Salvan a bebé que ingirió cápsula de lavandería tóxica que confundió con un caramelo

Por SWNS
11 de Septiembre de 2021
Actualizado: 11 de Septiembre de 2021

Una madre está alertando sobre los peligros de las cápsulas de detergente después que su bebé pasó tres días con respiración asistida al ingerir una cápsula de detergente que, según ella, confundió con caramelos.

Katelyn Cunha Flores, de 30 años, se horrorizó cuando descubrió que su hijo Cotter Cunha, que ahora tiene cuatro años, había ingerido el contenido de una bolsita de detergente mientras ella lavaba en julio de 2017.

Cotter y su mamá en meses recientes. (SWNS)

La cápsula, llena de detergente concentrado, quemó inmediatamente el esófago y el revestimiento del estómago de Cotter y causó la inflamación de su sistema respiratorio.

Katelyn, de Pawtucket, Rhode Island, Estados Unidos, llevó a Cotter, que entonces tenía un año, al Hospital Infantil Hasbro de Providence, donde su estado empezó a deteriorarse rápidamente y le costaba respirar.

Las vías respiratorias del niño estaban tan inflamadas que los cirujanos tuvieron que ponerle un tubo diseñado para un bebé mucho más pequeño y luego lo conectaron a una máquina de respiración artificial.

Cotter pasó tres días en el hospital tras ingerir una cápsula para lavar tóxica accidentalmente. (SWNS)

Katelyn, madre de cuatro hijos y representante de ventas, temía que su hijo muriera en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos mientras los médicos luchaban por estabilizar sus niveles de oxígeno.

Katelyn dijo: “Nos estábamos preparando para ir el fin de semana a New Hampshire para el día de la independencia y había enviado a mis hijos mayores adelante”.

“Me estaba preparando y haciendo la colada antes de salir a la carretera. Tenía mi cesta de la ropa preparada y un paquete de cápsulas de lavandería encima”.

Cotter celebrando su primer año antes del accidente. (SWNS)

Cotter estaba corriendo y jugando con sus juguetes en el suelo. Estaba gateando.

“Estaba empacando y le daba la espalda cuando empezó a llorar”.

“Me di la vuelta para ver qué pasaba y vi que tenía las manos cubiertas de algo”.

“En ese momento me di cuenta que el plástico de la cápsula colgaba de su boca”.

“Me entró el pánico, lo levanté y le lavé la boca en el baño. Lo llevé directamente al hospital”.

“Cuando llegué allí, sabían que era muy grave y lo llevaron enseguida”.

“Sabía que estaba mal, pero no comprendía la gravedad”.

“Empezó a tener dificultades para respirar y su estado se estaba deteriorando muy rápidamente”.

Cotter y Katelyn en el Hospital Infantil Hasbro de Providence, donde al poco tempo el estado del pequeño se deterioró y luchaba por respirar. (SWNS)

Katelyn continuó: “Lo llevaron a cirugía de emergencia y lograron intubarlo, usando un tubo muy estrecho que normalmente se usa para bebés más pequeños”.

“En esa operación también le hicieron una endoscopia, que mostró que tenía partes del esófago quemadas y la parte superior del revestimiento del estómago”.

“Después de la operación, lo ingresaron en la UCI pediátrica y lo conectaron a tantas máquinas que ni siquiera pude contarlas todas”.

“Esa noche sus vías respiratorias estaban tan comprometidas que empezó a ponerse morado. Entró en crisis porque no podía respirar”.

“No creí que fuera a salir adelante. Fue la noche más horrible de mi vida”.

Afortunadamente, los médicos estabilizaron a Cotter, pero no pudieron determinar el impacto que la lesión tendría a largo plazo en sus sistemas respiratorio y digestivo.

Las vías respiratorias del niño enfermo estaban tan inflamadas que los cirujanos se vieron obligados conectarlo a un tubo diseñado para un bebé mucho más pequeño y lo conectaron a una máquina de soporte vital. (SWNS)

Cotter dado de alta del hospital el 6 de julio de 2017, y lo sometieron a una dieta estricta de alimentos bajos en ácido y purés durante dos semanas.

Aunque las lesiones en el esófago y el estómago de Cotter se curaron, el niño aún tiene problemas para respirar dos años después del accidente.

Katelyn dijo: “Por suerte, ahora no tiene problemas en el estómago, pero sí tiene problemas para respirar cuando está enfermo o tiene tos”.

“Después de que esto sucediera, descubrieron que Cotter tenía un defecto de nacimiento, lo que significa que sus vías respiratorias ya tenían una forma diferente”.

“Cuando se enferma ahora o tose, es una tos muy fuerte. Suena como si tuviera bronquitis”.

“También tiene un nebulizador”.

Los datos publicados por la Asociación Americana de Centros de Control de Envenenamiento reportaron 12,299 incidentes relacionados con cápsulas de lavandería en 2017. Más del 80 por ciento de esos incidentes corresponden a niños de 5 años o menos que mordieron las cápsulas.

Katelyn anima a otros padres a evitar las cápsulas de lavandería, que, según ella, no vale la pena asumir el riesgo cuando se trata de niños pequeños.

Cotter y Katelyn. (SWNS)

La madre también dijo que el aspecto de las cápsulas, que se parecen a un caramelo, debería modificarse para proteger a los niños.

Katelyn dijo: “La comodidad de las cápsulas de lavado no compensa el daño que pueden causar”.

“No deberían ser brillantes, coloridas y divertidas, parecen apetitosas, especialmente para los niños”.

“Las cápsulas son tan concentradas que causan un daño terrible al ser ingeridas”.

“Los médicos nos dijeron que si hubiera ingerido un sorbo de detergente normal para la ropa no habría sido tan malo”.

“No hay ninguna necesidad de utilizarlas. Ponen en peligro la seguridad. Tuvimos mucha suerte”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS