Restaurante invita a 16.000 personas sin hogar por año a disfrutar gratis de su mejor comida

Por La Gran Época
12 de Abril de 2019 Actualizado: 12 de Abril de 2019

La historia del empresario Kazi Mannan, nacido en Pakistán, que tenía menos de 5 dólares en el bolsillo cuando llegó a Estados Unidos hace 23 años, es una historia inspiradora. Lo que es aún más notable es la política que puso en marcha para cada persona hambrienta que entra en su restaurante Sakina Halal Grill en Washington, D.C.

Kazi se asegura de que quien necesite una comida gratis pueda disfrutar de una buena porción de auténtica comida india paquistaní de forma gratuita, “sin hacer preguntas”.

“Si no puedes permitirte una comida, entra y come gratis. Disfruta del mismo ambiente que todos los que pagan disfrutan”, dijo a ABC 7.

De hecho, cada año, Kazi alimenta a unas 16.000 personas necesitadas, ya sean pobres, sin hogar o hambrientos.

(Cortesía: Sakina’s Halal Grill)

Hablando con VOA, Marchellor Lesueur, un hombre sin hogar que frecuenta el restaurante, comentó: “Creo que es un santo. Es un hombre maravilloso”.

“Mi estómago estaba gruñendo, yo estaba buscando una bendición, entonces él apareció, me dio una tarjeta y me invitó a almorzar en un restaurante. Estaba tan emocionado y feliz que no podía esperar a llegar aquí y desde entonces vengo”, recuerda Marchellor.

El concepto es simple: “Te amaremos y te respetaremos de la misma manera que respetamos a un huésped que paga. Te trataremos como si fueras de la familia”, agregó.

Algunas personas sin hogar incluso entran al restaurante para una comida gratis dos veces al día.

“La gente tiene miedo de que muchas personas sin hogar tengan problemas mentales, problemas de salud, estén sucias, no higienizadas y si las dejas entrar arruinarán tu negocio”, aseguró Kazi.

“Les digo que miren mi vida y miren mi restaurante: ¿esto te parece sucio? agregó, aludiendo a su restaurante de alta categoría que está situado a solo unas pocas cuadras de la Casa Blanca y que tiene una decoración que incluye el papel tapiz que se importó de Pakistán.

(Cortesía: Sakina’s Halal Grill)

Él y su personal ya tienen en mente las demandas de muchos clientes habituales. “Tenemos tantos que son como un invitado habitual. Los conocemos y sabemos lo que quieren comer. Algunos tienen problemas dentales, así que les damos pollo deshuesado, tiernos”, señaló Kazi.

Su generosa política está en concordancia con las enseñanzas de su madre.

“Mi madre me enseñó a ser generoso y a dar mi tiempo”, le contestó a Eater. “Estoy tratando de enseñarle eso a mi familia también”.

Su madre, Sakina, a pesar de ser pobre siempre enviaba a sus hijos a entregar algo de comida a los vecinos. Y cuando un huésped venía a su casa, “hacía té y le daba la bienvenida a nuestra casa”.

“Esa era su manera de adorar a Dios”, declaró Kazi en una entrevista con KTVB. “Aprecio mucho cómo mi madre nos enseñó en nuestra crianza, (nos enseñó) a dar gracias a Dios, esa era la actitud”.

Además, se ajusta a los principios de la fe de Kazi.

“Sé que Dios está contento de lo que hago, porque lo hago con mi corazón puro, con mi intención pura, para elevar a otros sin buscar ninguna recompensa, ningún reconocimiento”, afirmó.

(Cortesía: Sakina’s Halal Grill)

Además, quiere alimentar gratuitamente a las personas sin hogar y necesitadas porque sabe exactamente lo que es pasar hambre.

“Hace mucho tiempo, me encontraba en una situación similar en la que no tenía suficiente dinero para comer. Pasas por un restaurante, pero nunca puedes entrar. Cuando no tienes dinero, nadie te va a dejar entrar”, señaló.

Él proviene de una pequeña aldea de Pakistán sin electricidad ni agua corriente. Cuando era estudiante, asistía a clases al aire libre bajo un árbol.

“Tengo nueve hermanos y [no teníamos] mucho que comer… cuando eres pobre y no tienes cosas que otras personas tienen, cuando las tienes, quieres apreciarlas, quieres compartirlas con otros”, agregó.

Antes de que cumpliera el sueño de su vida y abriera su propio restaurante, Sakina Halal Grill, en 2013, trabajaba muchas horas, siete días a la semana, en una gasolinera y se aseguró de enviar a casa cada dólar que ganaba. Más tarde, se convirtió en conductor de limusinas, ganando 500 dólares al día. Finalmente, hizo suficiente dinero para empezar un servicio de limusinas.

A medida que su vida mejoraba durante una década de arduo trabajo, comenzó a explorar nuevas oportunidades. Fue entonces cuando decidió hacerse cargo del restaurante de su amigo en Washington, D.C., y lo rebautizó como Sakina Halal Grill en honor a su madre, que falleció hace casi tres décadas.

“Siempre fue mi sueño superar la pobreza y tener un restaurante. Y eso es lo que hice”, expresó.

Su hermano es el jefe de cocina de su restaurante y preparan la comida basándose en las recetas de su madre.

(Cortesía: Sakina’s Halal Grill)

Kazi les da comida a sus semejantes y anima a otros a hacer lo mismo.

“No importa el poder que tengas, el trabajo que tengas. Si solo piensas en otros humanos…. recuéstate sobre tu espalda y piensa en cómo Dios quería que nos amáramos unos a otros”, añadió.
Por su acto desinteresado, recibe bendiciones a lo grande.

Desde que la historia del gesto amable de Mannan hacia los desamparados y necesitados se volvió viral, atrayendo amplia atención de todo el mundo, su restaurante está repleto de clientes todos los fines de semana.

“Es un gran triunfo que haya cambiado mi vida de muchas maneras”, exclamó.

A pesar de la popularidad de su restaurante, Kazi todavía se esfuerza por retribuir a la sociedad.

“Alentar a los demás es una alegría para mí. No importa el color, la religión a la que pertenezcas. Todos somos humanos. Me estoy concentrando en la humanidad. Estoy uniendo a la humanidad y esta es mi misión”, declaró.

Promete continuar la tradición de generosidad de su madre hasta el final.

(Cortesía: Sakina’s Halal Grill)

“No quiero reconocimiento porque estoy sirviendo a la humanidad hasta mi último aliento”, sostuvo.

¡Qué acto tan inspirador de generosidad! Felicitaciones a Kazi por llenar los estómagos y alimentar las almas de miles de personas necesitadas.

Mira el video a continuación:

Dona sangre solo porque quiere ayudar a todos los enfermos que la necesitan 

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS