Río 2016: La primera medalla de oro de país hispano fue para Argentina

06 de Agosto de 2016 Actualizado: 06 de Agosto de 2016

La judoca Paula Pareto, oriunda de Argentina, venció por waza-ri a la surcoreana Jeong Bokyeong en el Arena Carioca 2, en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, alzándose con la primera medalla dorada para los países hispanohablantes.

Pareto conquistó esta tarde la primera medalla de oro para la Argentina en la categoría de hasta 48 kilos, al vencer por waza-ari a la surcoreana Jeong Bokyeong y se convirtió en la primera mujer en lograr una presea dorada para nuestro país.

En semifinales, la Peque -oriunda de Tigre- había superado a la japonesa Ami Kondo en una dura pelea que se disputó en el Arena Carioca 2.

La “Peque”, bronce en Beijing 2008 y quinta en la edición anterior de Londres 2012, derrotó a la rusa Irina Dolgova, a la húngara Eva Csernoviczki y a la japonesa Ami Kondo antes de llegar a la final.

En declaraciones a la prensa tras su brillante conquista, la Peque dijo muy emocionada que “este triunfo se lo debo a toda esta gente que llegó hasta acá para apoyarme y que tenía más confianza que yo para lograr esta medalla”.

Luego agregó que “la clave del triunfo estuvo en la fe que siempre tuve y en el trabajo que realizamos con mucha gente para llegar hasta acá”.

Acerca de si esta había sido su última participación en unos Juegos Olímpicos, la actual campeona del mundo dijo que “no sé. Ya había dicho que era mi último Juego en Beijing, también lo dije en Londres en 2012 y acá estoy. No sé, no sé ni qué competencia viene ahora. Sólo quiero disfrutar este momento y después veré”.

“Ella trabajó los últimos cuatro años con el objetivo que acabamos de lograr”, dijo por su parte la entrenadora de Pareto, Laura Martinel, al final del combate.

“Mentalmente es un roble, tiene una fortaleza mental impresionante, es fenomenal porque coloca las presiones en lo positivo. Es una atleta extremadamente trabajadora que ha logrado una maestría en su técnica que es fabulosa, todo mundo sabe lo que hace pero igual las acaba tirando”, amplió.

Pareto, quien tenía marca de 1-1 ante Jeong, consiguió los puntos decisivos con un Waza-ari poco menos de dos minutos en el combate, unos instantes después de que tuvo que dejar el tatami para atenderse por un golpe en el labio inferior.

“Conocíamos a la rival y sabíamos que no podíamos dejarla actuar porque es rápida y potente. La idea era que Paula atacara primero, tuvimos un momento de zozobra, pero es difícil tirar a Paulita, se compuso e hizo lo que tenía que hacer”, agregó Martinel.

Artículo original aquí

TE RECOMENDAMOS