la composición. Lleva un manto azul sobre una camisa roja, y su pelo y barba blancos revelan su edad.

Híbridos demonios fantásticos se enfrentan a Antonio por todos lados. Frente a él, a la derecha de la composición, un demonio con cabeza de pájaro le ataca con un palo. Detrás de este, un demonio naranja también levanta un palo para atacar a Antonio.

Detrás de él, a la izquierda de la composición, un demonio con cara de dragón y cuernos le tira de la capa mientras que otro, que está parcialmente oculto, le tira del pelo.

En la parte inferior de la composición, dos demonios parecen estar sentados sin hacer nada. El monstruo con forma de armadillo da la espalda a Antonio, mientras que, en la esquina inferior izquierda de la composición, el de aspecto humano tiene un comportamiento enfermizo y sufre de forúnculos en el cuerpo. Está de cara a Antonio, pero su cabeza mira hacia el cielo.

En un detalle de la pintura, un monstruo parecido a un armadillo se aleja de Antonio mientras un demonio parecido a un humano se enfrenta a él, pero mira hacia el cielo. “La tentación de San Antonio”, de Mathias Grünewald. (Dominio público)

Sin embargo, la mirada nos lleva hacia la parte superior de la composición. A medida que subimos, vemos demonios en el fondo que observan el tormento de Antonio. Algunos están luchando contra algo en la distancia a la derecha. A la izquierda está la cabaña de Antonio, que los demonios han destruido.

En el cielo, podemos ver figuras oscuras luchando contra las claras. Y en la parte superior izquierda de la composición, los cielos se abren y revelan al Divino que ha venido a ayudar a Antonio.

En el cielo, podemos ver figuras oscuras luchando contra las claras, y los cielos están abiertos para revelar al Divino que ha venido a ayudar a Antonio, en un detalle de “La tentación de San Antonio”, de Mathias Grünewald. (Dominio público)

Superar el mal sin miedo

Antonio tiene un objetivo, y es acercarse a Dios y al amor de Dios. Los demonios también tienen un plan: hacer que Antonio desista de su empeño. Estos demonios están condenados a fracasar porque Antonio no soporta sus tormentos solo.

Pero Antonio debe demostrar primero su determinación. Debe demostrar que es digno a los ojos de la divinidad antes de que se le conceda la ayuda divina. Esto requiere que Antonio se siente y aguante con calma. A pesar de que Antonio es atacado por una serie de demonios desde todos los lados, Grünewald lo representa en un estado de calma, sin expresión de dolor o preocupación.

A menudo, muchos de los que creemos en lo divino pedimos que se nos alivie de los problemas sin vivir realmente nuestra vida de acuerdo con los requisitos morales de lo divino. Algunos llegan a pedir a la divinidad que nos bendiga con regalos mundanos, como si estuviéramos en condiciones de dar órdenes al cielo.

Pero ejemplos como el de San Antonio nos recuerdan que existe un requisito moral para la intervención divina. ¿Debemos superar primero nuestras tentaciones y demostrar que somos dignos antes de que los cielos se abran y ayuden a nuestro mundo?

¿Necesitamos primero volvernos hacia adentro para enfrentarnos a la oscuridad que acecha a nuestros espíritus antes de que el cielo brille con su luz y destruya esa oscuridad? ¿Cuánto estamos dispuestos a soportar para cultivar realmente el amor a lo divino y la intrepidez ante el mal?

Las artes tradicionales contienen a menudo representaciones y símbolos espirituales cuyo significado puede perderse para nuestras mentes modernas. En nuestra serie “Llegar al interior: lo que el arte tradicional ofrece al corazón”, interpretamos las artes visuales de manera que puedan ser moralmente reveladoras para nosotros hoy. No pretendemos dar respuestas absolutas a preguntas con las que han luchado generaciones, pero esperamos que nuestras preguntas inspiren un viaje de reflexión para convertirnos en seres humanos más auténticos, compasivos y valientes.

Eric Bess es un artista representativo en activo y es candidato a doctor en el Instituto de Estudios de Doctorado en Artes Visuales (IDSVA).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS