Sam Sorbo y su cruzada para empoderar a los padres en la educación de sus hijos

Por Catherine Yang
08 de Diciembre de 2019 4:20 PM Actualizado: 08 de Diciembre de 2019 4:20 PM

Cuando se trata de educación, Sam Sorbo no se anda por las ramas.

Es una madre de tres hijos que enseña en el hogar y una defensora incansable de la educación en el hogar, en una misión para inspirar y capacitar a los padres.

Pero hace 10 años, la historia era diferente.

A pesar de haber estudiado ingeniería biomédica en la Universidad de Duke, haber viajado por el mundo y experimentado otras culturas durante su carrera de modelo, así como hablar cinco idiomas con fluidez, Sorbo se sintió inadecuada para enseñarle a su hijo de segundo grado.

Está lejos de estar sola con sus miedos. Desde hace mucho tiempo, se ha reconocido ampliamente que el sistema de educación pública está fallando a nuestros estudiantes. Los padres, los maestros, los administradores, los políticos y los medios lo admiten libremente, y lo han vuelto hacer una vez que Common Core se implementó con un efecto desastroso. Sin embargo, los padres siguen bajo la ilusión de no poder hacer nada al respecto cuando realmente tienen todas las cartas.

“¿Qué es lo que tiene un niño que cumple 5 o 6 años que invalida automáticamente al padre como maestro principal del niño?”, Preguntó Sorbo. Los padres alrededor ven lo bien que le ha ido con la educación en el hogar aun así le dicen que ellos nunca podrían hacerlo.

“Estos son padres de niños pequeños que diciendo:”No puedo, no sé cómo””, dijo Sorbo. “La razón por la que no saben cómo, es porque el sistema escolar les ha enseñado que no pueden hacer nada en lo que no hayan sido instruidos formalmente, por un maestro en una pizarra”.

Ella está aquí para desafiar esos miedos.

Sam Sorbo y Kevin Sorbo en la 34a Cena anual de Great Sports Legends, un beneficio para el Fondo Buoniconti para curar la parálisis, en Nueva York el 7 de octubre de 2019. (Mike Coppola / Getty Images para el Fondo Buoniconti para curar la parálisis)

El maestro “sustituto”

Cuando los padres inscriben a sus hijos en la escuela pública, los dejan durante casi ocho horas al día para que les enseñe alguien a quien nunca conocieron hasta el día anterior del comienzo de clases, pero esto es normal porque esto es a lo que estamos acostumbrados.

Sorbo había dejado a su hijo mayor en preescolar, a pesar de las lágrimas, y había dejado a su segundo en preescolar unos años más tarde, y se sintió culpable en ambas ocasiones. Luego los dejó en la escuela primaria, en el “buen” distrito escolar donde la familia se había mudado para poder entrar. Sentía, como lo es para la mayoría de los padres, que la educación del niño estaba ahora en manos de la institución, como debería ser.

Pero en realidad, Sorbo pasaba varias horas a la semana como voluntaria en la escuela. Participaba en la venta de pasteles y en recaudación de fondos, comprar marcadores y crayones para el aula, estar en el aula como asistente una vez por semana, impartir clases de arte e incluso limpiar.

Y luego, una vez que los niños estaban en casa, pasaban horas batallando con la tarea, después de que ya han pasado horas en la escuela sentados en un escritorio, y ahora están cansados ​, de mal humor y  todavía no entienden la hoja de cálculo de matemáticas, gastan el tan poco y preciado tiempo que les queda con sus padres haciendo el trabajo escolar.

“Esto es una estafa”, dijo Sorbo.

Por supuesto, ella no se dio cuenta en ese momento.

De hecho, pasó años inventando excusas para la escuela y los maestros, incluso cuando la evidencia se acumulaba.

Un día, justo en la playa, Sorbo tuvo la horrible epifanía de que ella era, de hecho, la maestra sustituta. Cuando se casó con su esposo Kevin, conocido por su papel en “Hércules” y la estrella de más de 50 películas, sabía que por su compromiso con el trabajo no podían ser una relación a larga distancia, y la pareja prometió nunca más estar separados por más de dos semanas. Como resultado, la familia viaja a menudo, y durante la filmación de “Soul Surfer”, Sorbo se aseguraba de que sus hijos completan sus hojas de trabajo antes de salir a jugar.

Su hijo se quejaba de que las hojas de trabajo ni siquiera eran importantes, porque la maestra a menudo se las saltaba, y aquí estaba ella,  obligando a trabajar a sus hijos para que la escuela pudiera marcar una casilla y decir que el trabajo estaba hecho.

Le tomó otro evento más para tomar la decisión de probar la educación en el hogar.

Su hijo mayor había entregado cinco informes de libros a mediados de segundo grado, y no fue hasta febrero que Sorbo escuchó algo sobre ellos.

Un día estaba ayudando con la limpieza después de la escuela, cuando le preguntó a la maestra: “Oye, ¿cómo están los informes de libros de Braeden?”

“Y sin pestañear, dijo: ‘Oh, no muy bien’, lo que me pareció impactante, porque nunca recibí nada”, dijo Sorbo. Ella ayudaba a menudo y hablaba con la maestra dos o tres veces por semana, pero esta era la primera vez que escuchaba que había un problema.

“Así que comencé a excusarla porque me simpatizaba y quería pensar bien en ella. Y cada excusa la hacía verse peor”, dijo Sorbo.

Después de muy difícil deliberación, decidió probar la educación en el hogar por solo un semestre. Kevin no acogió la idea exactamente con los brazos abiertos; había tenido una educación en una escuela pública y grandes recuerdos de ello. La educación en el hogar es una cosa muy contracultural para la mayoría de los estadounidenses.

Pero estaba claro que la escuela no estaba haciendo el trabajo, así que lo intentaron durante un semestre.

“Me encantaría decir que nunca miré hacia atrás, pero eso sería una mentira”, dijo Sorbo.

Shane Sorbo, Braeden Sorbo y Sam Sorbo en la película “Let There Be Light”. Sam Sorbo co-escribió el guión. (Cortesía de Sam Sorbo)

Pequeños soldados

En retrospectiva, su educación en el hogar había sido un gran éxito, pero todavía tenía ese sentimiento de incompetencia. Un año y medio después, envió a sus dos hijos a una escuela privada donde sus exámenes de nivel demostraron que la educación en casa de Sorbo los colocaba hasta dos niveles adelantados en algunas materias. Desafortunadamente, esa escuela también la decepcionó, seis meses después llegó a una reunión de padres y maestros donde se percato de que la escuela estaba casi completamente enfocada en entrenar el comportamiento de los estudiantes y no en la excelencia académica.

“[La maestra] estaba maravillada por lo bien que se comportaba mi hijo… se sienta en silencio, siempre levanta las manos, no causa problemas, no causa alboroto, nunca interrumpe”, dijo Sorbo. La maestra incluso orgullosamente le dijo que lo había sentado junto a un niño más ruidoso con la esperanza de que tuviera un efecto calmante, y funcionó.

De hecho, era lo contrario de lo que Sorbo quería escuchar. “Me hubiera encantado saber que interrumpió, por estar ansioso de aprender”, dijo. Pero ni un sola palabra sobre el aprendizaje, hasta que ella preguntó, ¿cómo le va en sus avances académicos? “Bien”. Hace apenas seis semanas a el le encantaba aprender.

“En realidad fue un experimento maravilloso. Porque después de seis semanas, me di cuenta de que la escuela no podría enseñarme nada mejor de lo que yo estaba haciendo. Y una vez que me di cuenta, todo comenzó a desmoronarse”, dijo Sorbo.

“Estaba convencida de que no solo era adecuado, sino que, de hecho, tenía un talento único para ser la educadora de mis hijos”, dijo Sorbo. “Eso fue extraordinariamente motivador”.

El lunes siguiente, volvió a la educación en el hogar, pero no fue fácil.

“Mi hijo del medio, que era un genio de las matemáticas… cuando las puse frente a él diciéndole: Hagamos esto. Comenzó a llorar diciendo: No, mami, no puedo hacerlo. Es muy difícil, no puedo hacerlo”, comento Sorbo.

“Te diré algo: me rompió el corazón”, dijo Sorbo. Su hijo Shane es como ella en muchos aspectos, dijo, “A los dos nos encantan las matemáticas. De alguna manera habían arruinado las matemáticas para él”.

Con el corazón roto, dejaron las matematicas a un lado, y trabajaron en otras cosas mientras se tomaban una semana libre de ellas. Después cuando volvieron a abordarlas, volvió a los capítulos que ya se habían enseñado en la escuela y se lo enseñó nuevamente.

Sam Sorbo y Kevin Sorbo en “Milagro en el este de Texas”. (Cortesía de Sam Sorbo)

“Lo hizo, amó hacerlo y todo salió bien. Sin embargo el mensaje creo es que estamos tan lavados del cerebro. Ponemos a nuestros hijos en el sistema, no entendemos el sacrificio que estamos haciendo al hacer esto”, dijo Sorbo.

Aunque sabemos que las escuelas están fallando, no podemos ponernos en acción, y Sorbo dice que esto se debe a que hemos sido entrenados para no culpar a las escuelas.

“Aceptamos esta idea de que la escuela es responsable de educar a los niños, pero ese no es realmente el caso”, dijo Sorbo. “Y en los casos judiciales, donde los padres han demandado [a las escuelas por no enseñar a sus hijos a leer], los padres han perdido todas las demandas porque, en última instancia, es responsabilidad de los padres”.

Una vez que Sorbo comenzó la educación en el hogar, comenzó a documentar el viaje, y unos años después publicó el libro “They’re Your Kids: A Personal Journey from Self-Doubter to Home School Advocate” (Son tus hijos: Un viaje personal de la duda sobre ti mismo a defender de la escolarización en el hogar). La primera mitad hace sonar la alarma para los padres, detallando lo que necesitan para despertarse, y la segunda mitad es la esencia de su propia experiencia con muchos consejos para los padres que consideran la educación en el hogar.

En este libro, ella ilustra que con el sistema público, “La barra esta realmente baja, y usted, con su hijo, puede pasar por encima fácilmente”.

Los niños de nueve años que toman trigonometría, así como los de 13 años que pasan por la física, son casos comunes entre los educadores en el hogar, donde los estudiantes generalmente superan a los estudiantes públicos en al menos un 30 por ciento.

Una de sus citas es un fragmento de un libro de Bertrand Russell, quien influyó en todo el movimiento de las escuelas públicas. Russell cita a un filósofo alemán en su trabajo, diciendo: “La educación debe tener por objeto destruir el libre albedrío para que, una vez escolarizados, los alumnos sean incapaces durante el resto de su vida de pensar o actuar de otra manera que la que su maestro hubiera deseado”. Continúa, describiendo la cantidad de poder que un gobierno podría acumular después de una o dos generaciones de escuela pública. Hemos tomado prestado del sistema prusiano, que fue diseñado para crear pequeños soldados, listos para obedecer.

“Son centros de modificación de comportamiento”, dijo.

Sam Sorbo y Kevin Sorbo en “Let There Be Light” (Cortesía de Sam Sorbo)

Radicales y rebeldes

Sorbo tiene tres adolescentes, y a menudo cuando le dice esto a la gente, le dan una mirada de comprensión. Tres adolescentes? Suena duro, dicen.

Es lo contrario.

“Es fantástico”, dijo Sorbo. “Mi autoridad en casa no es cuestionada. No tengo discusiones con mis hijos. Tenemos una relación muy equilibrada. Ellos me conocen, yo los conozco y nosotros resolvemos las cosas ”.

Después de conocer a sus hijos, otros padres se maravillan de lo bien que se comportan, y Sorbo dice que esto no es casualidad o accidente.

Dejando a un lado lo académico, ella tiene otra gran razón por la que debería educar en casa: considere la relación con su hijo.

“Estamos sacrificando absolutamente nuestra relación con nuestros hijos. No puedes decirme que tu relación no sufre”, dijo Sorbo. “Si deja a su hijo en la escuela todos los días, y el maestro le dice cosas que pueden o no estar de acuerdo con las cosas que dice en casa, y el maestro las tiene durante siete horas y media al día”. Y los tienes por, ¿qué queda, tres horas? ¿Y ves a tu hijo incluso tres horas al día en ese momento? ¿Cómo puedes esperar tener una relación?

Los adolescentes tienen la reputación de no estar de acuerdo con sus padres, y Sorbo dice que eso es de esperar si dejas a tus hijos para que otros puedan lidiar con ellos. Los niños también lo leerán como rechazo, incluso si nunca lo expresan.

El problema se agrava: la escuela pública por diseño no tiene el mejor interés de desarrollo de los niños en el fondo, y en los últimos años han disminuido. Los padres pueden recordar una buena experiencia con la escuela pública, y no todos están equivocados. Pero muchas escuelas han empeorado desde entonces.

En su libro, escribe: “Empujan a sus hijos a la guarida de los lobos y se preguntan por qué sus hijos regresan a casa comportándose como animales salvajes”.

En lugar de la moral, las escuelas también enseñan la relatividad moral.

Kevin Sorbo, Sam Sorbo y sus hijos en el estreno de “Tinker Bell” en el Teatro El Capitan en Hollywood, California, el 19 de octubre de 2008. (Alberto E. Rodriguez / Getty Images)

“No enseñamos moralidad en las escuelas. ¿Cómo podemos esperar tener un público moral si no enseñamos moralidad? No lo sé”, dijo. “Es desastroso, lo que estamos logrando… lo que están enseñando en los sistemas escolares de hoy es equivalente a abuso infantil”.

“Y somos tan incapaces de decirlo y decir ‘¡No!, vamos a hacer algo al respecto’. Es desalentador para mí, pero esa es mi cruzada ahora. No se trata solo de la educación en el hogar, tenemos que renovar nuestras escuelas, y tenemos que cambiar la forma en que pensamos sobre la educación”, dijo Sorbo.

Sorbo nunca pensó que era una rebelde hasta los últimos años. Ella era la ansiosa estudiante de la escuela secundaria. Era una tutora de cálculo en la universidad. Incluso durante su carrera como modelo, la tripulación la conocía como la “niña buena”.

No fue hasta que entró en la defensa de la educación en el hogar que se dio cuenta de que podría considerarse una radical en contra de lo establecido, pero en realidad, la educación en el hogar es un movimiento de rápido crecimiento. Casi 2 millones de estudiantes reciben educación en el hogar, y las consecuencias de Common Core han provocado que muchas personas investiguen la elección de escuelas y la educación en el hogar.

Solía ​​considerarse, por ejemplo, como una opción para las familias ultrareligiosas, y erróneamente se pensaba que obstaculizaba la socialización.

Sorbo es cristiana, pero la fe no tuvo nada que ver con su decisión de educar en casa, y una de las escuelas que intento y después decidió sacar a sus hijos, era una escuela cristiana. Años más tarde, después de haber visto a otras familias religiosas enviar a sus hijos a la escuela pública o la universidad y regresar como ateos separados, ha agregado fe a la creciente lista de razones por la que los padres deberían considerar.

En cuanto a la socialización, los niños educados en el hogar interactúan con frecuencia con personas de todos los grupos de edad, en lugar de limitarse a sus pares en el sistema escolar, se les enseña a temer a los niños mayores y a intimidar a los niños más pequeños. Sorbo dice que incluso en los pocos años que sus hijos fueron a la escuela pública vio que la discriminación por motivos de edad cobraba su precio, y tomó trabajo de su parte para deshacerlo.

“Comencé la educación en el hogar y me encantó. Porque me liberó. Ya no estaba en deuda con la institución”, dijo. En lugar de dirigir la biblioteca y conducir hacia y desde la escuela, y calificar los papeles y enseñar clases de arte para otros niños, pudo pasar ese tiempo sola. “Y no solo eso, mis hijos comenzaron a llevarse mucho mejor. Así que tuvimos una dinámica familiar y un hogar mucho más pacíficos ”.

Al asumir la tarea de enseñar la moral y los valores fundamentales, escribió un segundo libro educativo, “Teach From Love”, lleno de devocionales diarios.

“Aquí está la cosa, la razón por la que los valores fundamentales valen la pena es porque conducen a una vida más feliz”, dijo Sorbo. De hecho, muchos grandes educadores a lo largo de los siglos han señalado que la verdadera felicidad es el objetivo final de la educación.

“Si eres un mentiroso, y sabes que eres un mentiroso, y cada vez que te miras en el espejo, sabes que eres un mentiroso. Y sabes que mentir está mal, porque tenemos ese sentido innato en nosotros mismos, la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto, y no puedes confiar en ti mismo”, dijo. “¿Y qué sucede cuando no puedes confiar en ti mismo? El mundo se desmorona. ¿Qué puedes hacer cuando no puedes confiar en la persona más cercana a ti? ”

No pensamos en estas cosas hasta que reconsideremos lo que significa la educación y establezcamos esos objetivos para sus alumnos. Sorbo dice que incluso después de todo este tiempo, ella todavía está aprendiendo.

“Sabes, todavía es un viaje. Y reconozco que todavía tengo un lavado de cerebro en cierto sentido, porque pasé por el sistema escolar”, dijo.

Su propia educación ciertamente no trajo la verdadera felicidad. Para alcanzar eso, primero tenía que encontrar su fe.

“Miracle in East Texas”, protagonizada por Sam Sorbo y Kevin Sorbo, se encuentra actualmente en el circuito de festivales de cine y se estrenará en los cines en la primavera de 2020. (Cortesía de Sam Sorbo)

Milagro en el este de Texas

“Crecí con mucho estrés y ansiedad por poder mantenerme a mí misma, así que una vez que tuve una carrera lo suficientemente lucrativa, me di cuenta, wow, creo que realmente voy a estar bien. Voy a poder hacerlo”, dijo Sorbo. Esto fue durante sus 20 años, y pronto comenzó a cuestionar su éxito.

“Pensaba: ‘Entonces, ¿es esto? ¿Es este el significado completo de la vida?’. Así que hice una búsqueda y descubrí a Dios”, dijo. Ella encontró la paz de su ansiedad, y ahora puede disfrutar lo que hace.

La familia viaja a menudo, pero no siempre por trabajo. Este verano, hicieron un viaje guiado por Israel, que fue filmado en parte para un documental.

Ella y su esposo también trabajan juntos en películas y proyectos de libros; y en los últimos años una serie de películas basadas en la fe, porque la mayoría de la gente en la industria del cine no las hace.

“Milagro en el este de Texas” ha pasado por el circuito del festival de cine y planea llevarlo a los cines para la primavera de 2020.

Sorbo también dirige un programa de radio, del cual se tomó un descanso mientras producía y promocionaba su película de 2017 “Let There Be Light”, que cubre la política y los eventos actuales.

Este mes, ella y su hijo Braeden estarán en un evento de política estatal en Colorado Springs, porque su carrera como orador público está en marcha.

“Tengo un ingeniero, un artista y un orador público”, dijo Sorbo sobre sus adolescentes. Repensar la educación también le ha permitido repensar la educación superior. Con la serie de escándalos de admisión, las universidades de marca no significan buenas calificaciones tanto como indican un título costoso, y los estudios han demostrado que las personas con niveles académicos de Harvard que no asisten a Harvard terminan con carreras igualmente lucrativas.

Los padres miran lo que está haciendo Sorbo y le dicen: “Guau. Pero no tengo la paciencia”.

“Y los miro, y digo, bueno, tal vez Dios te dio hijos para enseñarte paciencia”, dijo Sorbo. “Tal vez la paciencia es algo que debes aprender”

Por cierto, agrega, lo contrario de la paciencia es la ira. Tenemos suficiente de eso en nuestra cultura.

Más allá de la educación en el hogar, hay innumerables opciones que incluyen tutores y la contratación de un maestro retirado que puede educar en el hogar o en escuelas híbridas que combinan la educación en el hogar con la escuela privada, y cooperativas donde un grupo de padres se turna para educar. Los niños son nuestras partes más preciadas, dijo Sorbo, y si nos interesa, hay opciones. Muchas de estas.

Actualmente está trabajando en reunir más materiales sobre educación en el hogar de una naturaleza más práctica, “algunos materiales para hacer de la casa algo un poco más tangible y de aspecto razonable”, dijo.

 

Descubre cómo

Guerrillas colombianas adoctrinan a niños venezolanos en las escuelas

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.