Se avecina un momento decisivo para el régimen chino, dice defensor de víctimas del comunismo

Por JUSTINA WHEALE
04 de Septiembre de 2020
Actualizado: 04 de Septiembre de 2020

Al igual que Chernobyl fue un momento decisivo, que anunció la desaparición de la Unión Soviética, COVID-19 ha empujado al Partido Comunista Chino a un camino similar sin retorno, dice el presidente del grupo que encabeza el Monumento a las Víctimas del comunismo que se construirá pronto en Ottawa.

Ludwik Klimkowski, presidente de la organización benéfica, Tribute to Liberty (Tributo a la Libertad), nacido en Polonia, dijo que ve paralelos en el estado de ánimo público de la Unión Soviética justo antes de que colapsara, y la creciente reacción internacional hacia el régimen chino debido a su mal manejo y encubrimiento al brote del virus.

“Creo que estamos en el camino, un camino acelerado, para eliminar básicamente al Partido Comunista Chino del gobierno de China”, dijo Klimkowski en una entrevista.

“Ya nadie les cree. Nadie quiere venir a la mesa para firmar ningún acuerdo con el Partido Comunista de China porque sabemos, al igual que sabíamos con los representantes del Partido Comunista de la Unión Soviética, que simplemente mienten. No nos dicen la verdad”.

Señala que el régimen soviético también mintió sobre el accidente nuclear de Chernobyl en 1986, “afirmando que no había pasado nada y que todo estaba bajo control… Desde 1986, nadie creyó lo que el Partido Comunista de la Unión Soviética dijo después”.

Ludwik Klimkowski, presidente de Tribute to Liberty. (Facebook)

En 1989, pocos años después del desastre, una serie de revoluciones entre los países del Bloque del Este, Polonia y Hungría en particular, provocaron una reacción en cadena que finalmente resultó en la caída del Muro de Berlín y en el colapso de la Unión Soviética.

La clave para que el pueblo polaco se resistiera al régimen fue que los disidentes se organizaran y hablaran, dijo Klimkowsi. Pero también necesitaba algo más, dice: una chispa de estímulo externo para darles valor y esperanza. En Polonia, ese momento llegó en el histórico discurso de 1979 de San Juan Pablo II que despertó el anhelo de independencia de los pueblos y ayudó a galvanizar el movimiento de solidaridad, formado un año después.

A medida que el número de miembros del movimiento de solidaridad crecía, envalentonaba a los marginados, que habían apoyado al régimen sólo para obtener beneficios personales o evitar la persecución, para que se unieran a la resistencia y finalmente derribaran el Telón de Acero.

“Cuando cambió la marea, abandonaron el Partido Comunista bastante rápido”, dijo Klimkowsi.

Cree que ha llegado el momento de que una fuerza galvanizadora similar encienda la creciente disidencia en China.

“Creo que nuestros amigos chinos, solo necesitan una voz, ese equivalente de Juan Pablo II que diría, ‘no tienes que tener miedo. De hecho, puedes dejar el Partido Comunista. Puedes renunciar a tu membresía en ese Partido y serás fuerte. Y hay muchos de ustedes que pueden superar ese desafío y hacer que China sea libre”, dijo.

China ya está muy avanzada en el camino de la resistencia, señala Klimkowsi, manifestándose en los 360 millones de chinos que ya han “abandonado” o renunciado a su membresía en el Partido Comunista a través del movimiento Tuidang.

Los partidarios del movimiento Tuidang, cuyo crecimiento es significativo, con el que los chinos de todo el mundo están renunciando a sus vínculos con el Partido Comunista Chino (PCCh), se reúnen en la Colina del Parlamento en Ottawa, el 6 de mayo de 2018, para resaltar el hito alcanzado en marzo de 2018 de 300 millones de personas chinas que han renunciado al PCCh y a sus organizaciones juveniles afiliadas. (The Epoch Times)

Tuidang, que significa “Renunciar al Partido” en chino, es el movimiento de base más grande de la historia. Comenzó en 2004, gracias al trabajo de voluntarios en China y en todo el mundo, las declaraciones de renuncia se recopilan y publican en el sitio web en chino del Centro Tuidang.

El creciente rechazo internacional contra el régimen, en particular por parte de Estados Unidos, también es un buen augurio para una China libre, dice Klimkowski, ya que la inversión occidental y el espionaje chino en los países occidentales fueron clave para que el régimen alcanzara su estatus de superpotencia.

“Según las cifras del PIB chino, esa economía china es la segunda economía más grande de este planeta. Y, sin embargo, imagina una cosa: ¿qué pasaría en términos de evolución de la economía china si la civilización occidental no quisiera comerciar con China?

Estados Unidos y Australia han liderado los esfuerzos internacionales para responsabilizar a Beijing por el encubrimiento al brote del virus en Wuhan, y han pedido una investigación independiente sobre el papel del régimen. Estados Unidos también ha introducido medidas generalizadas para contrarrestar el régimen en los últimos meses, incluida la sanción a los funcionarios responsables de abusos de derechos humanos en Hong Kong y Xinjiang.

Klimkowski señala que, si la historia es un indicio, la caída de un régimen despótico suele ser impredecible y repentina, sin importar cuán formidable pueda parecer en la superficie.

“Recordé esto por mi propia experiencia, que sí, cuando piensas que el comunismo y el sistema comunista están aquí para quedarse, la historia te dice que eso no es cierto. Puedes cambiar ese sistema. Puedes ser libre. Lo único que te impide hacer esto es que necesitas energizar a tus conciudadanos”.

Monumento a las víctimas del comunismo

El memorial Tributo a la Libertad ha sido la fuerza principal detrás del Monumento a las Víctimas del Comunismo, programado para el centro de Ottawa ha estado en obras desde 2009. El objetivo del monumento es ayudar a las víctimas y a sus familias a sanar y educar a las generaciones futuras sobre la realidad de la vida bajo los gobiernos comunistas.

Arc of Memory, el diseño ganador del monumento a las víctimas del comunismo que se construirá en Ottawa. (Cortesía de Paul Raff)

Klimkowski dice que el monumento es una importante muestra de respeto a los ocho millones de canadienses que pueden rastrear sus raíces en países que sufrieron bajo varios regímenes comunistas opresores, pero también para educar a las generaciones futuras.

“Necesitamos decirles a nuestros compatriotas canadienses que la idea pervertida de introducir el socialismo extremo o el comunismo en Canadá es algo a lo que la mayoría de nosotros, si no todos, tenemos un miedo mortal, porque sabemos cómo se siente, lo hemos vivido”, dijo, agregando que el comunismo ha sido responsable de la muerte de alrededor de 100 millones de personas desde el comienzo de la Revolución Bolchevique en Rusia, en 1917.

“Tenemos que decirles a nuestros conciudadanos, esta carretera ya fue probada y lo que pasó fue que 100 millones de personas fueron asesinadas por comunistas”.

La construcción del monumento se enfrenta a retrasos debido a la pandemia, pero está programada para completarse en 2021.

April Zhu contribuyó a este artículo.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Coches destrozados después de ser arrastrados al río por la inundación en Hubei

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS