Retraso de funcionarios de inteligencia en informe de DNI sobre interferencia extranjera provoca enojo

Por Bowen Xiao
21 de Diciembre de 2020 9:03 PM Actualizado: 21 de Diciembre de 2020 9:04 PM

La “politización” de la inteligencia —tanto con las evaluaciones de la interferencia extranjera en las elecciones de EE. UU. como de las más amplias acusaciones de fraude electoral— es perjudicial para la democracia del país y tiene implicaciones negativas a largo plazo, dijeron a The Epoch Times exfuncionarios del gobierno y de la comunidad de inteligencia (CI).

John Ratcliffe, director de inteligencia nacional (DNI), fue notificado por “oficiales de inteligencia de carrera” el 16 de diciembre que la CI no pudo cumplir con el plazo del 18 de diciembre establecido por una orden ejecutiva para informar sobre las amenazas extranjeras a las elecciones de este año. Dijeron que el retraso se debía a que la CI recibió nueva información relevante desde las elecciones y al hecho de que “varias agencias no han terminado de coordinar el resultado”.

“Creo que eso es deshonestidad por parte de los burócratas dentro de la comunidad de inteligencia”, dijo Bart Marcois, exprincipal subsecretario adjunto de energía para política y asuntos internacionales de la administración Bush, a The Epoch Times.

“Nunca supe que la CI le dijera a un presidente, o incluso a un subsecretario adjunto, que no tenemos suficiente información para responder a su pregunta. (…) Ellos dirían que no tenemos información completa, pero aquí está nuestro informe basado en la información que tenemos en este momento”.

Marcois dijo que la única conclusión a la que llega es que la CI está “obstruyendo a propósito” las evaluaciones e informes sobre la interferencia extranjera en las elecciones de este año por razones políticas.

“Lo están frenando, lo están retrasando, de modo que este informe no puede constituir la base de una apelación a la Corte Suprema, o a las legislaturas de los estados, o al Congreso para ignorar el resultado del colegio electoral según lo reportado por los estados en disputa”, dijo.

“El tema dominante es que los burócratas que son empleados permanentes del gobierno han pasado los últimos cuatro años ignorando la autoridad del presidente electo”, dijo. “Es irónico porque Biden, en mi opinión, es muy sensible a las necesidades, los deseos y las demandas del Partido Comunista Chino”.

La orden ejecutiva de 2018 estipula que la información proporcionada al presidente no tiene que provenir de un informe oficial de la ODNI y que los jefes de agencias o “cualquier otro funcionario apropiado” pueden presentar su información al presidente en cualquier momento.

La orden dispone que el gobierno de Estados Unidos imponga sanciones automáticas a las naciones, individuos y entidades extranjeras que se descubran involucrados en intentos de interferir en las elecciones de Estados Unidos.

Gary Berntsen, exoficial superior de operaciones de la CIA y jefe de comisaría, señaló que en 2016 muchos expertos dieron la voz de alarma sobre la interferencia extranjera en las elecciones y sobre otras acusaciones de fraude electoral. Dijo que su silencio es ahora ensordecedor.

“Esto es una vergüenza nacional”, dijo Berntsen a The Epoch Times. “Es muy, muy desafortunado. Es desgarrador para el país porque nos pone en el camino de una seria división interna”.

Epoch Times Photo
Un soldado paramilitar chino asegura la entrada del hotel Jingxi en Beijing el 28 de octubre de 2019. (Nicolas Asfouri/AFP vía Getty Images)

El problema, dice Berntsen, es que la campaña de Trump y sus abogados solo tuvieron unos 15 o 20 días para descubrir el fraude y la manipulación en las elecciones, algo que el “aparato de seguridad nacional no investigó en los últimos 15 o 20 años”.

Berntsen, que recibió la Medalla de Inteligencia Distinguida y la Estrella de Inteligencia, es más conocido por haber dirigido a los oficiales de la CIA en la toma de Kabul en Afganistán y fue el arquitecto de la batalla de Tora Bora.

“El resultado de las elecciones de 2020 todavía está en duda ya que hay casos legales disponibles”, dijo. “Hay testigos, fuentes, y ahora, hemos visto los primeros informes de la parte técnica. Que alguien lo contradiga es una tontería”.

“¿Sería necesario que 800 cubanos comunistas se lanzaran en paracaídas en Michigan y todas esas ciudades? Eso es lo que la gente quiere como prueba”, dijo. “Necesitamos que un par de brigadas de comunistas se lancen en paracaídas a Estados Unidos, y aunque lo hicieran, aún así se discutiría”.

Según Berntsen, hay varios países extranjeros que interfieren en las elecciones de EE. UU., incluyendo Venezuela, Cuba, China, Rusia e Irán.

El informe sobre la interferencia extranjera podría llegar el próximo mes, según la corresponsal investigadora de CBS News Catherine Herridge, quien dijo el 3 de diciembre que Ratcliffe está anticipando un informe público en enero. Ese informe mostraría la interferencia de China, Irán y Rusia, según Herridge.

El exdirector en funciones de Inteligencia Nacional Richard Grenell dijo a Fox News que tanto Estados Unidos como la comunidad internacional han fallado en reconocer a China como un “peligro claro y presente”.

En un artículo de opinión publicado el 3 de diciembre en The Wall Street Journal, Ratcliffe dijo que el Partido Comunista Chino “representa la mayor amenaza para Estados Unidos hoy en día, y la mayor amenaza para la democracia y la libertad en todo el mundo desde la Segunda Guerra Mundial”.

“La información de inteligencia es clara: Beijing intenta dominar a Estados Unidos y al resto del planeta económica, militar y tecnológicamente”, escribió Ratcliffe. “Muchas de las principales iniciativas públicas y empresas prominentes de China ofrecen solo una capa de camuflaje a las actividades del Partido Comunista Chino”.

Los comentarios de Ratcliffe sobre China reflejan los de otros en la comunidad de inteligencia. William Evanina, director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad, dijo en una declaración de agosto que el gobierno de EE. UU. está “principalmente preocupado por la actividad actual y potencial de China, Rusia e Irán” en lo que se refiere a la interferencia electoral.

Evanina dijo que el PCCh había estado “ampliando sus esfuerzos de influencia” antes de las elecciones de noviembre para “dar forma al entorno político en Estados Unidos, presionar a las figuras políticas que considera opuestas a los intereses de China y desviar y contrarrestar las críticas a China”.

La abogada Sidney Powell, que ha presentado una serie de demandas relacionadas con las elecciones en varios estados, dijo que hay pruebas más que suficientes para impulsar a Trump a utilizar su orden ejecutiva de 2018 sobre la interferencia extranjera.

“Dado el nivel de interferencia extranjera que podemos demostrar, y el país tiene evidencia en nuestras presentaciones de interferencia extranjera en las elecciones, es más que suficiente para activar la orden ejecutiva del presidente de 2018 que le da todo tipo de poder —para hacer de todo, desde la incautación de activos, para congelar cosas, exigir la incautación de las máquinas”, dijo Powell al programa “American Thought Leaders” de The Epoch Times.

Las agencias electorales del gobierno dijeron a principios de noviembre que las elecciones de este año “fueron las más seguras de la historia estadounidense” y que “no hay evidencia de que ningún sistema de votación haya borrado o perdido votos, cambiado votos, o haya sido comprometido de alguna manera”.

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao_

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Retrasan informe de amenaza extranjera

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.