Echan a una mujer embarazada de un restaurante por la ropa que usaba, esto dijeron las redes sociales

Por Louise Bevan
12 de Agosto de 2019 Actualizado: 16 de Agosto de 2019

La futura mamá Charisa Raylee Gobin se llevó una sorpresa inesperada en una noche familiar con su mamá y su hermana. De camino a un restaurante del estado de Washington, una camarera se negó a servirle. La madre embarazada luego publicó la razón en línea, y todos en Internet se volvieron locos.

Charisa le dijo a KIRO-TV que fue a Buzz Inn Steakhouse en Marysville, Washington, para cenar. Charisa, de 35 años, embarazada de gemelos y a solo seis semanas del parto, esperaba con impaciencia una comida relajante con su madre y su hermana. No sabía que su elección de vestuario ese día iba a cambiar todo.

Charisa vestía una blusa negra con la palabra “bicho raro” y una larga falda blanca. Llevaba su barriga descubierta y con orgullo. Pero la cómoda y confiada mamá apenas había entrado en el restaurante cuando ya era atacada por el personal de servicio.

Una camarera detuvo a Charisa y le explicó que había violado la política de “sin zapatos, sin camisa, sin servicio” del restaurante. “La camarera/barman nos detuvo y dijo: ‘Lo siento, no puedes estar aquí con esa camisa'”, explicó más tarde una indignada Charisa. “Dije: ‘¿Me estás hablando en serio?’ Y ella dijo: ‘Sí, no puedes estar aquí'”, continuó.

Charisa concluyó que fue rechazada “solo porque mi vientre era más grande y sobresalía”. Si no hubiera estado embarazada, especuló, su elección de ropa no habría sido un problema.

La madre furiosa no se quedó a escuchar una explicación del restaurante. “No había manera de que me quedara allí”, dijo ella.

Después de su sorprendente rechazo en el restaurante, Charisa y su familia comieron en otro lugar. Pero armada de indignación, publicó una selfie desde el estacionamiento con un relato de su terrible experiencia.

“Me acaban de negar el servicio en Buzz Inn de la avenida State en Marysville por mi vestuario”, escribió, en un artículo de Facebook citado por NTD que ya no está disponible. “Estoy violando el código de salud”, agregó.

(Google Maps)

Cientos de personas saltaron en defensa de Charisa. Los comentarios llegaron, avergonzando al restaurante y a su personal por su actitud cerrada hacia la elección de vestuario de la mujer embarazada. Charisa se sintió reconfortada por el apoyo. “Todo el mundo está de acuerdo”, dijo ella; “No estaba fuera de los límites o fuera de lugar de ninguna manera”.

Una persona comentó incluso que la temperatura había alcanzado los 30°C en Marysville ese día. “¿Saben lo caliente que hace afuera y lo embarazada que estás?”, escribieron según el Daily Mail.

Imagen ilustrativa. (SeventyFour/Shutterstock)

Buzz Inn Steakhouse, que rápidamente se enteró de la avalancha de desaprobación en línea, publicó una disculpa pública en Facebook. “Nos disculpamos sinceramente por el malentendido”, escribieron. “El servidor en cuestión ha estado con nuestra compañía y es un gran empleado por casi 20 años, y estaba tratando de usar su mejor juicio”, agregaron.

“De ninguna manera [ella] estaba tratando de ser humillante con el cliente”, finalizaron.

Imagen ilustrativa. (HAKINMHAN/Shutterstock)

Charisa admitió que se había sentido avergonzada. “Llevaba puesta una camisa”, dijo ella. “Tenía mangas. Ni siquiera se me veía el escote”. Charisa y su familia, aturdidos pero ya hambrientos, cruzaron la ciudad para comer.

La mamá embarazada y su orgullosamente exhibida barriga no tuvieron ningún problema para que la sirvieran en el siguiente restaurante.

Cuando este militar estaba en una misión su esposa se enteró que estaba embarazada…

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS