Sanders lidera primarias de California y el condado de Orange está muy reñido, dicen analistas

Por Brad Jones
26 de Febrero de 2020 3:44 PM Actualizado: 26 de Febrero de 2020 3:44 PM

Todas las miradas estarán puestas en Bernie Sanders, el Condado de Orange y dos distritos congresionales específicos cuando los votantes acudan a las urnas el 3 de marzo para votar en las elecciones primarias presidenciales de California, dicen los analistas políticos.

Aunque difieren en sus perspectivas sobre muchos temas, analistas políticos de California como el Dr. Tony Quinn y la Dra. Sherry Bebitch Jeffe pueden estar de acuerdo en una cosa: a menos que haya algún problema importante, Sanders probablemente ganará la primaria demócrata en California.

El senador de Vermont Bernie Sanders lidera el campo demócrata para la nominación presidencial a nivel nacional y en California, según muestran recientes encuestas políticas.

Una encuesta del Instituto de Política Pública de California (PPIC) publicada el 20 de febrero muestra a Sanders con el 32 por ciento del voto entre los probables votantes demócratas del estado, seguido por Joe Biden con el 14 por ciento, Elizabeth Warren con el 13 por ciento, Michael Bloomberg con el 12 por ciento y Pete Buttigieg con el 12 por ciento. El ocho por ciento de los votantes están indecisos, y ningún otro candidato tiene más del cinco por ciento.

(De izquierda a derecha) El exalcalde de la ciudad de Nueva York Mike Bloomberg, el exalcalde de South Bend (Indiana) Pete Buttigieg, la senadora Elizabeth Warren (D-Mass.), el senador Bernie Sanders (I-Vt.), el exvicepresidente Joe Biden, la senadora Amy Klobuchar (D-Minn.) y Tom Steyer suben al escenario antes del debate de las primarias presidenciales demócratas en el Charleston Gaillard Center de Charleston, Carolina del Sur, el 25 de febrero de 2020. (Win McNamee/Getty Images)

Otras encuestas políticas recientes muestran que Sanders lidera la carrera demócrata de California, pero con cerca del 24 por ciento de los votos, no con el 32 por ciento. A nivel nacional, las recientes encuestas sobre las elecciones generales muestran a Sanders ligeramente por delante del presidente Donald Trump. Sanders fue elegido como el candidato con más probabilidades de derrotar a Trump por el 34 por ciento de los votantes en la encuesta del PPIC.

Sanders también está ganando tracción entre los votantes latinos y negros del estado, dijo Jeffe, un profesor jubilado de la Práctica de Comunicación de Políticas Públicas en la Escuela de Política Pública Sol Price de la Universidad del Sur de California.

“Creo que [Sanders] ha recibido mucho de ese [apoyo] de Biden, y eso es importante. Pero los votantes más jóvenes siempre han sido básicamente de Bernie. Es ideológico. Es un cambio. Su ideología es mucho más revolucionaria, digamos. Y de nuevo, tiene una operación aquí. Tiene una presencia aquí que otros candidatos no tienen”, dijo.

“El propio Partido Demócrata ha cambiado y los activistas son cada vez más políticos”, dijo Jeffe. “Tiene una organización increíble. Podría empezar a funcionar porque todavía tiene esa organización desde 2016. No fue sorprendente que él esté adelante (…) Bernie ha estado aquí y su ‘movimiento’ se ha mantenido en los últimos cuatro años”.

Aunque Quinn estuvo de acuerdo en que Sanders tiene muchas opciones para ganar en California, dijo que Sanders todavía tiene un largo camino por recorrer a nivel nacional. Tiene que ganar suficientes delegados en más de una docena de otros estados para ganar la nominación. Y, aún así, tiene que derrotar a Trump para convertirse en presidente.

“Consiguió el 46 por ciento contra [Hillary] Clinton [en 2016]. Tiene muchos seguidores y no es diferente de Trump, que tenía muchos seguidores cuando empezó. Por lo tanto, es muy posible que Bernie sea imposible de detener y podría muy bien ser que se lleve la mayor parte de los delegados en el Súper Martes”, dijo Quinn, editor senior de California Target Book. “Pero tener a Bernie como nominado va a ser muy difícil para los demócratas. Él es muy izquierdista, ya sabes”.

La principal preocupación de la mayoría de los votantes de las primarias demócratas es elegir un candidato que pueda vencer al presidente Donald Trump en las elecciones generales del 3 de noviembre, dijo Jeffe. Y su segunda prioridad es asegurarse de que derroten a cualquier candidato republicano que apoye a Trump.

En el debate demócrata del 25 de febrero, Sanders fue atacado por otros candidatos por su autoproclamada agenda socialista.

Aunque Sanders se presenta orgullosamente como un “socialista democrático”, Jeffe dijo que el término socialismo ya no tiene la misma connotación negativa que tenía durante la Guerra Fría.

Para los votantes más jóvenes el socialismo se ve más como una participación del gobierno, “y ellos están de acuerdo con eso”, dijo Jeffe. “Si son socialistas, son diferentes de lo que los socialistas solían ser (…) El socialismo no significa lo que significaba para los viejos como yo, que es un sinónimo de comunismo. El socialismo ya no significa eso”.

Pero Quinn no está de acuerdo.

“Ciertamente significa eso”, dijo. “Ese es el problema: muchos de los liberales ahora están tratando de fingir que significa algo más. Hay tres grandes países socialistas en nuestro hemisferio: Cuba, Nicaragua y Venezuela. Bernie Sanders dice que su tipo de socialismo es más parecido al de Dinamarca y Suecia. Pero Dinamarca y Suecia no son países socialistas”.

Los países nórdicos no tienen los mismos controles gubernamentales característicos del socialismo, sino que tienen economías de mercado privadas con altos impuestos para pagar los servicios gubernamentales.

Dice que el socialismo significa lo mismo de siempre, y que la carrera presidencial de 2020 es todo sobre el socialismo.

“Nadie sabe lo que significa el socialismo, pero tradicionalmente ha significado el control de todos los aspectos del gobierno por parte de un grupo de burócratas confiables”, dijo Quinn. “En la Unión Soviética se les llamaba nomenklatura, y estos son los burócratas que tomaban todas las decisiones y los planes quinquenales. No había propiedad privada, no había propiedad privada de nada. Eso es lo que es el socialismo, y pretender que es otra cosa es como negar lo que la historia nos dice”.

Por otro lado, aunque California es un estado decididamente azul y unipartidario, el resto de América no tiene intención de elegir a un socialista para la Casa Blanca, dijo Quinn.

“No hay ninguna señal de que el pueblo de California quiera un gobierno socialista, pero hay una señal de que a mucha gente aquí le gusta Bernie Sanders porque se mete con el establishment”, dijo.

Los eventos como caldo de cultivo

Las carreras más disputadas en esta temporada electoral son en su mayoría en el Condado de Orange, un típico condado rojo que pasó a ser azul en 2018. Los republicanos perdieron seis escaños frente a los contendientes demócratas:

Carreras por el Congreso:
– Distrito 39: Ed Royce (R) se retiró. Gil Cisneros (D) derrotó a Young Kim (R).
– Distrito 45: Mimi Walters (R) fue derrotada por Katie Porter.
– Distrito 48: Dana Rohrabacher (R) fue derrotado por Harley Rouda (D).
– Distrito 49: Darrell Issa (R) se retiró. Mike Levin (D) derrotó a Diane Harkey (R).

Asamblea Estatal:
Distrito 74 de la Asamblea: Cottie Petrie-Norris (D) derrotó a Matthew Harper (R)

Senado Estatal:
Distrito 34 del Senado Estatal: Tom Umberg (D) derrotó a Janet Nguyen (R).

Rob Pyers, director de investigación del California Target Book, dijo por correo electrónico que los republicanos están luchando duro para recuperar estos escaños de los demócratas en 2020.

En el Distrito 39 Young Kim se presenta de nuevo contra Gil Cisneros. “Esta vez se ha beneficiado de la casi nula competencia, lo que le ha permitido superar a Cisneros en unos pocos trimestres”, dijo Pyers.

La candidata republicana al Congreso de los Estados Unidos Young Kim visita su oficina de campaña en Yorba Linda, California, el 6 de octubre de 2018. (Robyn Beck/AFP vía Getty Images)
El candidato del Partido Demócrata Gil Cisneros hace campaña para representar en la Cámara al distrito congresional 39 de California durante las elecciones intermedias de 2018 en Buena Park, California, el 5 de noviembre de 2018. (Mark Ralston/AFP vía Getty Images)

En el Distrito 45 “Hay varios candidatos republicanos tratando de desbancar a Katie Porter, pero el campo fracturado ha dejado las cosas revueltas”, dijo Pyers. “No hay una clara ventaja republicana, y los candidatos están quemando todo el dinero que están recaudando para tratar de salir de las primarias. Mientras tanto, Porter ha sido una recaudadora de fondos constantemente fuerte y tiene más de 3 millones de dólares a mano”.

El Distrito 48, dijo Pyers, “se está volviendo más azul, pero todavía tiene una fuerte inclinación conservadora, y los demócratas pudieron capitalizar la carrera contra Dana Rohrabacher en 2018. Esta vez, los republicanos se han alineado detrás de la supervisora del condado de Orange, Michelle Park Steel. Ella está bien financiada y parece lista para darle a [Harley] Rouda un serio desafío”.

En el Distrito 49 “Mike Levin ha estado recaudando dinero en un clip rápido. El republicano en la carrera ha sido capaz de autofinanciarse hasta cierto punto, pero no espero que sea capaz de preparar un esfuerzo competitivo”, dijo Pyers.

En el Distrito 74 “Hay dos republicanos compitiendo contra Cottie Petrie Norris. La más formidable parece ser la alcaldesa de Newport Beach, Diane Dixon”, dijo Pyers.

“Si bien los republicanos están tratando de recuperar estos escaños, los titulares republicanos del Condado de Orange en AD55, AD68, AD72, AD73 y SD37 van a tener objetivos en sus espaldas, y no es imposible pensar que los demócratas podrían ganar aún más terreno en la Legislatura en 2020”, dijo Pyers.

Puestos vacantes

Otras dos carreras que hay que ver son los distritos congresionales 25 y 50.

El escaño del Distrito 25 fue dejado vacante por la demócrata Katie Hill, que renunció en noviembre pasado tras las denuncias de supuesta mala conducta sexual.

Fue acusada de indiscreciones sexuales con un miembro del personal del Congreso y también admitió una relación con un ayudante de campaña en lo que se ha descrito en los medios de comunicación como una relación “vómito”. Más tarde, fotos de Hill desnuda fueron publicadas por un blog político, RedState, y el Daily Mail, un tabloide británico. Hill sirvió en el Congreso por menos de un año, desde el 3 de enero al 3 de noviembre de 2019.

La candidata demócrata al congreso Katie Hill habla con sus partidarios en Stevenson Ranch, California, el 5 de noviembre de 2018. (Mario Tama/Getty Images)

Entre los candidatos a las primarias se encuentran: los demócratas Robert Cooper, Getro Elize, Christopher Smith, Christy Smith, Cenk Uygur, Anibal Valdez-Ortega; los republicanos Mike García, Kenneth Jenks, Stephen Knight, David Lozano, Daniel Mercuri, George Papadopoulos; y el independiente Otis Lee Cooper.

El contendiente demócrata Christy Smith está dominando la carrera hasta ahora, dijeron Jeffe y Quinn.

El distrito congresional 25 de California está ubicado en el sur de California. Incluye parte de los condados de Los Ángeles y Ventura.

En el Distrito 50, el exrepresentante Duncan Hunter renunció a su escaño en el Congreso después de que él y su esposa, Margaret, se declararan culpables de corrupción por usar fondos de la campaña para gastos personales.

El representante Duncan Hunter (R-CA) entra en la corte federal de San Diego, California, el 3 de diciembre de 2019. (Sandy Huffaker/Getty Images)

Los fiscales federales alegaron que de 2009 a 2016 gastó fondos de la campaña en relaciones extramatrimoniales con cinco mujeres, entre las que se encontraban miembros de grupos de presión y personal del Congreso. Hunter renunció el 13 de enero después de servir en el Congreso de 2009 a 2020.

Compiten por el escaño: los republicanos Darrell Issa, Brian Jones, Carl DeMaio, Nathan Wilkins; los demócratas Ammar Campa-Najjar, Marisa Calderón; los independientes Helen Horvath, Lucinda Jahn, Henry Ota; y el candidato del Partido de la Paz y la Libertad de California, José Cortés.

Los demócratas no tienen casi ninguna posibilidad de ganar en el Distrito 50, dijo Quinn. Es el distrito más rojo del estado, el cual Trump ganó con una mayoría del 58 por ciento en 2016.

“Dos tipos intentan ver quién es más trumpista”, dijo, refiriéndose a Issa y Jones.

El representante Darryll Issa (R-CA) habla durante una conferencia de prensa sobre el programa DACA en el Capitolio de los EE.UU. el 9 de noviembre de 2017. (Chip Somodevilla/Getty Images)

Este distrito, numerado como el 52º distrito del congreso de California de 2009 a 2013, cubre gran parte del norte del condado de San Diego y parte del condado de Riverside. Incluye las ciudades de El Cajón, Escondido, San Marcos, Santee y Temecula.

Los temas

“La cuestión principal es que no hay problemas”, principalmente porque las primarias se celebran tres meses antes de lo habitual, dijo Quinn.

Solo alrededor del 20 por ciento de las primeras papeletas han sido devueltas por correo, añadió. Ninguna de las dos senadoras de California, Diana Feinstein y Kamala Harris, ambas demócratas, se presentan a las elecciones y no hay ningún cargo estatal en juego.

“Por lo tanto, todo lo que tenemos son carreras legislativas y congresionales. Básicamente, las únicas carreras congresionales son las de los republicanos que tratan de presentar candidatos para enfrentarse a los siete demócratas que fueron elegidos la última vez para los escaños republicanos”, dijo Quinn. “Hace dos años, vi muchos carteles de jardín para los candidatos. Parecía haber mucho interés. Eso parece faltar ahora mismo. Nadie lo está siguiendo realmente. La cobertura ha sido muy escasa”.

La falta de vivienda y la asequibilidad de la vivienda

En California es muy probable que la crisis de la falta de vivienda esté en la mente de los votantes, especialmente después del discurso sobre el estado del Estado que pronunció el 19 de febrero el gobernador de California, Gavin Newsom, en el que se centró en gran medida en la falta de vivienda, la falta de viviendas asequibles, el abuso de sustancias y las enfermedades mentales.

Más de la mitad del electorado del Condado de Orange cree que la falta de vivienda es un problema significativo, dijo Jeffe.

“Es un problema muy serio en las grandes ciudades impulsado por los altísimos costos de la vivienda”, dijo Quinn.

Hombres y mujeres sin hogar se sientan en una acera en Los Ángeles, California, el 8 de enero de 2020. (Frederic J. Brown/AFP vía Getty Images)

El sesenta y tres por ciento de los californianos dice que la asequibilidad de la vivienda es un gran problema en su parte del estado, y otro 25 por ciento dice que es algo así como un problema, según la encuesta del PPIC. Alrededor de cuatro de cada diez californianos (44 por ciento de los adultos y 38 por ciento de los probables votantes) dicen que el costo de vida los está haciendo considerar seriamente la posibilidad de mudarse a otra parte de California o fuera del estado.

Los californianos más jóvenes son más propensos a considerar mudarse: el 55 por ciento de los que tienen entre 18 y 34 años, el 45 por ciento de los que tienen entre 35 y 54 años y el 33 por ciento de los que tienen 55 años o más. El 54 por ciento de los inquilinos son mucho más propensos a mudarse que los propietarios (32 por ciento). La mayoría de los que están considerando mudarse dicen que se irían de California en lugar de trasladarse dentro del estado.

La economía

Ambos analistas políticos dicen que California necesita más trabajos manuales, que junto con una vivienda más asequible, podrían ayudar a reducir la población sin hogar.

“La falta de empleos en el extremo inferior de la economía es parte del problema”, dijo Jeffe. “Se ven más familias, más gente de la clase media que ha sido despedida, viven en camionetas, viven en coches (…) No recuerdo que haya sido tan visible”.

“Ya no tenemos los buenos trabajos manuales que le daban a la gente un comienzo en la vida, que les permitían conseguir una bonita casa a un precio razonable. Todo eso ha desaparecido en California”, dijo Quinn

Atención médica

Con el electorado tan concentrado en Trump y la carrera presidencial, la atención médica casi parece haber desaparecido del radar, dijo Jeffe.

“Es sorprendente que no sea la atención médica”, dijo. “La cobertura de California parece estar funcionando bien”. La cobertura de California permite a la gente comprar atención médica privada a precios subvencionados.

Aunque Quinn está de acuerdo en que la asistencia sanitaria no es un tema electoral importante en California, dijo que debería serlo.

“El Obamacare ha funcionado relativamente bien para California, por lo que es una locura ver a todos estos demócratas destrozándolo”, dijo Quinn. “Quiero decir, llevó 10 años poner en marcha el Covered California. Es un plan de seguro. Eso es todo lo que fue el Obamacare: un plan de seguro subsidiado por el estado. Pero parece funcionar, y parece proveer opciones de cuidado de salud. El hecho de que Sanders y Warren quieran echarlo todo a perder, creo que es una locura”.

Aunque muchos estadounidenses de clase media no están contentos con los altos costos de los medicamentos recetados y las crecientes primas de los seguros de salud, no están listos para deshacerse de sus sistemas de atención médica basados en el empleador, dijo.

Bono para instalaciones escolares

La Proposición 13, conocida como el Bono de Instalaciones Escolares, es la única medida en la boleta de las elecciones primarias. Un voto afirmativo, apoyado por el gobernador Gavin Newsom, aprobaría un programa de bonos estatales de 15,000 millones de dólares para financiar la construcción y modernización de las instalaciones educativas.

Hay cierta confusión al respecto porque tiene la misma designación que otra Proposición 13, que puso un tope a los aumentos de los impuestos sobre la propiedad residencial y comercial en 1978. “La Prop. 13 original, la llamo la ‘verdadera’ Prop. 13”, dijo Jeffe. La derogación de la “verdadera” estará en la votación del 3 de noviembre.

Mientras tanto, la legislación de último minuto que Newsom firmó como ley el 13 de febrero podría impulsar los votos independientes en las primarias demócratas.

El proyecto de ley del Senado 207, cuya autora es la senadora Melissa Hurtado (D-Sanger), permite a los votantes presentar una solicitud escrita y firmada a los funcionarios electorales del condado para cambiar su preferencia de partido político dentro de los 14 días previos al cierre de las urnas. La inscripción del votante se actualizará de inmediato y los votantes recibirán una boleta o un voto provisional.

Descubra

Violentas detenciones de la policía china a los ciudadanos | #Coronavirus

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.