Se despertó en medio de la noche al sentir alguien en su pecho: algo extraño y exótico la miraba

18 de Enero de 2018 Actualizado: 18 de Enero de 2018

Era pasada la medianoche cuando una mujer de 99 años se despertó, sintiendo una fuerte presión en el pecho. Miró con claridad lo que al principio pensó que podría ser un gato, pero mientras observaba mejor su extraña cara, gritó.

Asustado, el animal saltó y huyó hacia el ático para esconderse.

Ahora estaba atrapada en la oscuridad, sola, a excepción de su cuidadora en su casa con un extraño animal de un poco más de medio metro.

“Me despertó una llamada a las 2 de la mañana, lo cual nunca es una buena noticia, y era de mi aterrorizada suegra”, dijo Carlos Aguaras, yerno de la anciana. Ella llamó a la casa de su hija, así que Carlos y su hija corrieron con una amiga de la familia, Cathy Moghari.

Resultó que Cathy tenía experiencia con animales exóticos, y de entre todos los presentes fue capaz de identificar al animal como un kinkajou.

Los kinkajous se parecen un poco a los monos o lémures, pero en realidad son más cercanos a los mapaches, según el veterinario Don Harris, aunque pasan la mayor parte del tiempo colgados en los árboles (a menudo con sus colas) y no en el suelo. Son nocturnos como mapaches, y típicamente dóciles, a menos que estén acorralados. Y si te muerde un kinkajou, es mejor que consigas que te lo traten, ya que te arriesgues a perder una extremidad por una infección, dijo Harris a la CBS en 2016.

Así que Cathy empezó a pensar, “¿Cómo vamos a sacar a este animal?”.

Cathy terminó googleando sonidos de kinkajou y fue capaz de encontrar algunos videos del animal. Sosteniendo las bocinas de la computadora hacia el techo, el animal salió y Cathy fue capaz de atraerlo hasta una jaula con algunas cerezas.

Llevaron al animal a un veterinario local, y Harris del Centro Médico de Animales Exóticos y Aviarios del Sur de Dade pudo verla.

“Tenía que tranquilizarla”, dijo Harris. “Porque este animal estaba asustado y podría haberme herido con una mala mordida”.

Pero también se dio cuenta de algo más sobre la criatura cuando se enteró de la historia.

Posted by South Dade Avian & Exotic Animal Medical Center on Wednesday, January 27, 2016

“Ningún animal salvaje no domesticado como éste se acurrucaría en el pecho de una mujer para dormir”, explicó el Dr. Harris. Este kinkajou era saludable y tenía que ser la mascota de alguien.

Ellos corrieron la voz y fueron capaces de hacer que el animal, llamado Bananas, regresara con su dueño Ray Fernandez al día siguiente.

Ray estaba trabajando en su casa y dejó a Bananas con algunos parientes, pero ella escapó de su nuevo ambiente y había estado fuera por una semana.

“Dejé comida afuera y una trampa, pero nunca la encontré”, le dijo a WPLG. “Estaba bastante lejos de donde se escapó”.

¿Te gustó esta historia?

Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

TE RECOMENDAMOS