Se conocieron por la misma enfermedad terminal y se casaron: “Su amor fue tan puro como la nieve”

Por Blanca Téllez - La Gran Época
17 de Octubre de 2022 10:45 PM Actualizado: 17 de Octubre de 2022 10:45 PM

Sara Smouther aceptó casarse con Matt Weeks y compartir su tiempo de vida restante con felicidad y alegría, hasta que su esposo falleció poco tiempo después debido a la enfermedad terminal que los unió, dejando un bello legado que ahora ella atesora.

Matt Weeks le pidió matrimonio a Sara Smouther en el centro de atención especializada para la enfermedad de Huntington que compartían. En el centro de atención hicieron los preparativos y celebraron su boda con alegría, rodeados del amor de sus familiares y amigos.

La pareja se conoció en Cloverdale, Indiana, en el centro de atención médica especializada de Summerfield, donde ingresaron por la enfermedad neurológica terminal hereditaria Huntington que ambos padecían, la cual afecta el ánimo, el movimiento y las habilidades de pensamiento, informó Indystar.

Smouther, exempleada de una editorial educativa y con dos maestrías en educación, tenía 38 años cuando llegó al centro de asistencia médica donde conoció a Weeks, en abril de 2021. Su conexión fue inmediata.

Weeks había llegado al centro de cuidados médicos hacía poco más de medio año, después de haber sido un exitoso ingeniero de sonido en la industria musical y obtener un disco de oro por su trabajo en el álbum del cantante Michael W. Smith.

Cada uno provenía de una familia con la misma enfermedad, y cuando se conocieron pudieron compartir su entusiasmo y logros profesionales durante su vida previa, además de sus antecedentes familiares con la misma enfermedad.

También compartieron sus propios diagnósticos de la enfermedad terminal, con el surgimiento y aumento de las situaciones desafiantes en la convivencia cotidiana, antes de ingresar al centro de asistencia médica: depresión, ansiedad, etc.

Pero una vez que se conocieron, una nueva luz apareció en sus vidas. Se identificaban, comprendían y apoyaban, encontrando nuevas alegrías y motivos para vivir. Se tenían el uno al otro y querían pasar juntos el resto de sus vidas.

“Casarse con Sara es lo mejor para él. Es maravillosa, extrovertida, luchadora. Es simplemente encantadora”, declaró en su momento el hermano del novio, a quien le preocupaba la condición debilitante de la enfermedad en Weeks.

“Matt se había desconectado de gran parte de la vida y se había vuelto bastante aislado. Había perdido el contacto con la mayoría de sus amigos. Creo que había perdido la esperanza”, explicó Mark Weeks.

Ambas familias apoyaban la unión de la pareja, pero solo hasta que Weeks dijo: “Tenemos que hacer la operación Get To The Chapel”, comenzaron los preparativos para su boda, como encontrar el anillo perfecto para la novia, la petición de matrimonio y el apoyo de familiares, amigos y el personal del centro de atención.

“Te amo”, le dijo Weeks, colocándose de rodillas en el comedor del centro de asistencia con el anillo de compromiso ante la desprevenida Smouther. Ella, temblando, le respondió: “Te amo. Sí. Gracias, gracias”.

Fue un momento muy emotivo para los novios y también para los testigos de la escena.

“Estaba más que feliz”, dijo Smouther. “Me hizo llorar”.

“Él lloró”, dijo Tasheena Duncan, la administradora de Summerfield. “Todos lloramos”.

Y los preparativos continuaron, como la elección de los anillos de boda, la ceremonia, los invitados, la fiesta, la cena, el pastel, etc.

“Este es verdaderamente un día milagroso, un momento verdaderamente maravilloso para todos nosotros”, dijo Mark, el hermano de Weeks al comenzar la ceremonia el día de la boda ante los novios que se casaron en silla de ruedas. “Ver el triunfo del amor aquí representado ante nosotros”.

“Este día es una celebración del amor”, dijo Tasheena Duncan, la administradora de Summerfielda a los invitados a la ceremonia. “Y cuando Matt, Sara y yo hablamos, definimos el amor como la capacidad de superar el pasado, el presente y poder amarse sin condiciones”.

“Tú eres mi mundo”, fue la frase que eligieron los futuros esposos para el interior de sus anillos de matrimonio, informó People. “Él me da un propósito […] Es un consuelo saber que tengo a alguien”, dijo Smouther después de su boda.

“Están aquí y desafortunadamente están en un cuerpo que no pueden controlar”, había dicho a Indystar, Maggie Hayne, directora de enfermería de Summerfield, días antes de la boda. Smouther “solo quiere que la gente sepa que está viviendo su mejor vida, ella y Matt”, agregó Hayne.

Matt Weeks falleció dos meses después de casarse con Sara Smouther, cuando él acababa de cumplir 50 años.

Sara sostenía la mano de Weeks cuando él murió. “Su amor mutuo era tan puro como la nieve”, dijo Terri Catino, la madre de Smouther. “Se dieron mucho amor y consuelo el uno al otro”.

“Matt falleció en paz, con Sara a su lado”, dijo Mark Weeks, el cuñado de Smouther. “Ahora ella usa su anillo de bodas en un collar, rodeada de las fotos de su boda”, agregó.

El Dr. Christopher James, neurólogo de Smouther, dijo a People que la pareja tenía una “conexión especial” y es la prueba de que el amor y la amistad aún pueden existir incluso en circunstancias trágicas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


 

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.