Reviviendo el patrimonio perdido de China: La competencia de danza eleva los estándares

Por Catherine Yang
05 de Septiembre de 2021
Actualizado: 05 de Septiembre de 2021

En los últimos doce años, la danza clásica china ha irrumpido en el escenario mundial y ha atraído la intriga y el aprecio del público mundial. El resurgimiento de esta forma de arte tradicional se aleja de la China moderna bajo el régimen comunista que la mayoría de la gente conoce, y la verdad sobre el patrimonio de China continúa conmoviendo al público y motivando a estos bailarines que se dedican a este arte.

La Competencia Internacional de Danza Clásica China de NTD, ahora en su novena edición, se llevó a cabo del 2 al 5 de septiembre en Nueva York, y los requisitos de este año han elevado el nivel de esta antigua forma de arte.

Los jueces de la competencia Minghui y Gu Yun explicaron el significado de “shen dai shou”, un método de movimiento en el que “el cuerpo guía a los brazos” y por qué se ha convertido en el nuevo estándar de la danza clásica china.

Lenguaje corporal

“En realidad, en las artes marciales, en la ópera, en otras formas de arte que se desarrollaron junto con la danza china, todos mencionan ‘shen dai shou'”, dijo el juez Gu Yun, quien es un alumno de la Academia de Danza de Beijing y cuyos créditos incluyen ser coreógrafo del renombrado Shen Yun Performing Arts. Las escuelas de toda China también hablan de este método, dijo, pero hasta ahora nadie sabe cómo enseñarlo.

Esto se debe a que el método es antiguo y la danza china se transmitió en un formato de maestro a discípulo a lo largo de los miles de años de la civilización china, explicó Gu Yun. Poco fue escrito, mucho se pierde a través del boca en boca, y un discípulo que observa y trata de imitar a su maestro puede no entender todas las complejidades internas de qué músculos usar. El golpe mortal, por supuesto, ocurrió cuando los comunistas tomaron el poder en China y destruyeron la conexión del pueblo chino con su patrimonio cultural.

“‘Shen dai shou’ es una gran parte de la calificación esta vez, se ha convertido en el estándar”, dijo Minghui. Cuando un bailarín realmente usa su cuerpo para danzar, el ejercicio de fuerza comienza desde el centro de su cuerpo, ese lugar debajo de las clavículas, justo sobre el corazón. Esto llama la atención sobre la conexión mente-cuerpo-espíritu tan prevalente en la cultura tradicional china, y encaja muy bien con otro dicho comúnmente usado en la danza clásica china: “Danza desde el corazón”.

“Si realmente usas el cuerpo para danzar, desde el corazón, aquí, para mover tu cuerpo y cuatro extremidades, entonces tus personajes son más vívidos”, dijo la jueza Minghui. “Decimos que la danza es un lenguaje corporal; usamos nuestros cuerpos para contar historias, para representar personajes. Así que, para entenderlo de forma sencilla, si no estás usando tu cuerpo cuando danzas, no estás hablando este idioma de forma completa y clara. Esto es algo fundamental”.

Ella explicó la importancia del corazón: “Cuando danzas, necesitas mucho arte, no solo técnica de danza, para bailar. Y hay muchas cosas que influyen en el desarrollo del arte de uno, desde la musicalidad hasta el desarrollo de su sentido estético, cultura, su comprensión de lo que significa ser un ser humano. Entonces, cuando danzas, es una expresión de todas estas cosas, ya que le das vida a un personaje”.

“La danza también comienza desde tu mente y desde tu corazón, no solo tus brazos, piernas y movimiento”, dijo. “Aquí también hay muchos aspectos intangibles e invisibles en juego—energía, espíritu y todas estas cosas que algunas personas pueden encontrar difíciles de explicar”.

Si la danza es lenguaje corporal, Gu Yun explicó cómo el método “shen dai shou” cambia la forma en que “habla” un bailarín.

“El uso de esto te da un lenguaje más completo, más matices y, por supuesto, un mejor efecto escénico para el espectador”, dijo Gu Yun. Hay una gran diferencia entre apreciar a un bailarín que usa este método y uno que no, y no es necesario ser un experto en danza para notar la diferencia. A pesar de que ambos bailarines usan los mismos movimientos, la forma en que se aprecian los movimientos y la forma en que el bailarín conecta los movimientos se vuelve completamente diferente cuando su filosofía de movimiento ha cambiado, explicó el juez. Los bailarines que han sido pioneros en este método son los de Shen Yun Performing Arts y su academia de danza, Fei Tian, ​​como Shen Yun. El Director Artístico D.F. es quien ha seleccionado y organizado el método en su sistema de formación—y la forma en que se comunican es muy diferente a la de los bailarines de otras escuelas.

El juez Gu Yun del Concurso Internacional de Danza Clásica China de NTD. (NTDTV)

Un corazón puro

Gu Yun, quien creció en China, una nación atea bajo el régimen comunista, cree firmemente que la espiritualidad es un factor decisivo en el arte.

Habló acerca del por qué “shen dai shou” es un método que solo utilizan los bailarines de Shen Yun y Fei Tian: Primero, únicamente su director artístico lo ha enseñado de manera tan completa. Pero en segundo lugar, y de manera crucial, una cultura atea es materialista, dijo Gu Yun, e incapaz de lograr un efecto profundo.

Por ejemplo, Beijing Dance Academy elige a los mejores bailarines de toda una nación, de entre miles de aspirantes bien formados, pero sus grupos de danza no han tenido ni una fracción del impacto que Shen Yun tiene en el mundo del arte. “La China moderna es atea, por lo que estás inmerso en esta cultura desde la infancia, y tal vez no puedas notar el impacto que tiene al principio, pero toda tu perspectiva de la vida gira en torno a lo material, tus metas son materiales, un buen trabajo, casa, condiciones de vida”.

“Con la fe, todo se vuelve puro y la vida puede estar llena de propósitos”, dijo Gu Yun. “Y sólo entonces la vida tiene sentido. Aquí somos bailarines, pero no importa si eres bailarín o contador o cuál es tu profesión, quieres tener una razón y un sentido para hacer lo que haces”.

El desarrollo de un artista debe ser puro, dijo Gu Yun, y la cultura de Shen Yun y Fei Tian lo permite. Para aprender “shen dai shou” se necesita también un corazón puro.

“Primero, tu motivo para desarrollar el arte debe ser puro, porque solo entonces estás abierto a la inspiración y a la intuición”, dijo Gu Yun. “Tienes que recordar, que no es una ciencia, es una combinación y capas de sentimientos y lo intangible e inconmensurable. No hay un ‘shen dai shou’ de nivel principiante, intermedio o avanzado”.

La próxima generación

Los jueces hablaron bien de los participantes de este año, destacando especialmente la mejora de los bailarines de la división junior.

“Se puede ver su trabajo duro y determinación. Hay más profundidad en sus historias este año, y el efecto es mejor y hay momentos en los que quedas realmente impresionado con el arte”, dijo Gu Yun. Aquellos en la división juvenil son en ocasiones bailarines de 16 o 17 años de edad, sin embargo, muchos eligieron personajes imponentes del canon de la literatura y la historia chinas, personajes que uno no esperaría que los estudiantes tan jóvenes pudieran comprender por completo.

“A veces pienso que puede ser que ellos tienen un don”, reflexionó Gu Yun. “O quizás una afinidad por determinado personaje del que tienen un recuerdo cultural. Tal vez sea la reencarnación”.

Minghui animó a los bailarines a seguir trabajando duro. “Vimos un gran potencial, y escuché que algunos de ellos son incluso bailarines muy nuevos, y han aprendido mucho en poco tiempo”, dijo. “Esta es una oportunidad única de ver la cultura tradicional china, y este arte es una parte especial de nuestra cultura”.

Con reportajes de NTDTV.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS