Retrocultura: Mirando hacia el pasado para revivir la cultura

Por Catherine Yang
23 de Septiembre de 2020
Actualizado: 23 de Septiembre de 2020

Cuando el Internet llegó al mercado de consumo, William Lind dijo que no lo usaría.

Lind trabajaba para un senador de EE. UU. cuando la oficina llevó computadores con Internet, y estas torpes máquinas iniciales parecían lejos de ser eficientes. Se negó a usar una, y hasta estaba dispuesto a renunciar al cargo si se le obligaba.

Sin embargo, no llegó a eso, y de hecho todos sus compañeros de trabajo se frustraban porque Lind siempre terminaba todo su trabajo antes que ellos. Más tarde, bromeó con que cualquiera que pudiera inventar un equipo que le diera copias impresas en tiempo real haría una fortuna —todos estuvieron de acuerdo— y luego se dieron cuenta que eso era exactamente lo que hacía la máquina de escribir de Lind.

“Así que, naturalmente, nunca la dejé entrar en mi casa”, dijo Lind. Lind no solo no aceptó internet al principio, sino que hasta hoy no usa un computador y no ha instalado internet en su casa.

Siguiendo la falacia que todo lo nuevo es mejor, la mayoría de la gente cambió sus máquinas de escribir por computadoras, las conectó a Internet y luego adoptó los teléfonos inteligentes que ponen la red mundial en sus bolsillos traseros.

Pero la gente cada vez está más cansada de la incesante novedad y de todo lo que conlleva —adicción a los teléfonos inteligentes, el ciclo de noticias de 24 horas, el desorden— y una interesante tendencia cultural va en aumento. Muebles de estilo colonial, moda de los años 50, establecimientos de temática retro y las marcas de estilo de vida, casas nuevas construidas con grandes terrazas, e incluso cada vez son más comunes los barrios y ciudades enteras construidas en arquitectura de estilo victoriano. Los anunciantes, diseñadores y promotores parecen haberse dado cuenta: La gente quiere capturar de alguna manera los sentimientos de los “buenos viejos tiempos”.

Lind lo llama retrocultura, y aunque la ha vivido toda su vida y a menudo ha ido contra la corriente para hacerlo, ahora está viendo que está a punto de convertirse en la corriente principal.

Una madre y su hija visitan el Williamsburg colonial con ropa colonial. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Más que nostalgia

Hoy en día, uno puede ver a una pareja que quiere vestirse y bailar como si estuvieran en los años 40, viviendo en una casa restaurada de estilo victoriano, al lado de alguien que construyó su propia casa y se viste con ropa de estilo colonial y asiste a clubes de recreación histórica, pero también conduce un auto, vuela en avión y va al cine.

La retrocultura no se trata de vivir en el pasado, sino más bien de traer las cosas buenas encontradas en el pasado a su propia vida. Es diferente de la nostalgia, que es un anhelo por algún pasado imaginario que nunca puede ser recapturado, explica Lind en su libro: “Retrocultura“.

“Como hoy en día todo se desmorona a nuestro alrededor, lo que tiene sentido es retroceder; esto es lo que la gente siempre ha hecho cuando las cosas han ido ampliamente mal”, dice Lind. El Renacimiento fue un renacimiento de las partes bellas y dignas del mundo clásico, y la Reforma fue un intento de revivir la iglesia primitiva y remediar la corrupción desenfrenada. Estos grandes movimientos buscaron la sabiduría del pasado no para recrearla sino para encontrar un camino a seguir.

La retrocultura se trata de recuperar estilos de vida reales, ya sea en los años 20, 40 o en la era victoriana. En todas las épocas del pasado, la moda era un tirano, escribe Lind, pero hoy en día no tenemos tales restricciones. La gente puede elegir qué épocas y aspectos adoptar, y hasta qué punto hacerlo.

Con ciudades exitosas y hermosas como Seaside, Florida, diseñadas para lucir el estilo de una comunidad del pasado, una explosión de bares de estilo antiguo, el regreso de los viajes en tren y un amplio interés en la sostenibilidad, la “retrocultura” está aquí para quedarse. La gente quiere comprar cosas hermosas que perduren, en lugar de tirar las cosas constantemente para mantenerse al día con las tendencias. Quieren lograr relacionarse con otra gente y encontrar comunidades.

La ciudad de Seaside, Florida, fue diseñada para lucir y sentirse como un vecindario clásico, con desarrollo de uso mixto y espacios públicos que conectan a los vecinos y a la comunidad. Arriba se ve la oficina de correos de Seaside, un parque infantil y una librería. (Cortesía de Visit Florida)

Algunos pueden adoptar la retrocultura solo en la moda o en la estética al principio, pero pronto es evidente que lo que buscan no es solo la utilería que nos recuerda que debemos prestar atención a los modales de antaño, sino el civismo y los valores sólidos que vienen con ella.

Más que lo material

En “retrocultura”, Lind da muchos consejos prácticos y artículos para considerar en caso de que quiera vivir un estilo de vida retrocultural, mudarse a un vecindario retrocultural, o conseguir que su familia se una a la iniciativa (si tiene hijos, está de suerte, porque la retrocultura está muy de moda en la actualidad, y es algo que ellos verán como genial y divertido). Él captura los estilos de vida de varias personas que han ido de todo, viviendo estilos de vida de inmersión en la retrocultura. También toca el tema de las citas y el cortejo (la retrocultura busca recapturar la sabiduría previa a la revolución sexual y los frutos de las relaciones duraderas y emocionalmente satisfactorias, y nos aconseja empezar con buenos recuerdos familiares preguntando a los abuelos y parientes sobre sus historias).

Las cosas no son lo verdaderamente importante, Lind dijo que en realidad son los valores.

Echamos de menos cosas como “el civismo, los valores sólidos, una vida familiar fuerte, y vecindarios, pueblos y ciudades que sean lugares agradables para vivir”, escribe. La retrocultura se trata de un estilo de vida, pero también de los valores y normas que guían el comportamiento que rige un estilo de vida. Si le preguntara a la gente de estas épocas podríamos buscar emular lo que es más importante para ellos, Lind dijo que probablemente nos dirían que es lo que creen, cosas como la caridad, la artesanía y la administración, y que estos valores son expresiones de creencias más profundas y de su fe.

Esta moral, y los valores estándar de la clase media, empiezan con los Diez Mandamientos, explicó Lind. Añade en su libro que la gente del pasado no los cumplía todos, pero solo en nuestra cultura actual de usar y desechar, tenemos gente que declara que si no podemos alcanzar este estándar debemos desecharlo.

Cuando se ve hacia el pasado, muchos ven los horrores, como el prejuicio y la hipocresía, y Lind dijo que nadie aboga por que lo traigamos de vuelta. La gente tampoco apoya que deberíamos vivir sin aire acondicionado y sin medicina moderna. Más bien, con las mejores innovaciones del pasado y del presente, podemos combinarlas con valores probados por el tiempo para encontrar un camino a seguir.

Aquellos victorianos estirados

Durante la era victoriana los valores de la clase media se hicieron universales, explica William Lind. Valores como el trabajo duro, el ahorro y la honestidad prevalecían en todas las clases. (Archivo Hulton / Getty Images)

Lind siempre se ha interesado por el pasado, así que en cierto modo toda su vida ha sido investigación para su libro; también ha hablado muchas veces con la historiadora Gertrude Himmelfarb, quien escribió varios libros sobre la era victoriana.

“Ella contrastó muy explícitamente, lo que la mayoría de los historiadores no hacen, el éxito de los victorianos y sus políticas sociales en comparación con los fracasos de hoy en día”, dijo Lind. “Ella escribió que en el período Victoriano, la incidencia de los problemas sociales disminuyó constantemente. En nuestra era, a partir de los años 60, han aumentado constantemente. Eso nos dice algo”.

Lind hace referencia a los victorianos varias veces en “retrocultura”. La gente podría pensar que el suyo es un período extraño y aburrido de la cultura, pero Lind detalla varias formas en las que hicieron las cosas bien. Se centraron en gran medida en mejorar la vida, en contraste con el énfasis actual en el crecimiento económico; lucharon por prácticas comerciales que apoyaran a las familias en lugar de forzarlas; y creyeron en la importancia del servicio al bien común.

Lind creció en los años 50, una década buena y próspera que surge a menudo en la retrocultura.

“Los años 50 no surgieron completamente de la cabeza de Júpiter. Son el producto de los victorianos”, dijo Lind. Conocía a las mujeres victorianas de la época, a sus abuelas y a sus amigos, y siempre se interesó por el período. Uno de los grandes logros de los victorianos fue la difusión de los valores estándar de la clase media.

“Tienen su origen en la Holanda del siglo XVII y la Inglaterra del siglo XVIII”, dijo Lind. Eran valores como la modestia, la honestidad en los negocios, la gratificación tardía y el ahorro, como la construcción de capital humano, físico e intelectual a lo largo de las generaciones, y la importancia del trabajo, la creencia sobre que el trabajo en sí mismo es algo bueno, no solo algo que tenemos que hacer para ganar dinero.

A mediados del siglo XVIII, estos valores estaban arraigados en la clase media inglesa, pero fue realmente la era victoriana la que vio cómo se generalizaban estos valores. No olvidemos que tuvimos sociedades rudas antes de los primitivos y verdaderos victorianos.

“Ellos hicieron que los valores de la clase media fueran esencialmente universales”, dijo Lind. Hasta los años 50, incluso si se era pobre, se veía la importancia del trabajo duro, el ahorro y la honestidad, y el consumo conspicuo estaba mal visto entre los ricos también, dijo. “Eso no quiere decir que no sucediera, pero definitivamente no ayudaba a ascender en la escala social”.

Los valores funcionan, y quizás más interesante aún, son únicos.

“Crean una sociedad segura, estable, próspera y libre al mismo tiempo”, dijo Lind. Muchas veces en la historia hemos visto culturas que eran ordenadas, e incluso ha habido un puñado que eran a la vez ordenadas y prósperas. Pero estos valores de la clase media “dieron casi una combinación única de orden, prosperidad y libertad”, dijo Lind. “Porque los valores de la clase media entienden que la libertad no es (…) el derecho a hacer lo que uno quiera en este momento y no sufrir ninguna consecuencia”.

“La libertad es el derecho a sustituir la autodisciplina por la disciplina impuesta. Y eso es lo que hacía la vieja cultura; lo hacía por una sanción social, abrumadoramente, no por la ley”.

Recuerde quiénes somos

Cuando Lind tenía 8 años, tomaba el tren solo hasta la casa de su tía en Meyersdale, Pennsylvania.

“Ese era mi gran refugio de niño”, decía con una risa. “Nadie pensaba nada en un niño de 8 años viajando solo en ese entonces. Estaría allí una semana antes de que mis padres llegaran, y la tía Lulu hacía tantos postres ricos y maravillosos como pudiera comer, y no había límite hasta que mi madre llegara”.

Incluso de niño, Lind era muy consciente de que “vivía en un mundo en el que las cosas buenas se habían ido o se iban”.

No los postres, sino las locomotoras de vapor y los tranvías que le encantaban montar. En la época de su tía, había dos ferrocarriles, y los fines de semana estaban tan llenos que apenas se podía caminar por la acera. Hoy en día, es una ciudad algo deprimida.

El amor de Lind por la historia y su afinidad por la retrocultura está impregnado en sus raíces familiares. Su bisabuelo luchó en la Guerra Civil, y Lind todavía tiene su diario, su mosquete y las cartas que escribió. También tiene un diario de la madre de ese soldado de la Guerra Civil, la tatarabuela de Lind; ella comenzó a escribirlo en 1835.

Para “la familia de mi madre, los Sturgesses, nuestro lema es: ‘si alguna vez lo tuvimos, todavía lo tenemos'”, dijo Lind. “Mi casa está llena de recuerdos familiares que se remontan a antes de la Guerra Civil en algunos casos; estos me recuerdan quiénes somos”.

“Y cuando era joven, una de las principales admoniciones que los jóvenes que se comportaban mal recibían de sus padres y abuelos era: ‘recuerde quiénes somos'”.

Pero de alguna manera entre una generación y la siguiente, lo olvidamos. Lind y otros a menudo señalan el colapso cultural de los 60, cuando la juventud decía: “no confíe en nadie mayor de 30 años”, únase a la revolución sexual y rechace el estilo de vida de sus padres.

Lo que teníamos, dijo Lind, era una generación de jóvenes criados en la prosperidad que pensaban que la riqueza, la estabilidad y la libertad que tenían era un hecho, combinado con el marxismo cultural que fue avanzando desde que terminó la primera guerra mundial.

Entre los escritores influyentes de la época se encontraba Herbert Marcuse, quien “logró simplificar las obras intelectuales, a menudo muy obtusas, de los demás miembros de la Escuela de Frankfurt en obras como ‘Eros y Civilización’ y luego las inyectó en los Baby Boomers, esta generación que había crecido en la prosperidad y con buen orden y por lo tanto asumió que todas esas cosas eran automáticas cuando en realidad solo tenían una generación de profundidad”, dijo Lind. Esta era una generación que no quería luchar en la guerra de Vietnam y que se aferraba a una ideología que justificaba este deseo. “Esas dos cosas se unieron y nos dieron el desastre de los años 60, y desde entonces esa contracultura se ha convertido en la corriente principal, en gran parte a través de la generación del Baby Boom. Asumieron el marxismo cultural como estudiantes y desde entonces lo han promulgado a las generaciones siguientes“.

Lind escribió mucho sobre lo que salió mal y cómo salió mal, pero la “retrocultura” no se trata de eso. Se centra no solo en las soluciones, sino en las que son divertidas y positivas. No se trata de política y política partidista; se trata de preguntarle a sus abuelos cómo vivían sus vidas, exigiendo belleza en las compras diarias para comprar menos, y manteniendo el civismo y elevando ese estándar a nuestro alrededor.

“No sirve de nada ofrecer otra distopía”, dijo Lind. De hecho, escribió una, una novela de ficción, bajo el seudónimo de Thomas Hobbes. El libro “Victoria” de Lind es una actualización del “Leviatán” del filósofo Hobbes, que echa un vistazo a 50 años de futuro de este país mientras se desmorona, pero la historia termina con la retrocultura y “la reconstrucción basada en lo que sabemos que funcionó en el pasado”, dijo Lind.

“La gente necesita algo positivo con qué comprometerse; no se puede llegar a ninguna parte simplemente condenando todo”. Y eso es exactamente lo que la gente que ha descubierto la retrocultura está haciendo.

“Hay que darle a la gente algo positivo por qué trabajar”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Decenas de personas de 37 países se reunieron durante 4 días en Praga para ayudar a concientizar sobre la persecución a la disciplina espiritual, Falun Dafa.

TE RECOMENDAMOS