Rusia aumenta la presión sobre Corea del Norte

18 de Octubre de 2017 Actualizado: 18 de Octubre de 2017

Corea del Norte se encuentra cada vez más aislada a medida que Rusia y China se unieron a los Estados Unidos para imponer nuevas sanciones al régimen.

El presidente ruso Vladimir Putin firmó el lunes un decreto que aprobó nuevas sanciones, que fueron acordadas por el Consejo de Seguridad de la ONU el mes pasado.

El martes, los medios de comunicación rusos informaron que el país no avanzará con nuevos proyectos conjuntos entre los dos países. Sin embargo, los proyectos existentes en materia de comercio y económicos no se congelarán, expresó el ministro de Desarrollo de Extremo Oriente, Alexander Galushka.

Rusia también condenó la última prueba nuclear subterránea de Corea del Norte y pidió a su régimen que iniciara negociaciones con Corea del Sur, algo que el Norte rechazó hasta ahora.

China ya comenzó a aplicar las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU el mes pasado. Las nuevas sanciones prohíben todas las ventas de gas natural a Corea del Norte y limitan la cantidad de petróleo que se le puede vender. China también tomó medidas adicionales y ordenó a los bancos chinos que dejaran de proporcionar financiación a Corea del Norte y ordenó el cierre de las empresas norcoreanas en China en un plazo de 120 días.

La medida llegó después de meses de presiones del presidente estadounidense Donald Trump sobre el líder chino Xi Jinping para que tomara medidas contra el régimen rebelde.

China es, con diferencia, el mayor socio comercial de Corea del Norte, y representa aproximadamente el 90 por ciento de todo el comercio con ese país. Sin embargo, Pyongyang estuvo buscando a Rusia como alternativa a China.

Según un alto funcionario económico norcoreano que desertó en 2014, el régimen norcoreano comenzó a mirar hacia Rusia después de que las relaciones con China empezaran a decaer.

Ri Jong Ho, que habló en la Asia Society de Nueva York el 16 de octubre, remarcó que las relaciones entre Corea del Norte y China estuvieron declinando bajo el nuevo liderazgo de China. Ri declaró que Kim Jong Un convocó una reunión con los norcoreanos de alto nivel en 2014, después de que Xi visitara Corea del Sur en un aparente desaire al Norte, diciendo que todos los lazos económicos y militares con China deberían ser cortados.

Según Ri, Kim les transmitió a los funcionarios de alto nivel que centraran todos sus esfuerzos en la creación de comercio con Rusia. Sin embargo, esto no funcionó como estaba previsto y la cooperación entre Rusia y Corea del Norte fue limitada.

“Querían importar petróleo crudo de Rusia… sin embargo, sin dinero, nadie te dará nada”, remarcó Ri.

Uno de los principales productos de ´exportación´ de Corea del Norte a Rusia, son sus trabajadores. Según Ri, en 2014 había entre 40.000 y 50.000 trabajadores norcoreanos trabajando en el extranjero. Esto proporcionó al régimen comunista un acceso vital a la moneda extranjera.

Los trabajadores en Rusia y China, según consta, están trabajando en condiciones de esclavitud, mientras que sus salarios se utilizan para impulsar al régimen norcoreano.

El presidente Trump está llevando a cabo actualmente una campaña de presión masiva sobre Corea del Norte en un intento por desnuclearizar el régimen. La administración de Trump está combinando opciones diplomáticas, económicas y militares para presionar al régimen.

El secretario de Estado Rex Tillerson declaró a principios de esta semana que Trump le había instruido que continuara con las opciones diplomáticas, mientras que las opciones militares también se están preparando.

Sin embargo, manifestó que los esfuerzos diplomáticos “continuarán hasta que caiga la primera bomba”.

TE RECOMENDAMOS