Sanción de EE. UU. surte efecto y petrolera china detiene sus actividades en Venezuela

Por Julian Bertone
05 de Septiembre de 2019 Actualizado: 05 de Septiembre de 2019

Sanciones impuestas por Estados Unidos surtieron un efecto contundente esta semana sobre Venezuela y su más importante contribuyente económico, China, resultando en un duro golpe económico para el régimen chavista.

La empresa petrolera China National Petroleum Corp. (CNPC), una de las principales socias de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA). detuvo por completo sus actividades en el país latinoamericano este miércoles para no violar las sanciones impuestas por el presidente de EE. UU. Donald Trump, según confirmó a El Estímulo una fuente ligadas a la empresa asiática.

Y eso no es todo. CNPC opera en territorio venezolano a través de la filial Sinovensa, y cuenta también con la filial de ingeniería HQC (contratísta de la anterior), la cual también anunció la suspensión de sus actividades en la Franja de Orinoco debido a que Sinovensa no saldó una vieja deuda que supera los 50 millones de dólares.

El 5 de agosto, Trump firmó una orden ejecutiva autorizando sanciones a cualquier compañía internacional vinculada con EE. UU. que brinde apoyo a Maduro, y el 4 de septiembre venció el plazo de las licencias concedidas para que las compañías completen las transacciones necesarias para el cese de las operaciones en Venezuela.

El logo de la petrolera estatal venezolana PDVSA en una gasolinera de Caracas, el 29 de enero de 2019. (LUIS ROBAYO/AFP/Getty Images)

La orden se trata de otra forma de ayuda de Estados Unidos para terminar con la dictadura socialista en Venezuela y favorecer el regreso de la democracia. En ella se hace referencia a la “contínua usurpación al poder por parte de Nicolás Maduro y personas afiliadas a él” y también menciona los continuos abusos a los derechos humanos y “la injerencia en la libertad de expresión” por parte del régimen.

Es a raíz de esta y otras sanciones anteriores impuestas por la administración Trump que la compañía de energía más grande de China empezó a retroceder en la compra directa de petróleo crudo venezolano, como informó Bloomberg a mediados de agosto, hasta terminar ahora con todos sus trabajos.

“CNPC está enviando hoy una carta a PDVSA cumpliendo con el embargo. Quedan suspendidas todas las actividades de las empresas mixtas entre CNPC y PDVSA”, afirmó ayer la fuente antes mencionada, que hasta el momento no pudo ser identificada por no estar autorizada formalmente a hacer declaraciones, según El Estímulo. También añadió que la carta enviada a PDVSA por sus socios chinos no tardaría en circular públicamente.

Una imagen muestra el logotipo del mayor productor de petróleo de China, China National Petroleum Corp (CNPC). (ERIC PIERMONT/AFP/Getty Images)

La noticia va en contra de la propaganda chavista, que contínuamente se jacta de mantener lazos sólidos con el Partido Comunista de China. A principios de agosto incluso, luego de presentar por radio y televisión nacional el proyecto de expansión de una planta mezcladora con la participación de CNPC, Maduro dijo que el país se encontraba en “un momento histórico espléndido”, abriéndose paso hacia “una economía autosustentada, sustentable, con motores propios”, y agradeció sobradamente a China “por todo este esfuerzo y toda la cooperación”, según un reporte de Infobae.  

Los planes de Maduro y China también incluían elevar la producción de crudo, pasando de 105.000 barriles por día hasta al menos 165.000 en el mediano plazo.

Sin embargo, luego del golpe que significó para Venezuela que a principios de agosto China suspenda el embarque de 5000 millones de barriles de petróleo, llega este segundo golpe, que puso fin a la producción y exportación de crudo venezolano hacia China y por consecuencia a las millonarias sumas de dinero a disposición de la dictadura bolivariana.

*****

Mira a continuación:

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS