Sabiduría y asombro: La magia de los cuentos de hadas

Por Jeff Minick
24 de Septiembre de 2021
Actualizado: 24 de Septiembre de 2021

En mi edición de 1967 de “Los mejores cuentos de hadas del mundo: Una antología de Reader’s Digest”, que se encuentra en mi codo mientras escribo estas palabras, la antigua bibliotecaria infantil Marie Cimino presenta esta colección de 800 páginas de esta manera: “En este mundo, la virtud siempre es recompensada, el mal es castigado, los débiles reciben ayuda y el más joven puede ser el ganador. El cuento de hadas ofrece seguridad, al mismo tiempo que recurre al gusto por lo maravilloso”.

Al final de ese breve ensayo, Cimino añade esta nota sobre los cuentos de hadas: “Escuchándolos o leyéndolos, los niños experimentarán parte de la sabiduría perdurable de otros tiempos, cuando el sentido de la maravilla estaba muy vivo”.

A muchos adultos también les gustan los cuentos de hadas. Visite su biblioteca o librería local y encontrará docenas de novelas de fantasía dirigidas a lectores mayores, clásicos que van desde “El Señor de los Anillos” de Tolkien hasta ” La Gente de la Montaña” de 2021 de John Hood, su historia de la Revolución Americana en la que personajes como Daniel Boone y George Washington se relacionan con enanos y duendes.

Sabiduría

Mi antología del Reader’s Digest incluye, por supuesto, el cuento de Cenicienta. Aquí están las dos hermanastras que la desprecian y se burlan de ella, el hada madrina, el zapatito de cristal, el baile en el que la bella Cenicienta llama la atención del apuesto príncipe, su búsqueda cuando ella desaparece y su propuesta de matrimonio cuando al fin la encuentra.

Y justo antes de que el cuento termine:

“Sus dos hermanas se arrojaron a sus pies para pedirle perdón por todos los malos tratos que le habían hecho sufrir. Cenicienta las abraza y grita que las perdona de todo corazón y que desea que la quieran siempre”.

Y la última frase:

“Cenicienta, que no era menos buena y hermosa, dio alojamiento a sus dos hermanas en el palacio y, ese mismo día, las unió con dos grandes señores de la corte”.

La interpretación convencional de “Cenicienta” enseña lecciones de modestia, esperanza y generosidad. Como sugiere Marie Cimino, otros cuentos de hadas —”Chicken Little”, “The Emperor’s New Clothes”, “Hansel y Gretel” y tantos otros— también actúan como manuales de virtud y moralidad.

El sentido de lo maravilloso

Además, los animales que hablan, los elfos, las brujas malvadas y los héroes incondicionales avivan y amplían la imaginación de los niños pequeños. Sea leyendo o escuchando cuentos de hadas, las mentes de los más pequeños se encienden con estas historias. Cuando les cuento a mis nietos de preescolar “Los tres cabritillos”, cambiando mi voz por la del trol y por cada una de las cabras, se quedan cautivados con la representación. Hace poco, otro nieto quería que le leyera la historia de “Jack y las habichuelas” una y otra vez, viéndose a sí mismo en su mente, estoy seguro, como el intrépido Jack.

A medida que crecemos, podemos perder este asombro ante los cuentos de hadas, pero no el asombro en sí mismo. Al igual que la forma física o la inteligencia, el asombro crece al ejercitarlo. La joven alimentada con una dieta de rimas infantiles y cuentos de hadas de niña encuentra la majestuosidad y la belleza en un prado o en un rostro humano que otros pueden pasar por alto.

“Cenicienta: Una pareja perfecta”, 1818, de Jean-Antoine Laurent. Óleo sobre lienzo; 22 pulgadas por 18,1 pulgadas. (Dominio público)

Evolución

Los cuentos de hadas mutan a través del tiempo y de un lugar a otro. Hay muchas versiones de Cenicienta, por ejemplo, de todo el mundo y desde la antigüedad hasta ahora. Algunas son bastante extrañas —en una versión italiana, Cenicienta nace dentro de una calabaza, es abandonada por su madre y golpeada y maltratada por un príncipe hasta que se presenta ante él disfrazada— y otras son cuentos oscuros y truculentos.

En su artículo en Internet “Los cuentos de hadas más populares de todos los tiempos”, Ariel Zeitlin nos dice que Cenicienta ocupa el primer lugar de la lista con mucha diferencia, y que “puede haber hasta 1500 versiones tradicionales del cuento en todo el mundo, incluida “La chica de las zapatillas rojas” del antiguo Egipto y una versión china del siglo IX d.C. que podría explicar la fascinación del cuento por los pies pequeños”.

¿Un paso demasiado lejos?

¿Pero es posible modernizar y retorcer los mensajes e incluso las tramas de los cuentos de hadas hasta hacerlos irreconocibles?

En su crítica de la última versión de Cenicienta, “Por qué la ‘Cenicienta’ de Camila Cabello hizo estos 7 cambios al cuento de hadas”, Ashley Lee nos dice que éste “no es el cuento de hadas que le contó su madre”.

Aquí Cabello interpreta a una Cenicienta que va al sótano no como castigo sino para trabajar como diseñadora de moda. Su primer cliente de pago es el príncipe Robert, un miembro de la realeza que se resiste a ser rey. El hada “madrina” de Cenicienta es la “Fab G” no binaria, que quiere ayudarla a ir al baile real para “conocer a mucha gente rica que cambiará su vida”. Mientras está allí, rechaza la propuesta del príncipe. “Tengo sueños que tengo que perseguir”, dice. “Así que si hay que elegir, me elijo a mí”.

Mientras tanto, en el musical pop no aparece ninguna madrastra malvada. En una entrevista, la guionista y directora de la película, Kay Cannon, dijo: “No quería que hubiera ninguna ‘maldad’ en la película en absoluto”. En cambio, la madrastra le ruega a Cenicienta que se case con el príncipe para resolver sus problemas económicos, lo que plantea una pregunta obvia: Si un hombre que va a ser rey está enamorado de usted, y usted de él, ¿por qué no se casa, se convierte en reina y diseña y vende sus vestidos?

“Yo me elijo”. ¿Es esa la lección que queremos de los cuentos de hadas?

“Hänsel y Gretel”, fecha desconocida, de Alexander Zick. (Dominio público)

Homenaje a la tradición

Los escritores y directores de cine también tienen derecho a hacer lo que les plazca al volver a contar estos preciados cuentos, pero también tienen la responsabilidad de honrar la sabiduría y la moralidad de la historia original. Cuando crean un hada madrina con un género no binario, cambian la definición de “madrina”. Cuando Cenicienta se convierte en una egoísta que busca ser la número 1, el escritor habrá erosionado el significado del cuento.

En su crítica de “Cenicienta”, de Kay Cannon, una amiga me preguntó: “¿Los cineastas realmente están tan desconectados de su público?”.

Su pregunta me llevó más tarde a preguntarme: ¿Qué pasaría si el público moderno prefiriera una Cenicienta egocéntrica y orientada a su profesión en lugar de la chica del cuento tradicional? ¿Qué diría eso de nosotros?

Conexiones y brújula

En “Lo que su hijo necesita saber”, que hace parte del programa “Core Knowledge” dirigido a los alumnos de los grados K-6, los editores E.D. Hirsch Jr. y John Holdren incluyen poemas, historias y cuentos de hadas que los niños deberían conocer generalmente.

La idea de este programa educativo es que todos los jóvenes, que un día se convertirán en adultos, compartan estos poemas e historias fundamentales para nuestra cultura, estableciendo así puentes entre los individuos y dentro de las comunidades. Familiarizarse con “Jack y Jill”, “El niño azul”, “La gallinita roja” y “El patito feo” crea una intersección de conocimientos y experiencias compartidas entre nuestros ciudadanos.

En su “Prefacio” para “El nuevo diccionario de alfabetización cultural: Lo que todo estadounidense necesita saber”, Hirsch amplía este concepto: “La comunidad se construye a partir de conocimientos y valores compartidos, los mismos conocimientos compartidos que se dan por sentados cuando leemos un libro o un periódico, y que también se dan por hechos como parte del tejido que nos conecta unos con otros”.

Los cuentos tradicionales están incluidos en ese tejido. Además, sus valores y sus héroes pueden darle un mapa y una brújula a nuestros hijos para la vida. Como escribió G.K. Chesterton

“Los cuentos de hadas no le dan al niño su primera idea de lo que es un monstruo. Lo que los cuentos de hadas dan al niño es su primera idea clara de la posible derrota del monstruo. El niño conoce íntimamente al dragón desde que tiene imaginación. Lo que el cuento de hadas le proporciona es un San Jorge para matar al dragón”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS