¿Se podrían haber evitado muchas muertes por Covid-19?

La creciente investigación sobre los efectos de la vitamina D sobre el COVID-19 ha hecho que más médicos e investigadores aboguen por ampliar su uso
Por JOSEPH MERCOLA
06 de Febrero de 2021
Actualizado: 06 de Febrero de 2021

En las últimas semanas y meses, se realizaron estudios (1) que demuestran los beneficios de la vitamina D contra el COVID-19. Más de 200 médicos, científicos y autoridades líderes firmaron una carta abierta (2) pidiendo un mayor uso de la vitamina D en la lucha contra el COVID-19.

“Las investigaciones muestran que los niveles bajos de vitamina D casi con certeza promueven infecciones, hospitalizaciones y muertes por COVID-19. Dada su seguridad, pedimos un aumento generalizado inmediato de la ingesta de vitamina D”, dice la carta.

“La vitamina D modula miles de genes y muchos aspectos de la función inmunológica, tanto innata como adaptativa”, continúa la carta, antes de enumerar algunos de los hallazgos validados sobre la vitamina D.

Los autores señalan que los niveles más altos de vitamina D en la sangre se asocian con tasas más bajas de infección por SARS-CoV-2 y un menor riesgo de un caso grave (hospitalización, UCI o muerte).

La efectividad de la vitamina D también se muestra en estudios de intervención, dicen, y agregan que muchos trabajos de investigación revelan varios mecanismos biológicos por los cuales la vitamina D influye sobre el COVID-19.

La carta recomienda tomar suficiente vitamina D para alcanzar un nivel en sangre de al menos 30 ng/mL (75 nmol/L). Los autores instan a realizar pruebas en todos los pacientes hospitalizados con COVID-19 y agregar vitamina D al protocolo de tratamiento para cualquier paciente cuyo nivel esté por debajo de 30 ng/ml. Muchos otros médicos también están instando a las agencias gubernamentales de salud a incorporarse a las recomendaciones de vitamina D.

Dos expertos de los Países Bajos compartieron pensamientos similares con el NL Times en diciembre: (4)

“Hay un consenso creciente en el mundo científico sobre el importante papel de la vitamina D”, dijo al Times Manfred Eggersdorfer, profesor de envejecimiento saludable en el Centro Médico Universitario de Groningen, y agregó que la vitamina D puede reducir las posibilidades de contraer un coronavirus y acortar la duración de la infección.

El profesor de inmunología en la Universidad de Wageningen, Huub Savelkoul, dijo al Times, que la actitud de esperar y ver que han adoptado los gobiernos es frustrante para la comunidad científica.

“Cada vez hay más estudios que muestran los beneficios de la vitamina D. Creo que es una especie de arrogancia que el gobierno quiera esperar primero a un meta-estudio. Parece que no nos importa que la gente venga al hospital y muera mientras tanto. Hay que tener cuidado con ese comentario, pero ahí radica mi frustración ”, dijo el profesor Huub.

La optimización de la vitamina D es una poderosa forma de prevención

En una entrevista de Fox News del 23 de diciembre de 2020 (5.6), el Dr. Peter Osborne del Origins Nutrition Center, declaró que los estudios más recientes sugieren que 9 de cada 10 muertes por COVID-19, podrían haberse evitado si las personas hubieran tenido suficientes niveles vitamina D.

Si bien sospecho que esto podría ser una sobreestimación, no tengo ninguna duda de que la optimización de los niveles de vitamina D entre la población general reduciría significativamente la incidencia y la muerte por COVID-19.

Osborne compartió un ejemplo que muestra que esta comprensión está creciendo entre los médicos.

“En la Escuela de Medicina de Virginia Oriental hay un protocolo COVID que incluye vitamina D”, dijo Osborne. “Entonces, si está hospitalizado por COVID, automáticamente se le administran entre 20,000 y 60,000 unidades de vitamina D. Esto es parte de su protocolo de atención estándar en ese sistema hospitalario”.

Osborne también recomienda el uso de vitamina C y zinc, así como quercetina, que permite una mayor absorción de zinc. La quercetina también estimula el interferón tipo 1, que envía señales a las células infectadas para que produzcan proteínas que impiden que el virus se replique. El interferón tipo 1 actúa sinérgicamente con la vitamina C.

Como se indicó en una revisión de Frontiers in Nutrition de diciembre de 2020: (7) “Durante la pandemia de COVID-19, la ingesta adecuada de zinc y vitaminas C y D, puede representar una herramienta farmacológica prometedora debido a la alta demanda de estos nutrientes en el caso de contacto con el virus e inicio del proceso inflamatorio”.

Sin embargo, la vitamina D no es mi primera opción para enfermedades agudas que requieren tratamiento inmediato. Si bien la carga de vitamina D en dosis altas puede ser útil en algunos aspectos, mi primera opción para tratar la enfermedad respiratoria aguda es el peróxido de hidrógeno nebulizado, de lo cual hablaré al final de este artículo. Funciona de inmediato, mientras que la vitamina D requiere tiempo, como mínimo, días, para marcar la diferencia.

Con respecto a la prevención de muertes por COVID-19, creo firmemente que el peróxido de hidrógeno nebulizado podría prevenir fácilmente al menos el 90 por ciento de las muertes si se administra correctamente. Me entristece profundamente ver a tantas personas morir innecesariamente, porque no usan esta terapia increíblemente barata y segura.

La vitamina D mejora los resultados de COVID-19

Ahora bien, tenga en cuenta que prevención y tratamiento no son lo mismo. Creo firmemente que la optimización de la vitamina D ayudará a prevenir la infección por COVID-19 y reducirá el riesgo de síntomas graves si la contrae.

De hecho, lancé una campaña de información sobre la vitamina D en junio de 2020, que incluyó la publicación de un informe científico descargable que detallaba la ciencia detrás de la vitamina D. Este informe, así como un cuestionario de dos minutos sobre el riesgo de COVID-19 están disponibles en StopCovidCold.com.

También hay evidencia que muestra que la carga de vitamina D en dosis altas puede mejorar los resultados de COVID-19 incluso en casos agudos y graves. Según un estudio doble ciego aleatorizado de diciembre de 2020 (8) publicado en European Journal of Integrative Medicine, administrar altas dosis de vitamina D a pacientes críticamente enfermos con COVID-19 redujo significativamente la cantidad de días que tenían que pasar en la UCI. También era menos probable que necesitaran respirador.

Según los autores: (9) ”Treinta pacientes completaron el estudio. Los resultados muestran que la inyección de vitamina D conduce a un aumento significativo en los cambios medios del nivel de vitamina D en el séptimo día del estudio y los niveles de TAC [capacidad antioxidante total].

“La duración de la estancia en la UCI fue de 18.3 ± 8.4 y 25.4 ± 6.6 días en los brazos de intervención y placebo del estudio. Doce pacientes en el grupo de placebo y 5 en el grupo de vitamina D murieron dentro del período de estudio de 28 días. La duración de la ventilación mecánica fue de 15.7 ± 9.3 frente a 22.6 ± 9.1 días en los brazos de vitamina D y placebo, respectivamente “.

De manera similar, un nuevo análisis matemático realizado por investigadores del MIT (10) de un ensayo de calcifediol concluyó que hay un “papel importante de la vitamina D en la reducción de las admisiones a la UCI de pacientes hospitalizados con COVID-19”. El análisis examinó los datos de un ensayo anterior (11), realizado en pacientes hospitalizados con COVID-19 en Córdoba, España.

Como explicaron los autores del análisis: (12) “[…] El tratamiento se asoció con una reducción de los ingresos en la UCI con un tamaño de efecto muy grande y una alta significación estadística, pero el estudio ha tenido un impacto limitado porque solo tuvo 76 pacientes y un ciego imperfecto, y no midió los niveles de vitamina D antes y después del tratamiento ni se ajustó para varias comorbilidades”.

En un esfuerzo por tener en cuenta estas deficiencias, volvieron a analizar los datos utilizando técnicas estadísticas y concluyeron que “la aleatorización, el gran tamaño del efecto y la alta significación estadística abordan muchas de estas preocupaciones”.

Para empezar, encontraron que “la asignación aleatoria de pacientes a los grupos de tratamiento y control, es muy poco probable que distribuya las comorbilidades u otros indicadores de pronóstico de manera suficientemente desigual para dar cuenta del gran tamaño del efecto”.

También demostraron que el ciego imperfecto no tuvo un impacto negativo, ya que debería haber tenido “un efecto increíblemente grande para dar cuenta de los resultados informados”.

Para verificar sus hallazgos, también compararon los datos con otros dos ensayos clínicos aleatorios de suplementos de vitamina D para COVID-19, uno de India y otro de Brasil. En conclusión, los autores declararon que “el estudio de Córdoba proporciona evidencia suficiente para justificar ensayos clínicos fundamentales inmediatos y bien diseñados de la administración temprana de calcifediol en una cohorte o cantidad más amplia de pacientes hospitalizados y ambulatorios con COVID-19”.

Expertos irlandeses piden un mayor reconocimiento de la vitamina D

Además de la carta abierta mencionada anteriormente, el Consorcio Irlandés Covit-D también está pidiendo un mayor uso de la vitamina D contra COVID-19, citando evidencia que muestra que puede reducir el riesgo de muerte por COVID-19 en los ancianos hasta en 700 por ciento. (13)

En una declaración de posición (14) publicada en el Irish Journal of Medical Science, el equipo insta a los profesionales de la salud y a los responsables políticos a “reconocer la importancia de la vitamina D mejorada en la optimización de la respuesta inmune” y a “desarrollar una guía explícita de la población y protocolos clínicos para la suplementación de vitamina D en dosis efectivas”.

“La acumulación de evidencia que vincula los niveles bajos de vitamina D y COVID-19 es ahora considerable”, dijo el Dr. Dan McCartney, director del programa de nutrición humana y dietética en TU Dublin y Trinity College Dublin, al Herald de Irlanda.

“Esta evidencia incluye estudios que muestran un mayor riesgo de infección en aquellos con niveles bajos de vitamina D y un riesgo reducido de 25 a 30 veces de ingreso en la UCI y una reducción sustancial del riesgo de muerte en pacientes mayores con COVID-19 suplementados con vitamina D”, dijo.

La vitamina D acelera la eliminación viral

Otro estudio reciente, (16) publicado en noviembre de 2020 en la revista Postgraduate Medical Journal, analizó la suplementación con vitamina D oral en la depuración viral del SARS-CoV-2. Este estudio incluyó solo a individuos asintomáticos o levemente sintomáticos con SARS-CoV-2 positivos que también tenían deficiencia de vitamina D (un nivel de vitamina D en sangre por debajo de 20 ng/ml).

Los participantes fueron asignados al azar para recibir 60.000 UI de colecalciferol oral (gotitas nano-líquidas) o un placebo durante siete días. El nivel en sangre objetivo fue de 50 ng/ml. Cualquiera que no hubiera alcanzado un nivel en sangre de 50 ng/ml, después de los primeros siete días, continuó recibiendo el suplemento hasta que alcanzó el nivel objetivo.

Periódicamente, todos los participantes fueron evaluados para SARS-CoV-2, así como fibrinógeno, dímero D, procalcitonina y PCR, todos los cuales son indicadores inflamatorios. La medida de resultado principal del estudio fue la proporción de pacientes que dieron negativo para COVID-19 antes del día 21 del estudio, así como los cambios en los indicadores inflamatorios.

“Una mayor proporción de personas con deficiencia de vitamina D con infección por SARS-CoV-2 se volvió ARN del SARS-CoV-2 negativo con una disminución significativa del fibrinógeno con la suplementación de colecalciferol en dosis altas”, informaron los autores del estudio.

La vitamina D retrasa la propagación del COVID-19

Según lo informado por KRGV 5 News en Texas, los médicos del Valle del Río Grande también instan a las personas a controlar sus niveles de vitamina D y a tomar suplementos si tienen deficiencia.

Ese movimiento se inspiró en una investigación (18.19), como la publicada en el Journal of Endocrinology and Metabolism, que sugiere que las personas que tienen niveles bajos de vitamina D son más propensas a contraer la infección por SARS-CoV-2 y más probabilidades de transmitir la infección a otros.

“Se encontró deficiencia de vitamina D en el 82.2 por ciento de los casos de COVID-19 y el 47.2 por ciento de los controles basados ​​en la población. Los pacientes de COVID-19 con deficiencia de vitamina D tuvieron una estadía hospitalaria más prolongada que aquellos con niveles séricos de 25OHD ≥20 ng/mL”, señaló el periódico.

“Según nuestros resultados, el tratamiento con vitamina D debe recomendarse en pacientes con COVID-19 con deficiencia sérica de 25OHD, ya que este enfoque podría tener efectos beneficiosos tanto en el sistema musculoesquelético como en el inmunológico”, escribieron los autores.

Cómo la vitamina D afecta al COVID-19

El 31 de octubre de 2020, mi propia revisión sobre la vitamina D, (20), coescrita con William Grant y la Dra. Carol Wagner, quienes forman parte del panel de expertos en vitamina D de GrassrootsHealth, se publicó en la revista Nutrientes revisada por pares. Puede leer el artículo de forma gratuita en el sitio web de la revista.

Como se señaló en ese documento, el color oscuro de la piel, el aumento de la edad, las afecciones crónicas preexistentes y la deficiencia de vitamina D, son características de la enfermedad grave por COVID-19, y de estas, la deficiencia de vitamina D es el único factor que se puede modificar fácil e inmediatamente.

Es posible que pueda revertir una enfermedad crónica, pero eso generalmente lleva tiempo. La optimización de su vitamina D, por otro lado, se puede lograr en solo unas pocas semanas, lo que reduce significativamente su riesgo de COVID-19 grave.

En nuestro artículo, revisamos varios de los mecanismos mediante los cuales la vitamina D puede reducir su riesgo de COVID-19 y otras infecciones respiratorias, que incluyen, entre otros, los siguientes: (21)

Reducir la supervivencia y replicación de virus (22) y la producción de citocinas inflamatorias

Mantener la integridad endotelial: la disfunción endotelial contribuye a la inflamación vascular y a la alteración de la coagulación de la sangre, dos características del COVID-19 grave.

Aumento de las concentraciones de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ACE2), que evita que el virus ingrese a las células a través del receptor ACE2; la infección por SARS-CoV-2 regula negativamente la ACE2 y, al aumentar la ACE2, también se evita la acumulación excesiva de angiotensina II, un péptido hormona conocida por aumentar la gravedad de COVID-19

La vitamina D también es un componente importante de la prevención y el tratamiento de COVID-19 porque estimula su función inmunológica general al modular sus respuestas inmunes innatas y adaptativas, reduce la dificultad respiratoria (23) y mejora la función pulmonar en general.

La vitamina D también ayuda a producir tensioactivos en los pulmones que ayudan en la eliminación de líquidos (24) y reduce el riesgo de comorbilidades asociadas con un pronóstico deficiente de COVID-19, incluida la obesidad, (25) diabetes tipo 2, (26) presión arterial alta, (27) ) y enfermedades del corazón (28).

Los datos de 14 estudios observacionales, resumidos en la Tabla 1 de nuestro artículo (29), sugieren que los niveles de vitamina D en sangre están correlacionados inversamente con la incidencia y gravedad de COVID-19, y la evidencia actualmente disponible generalmente satisface los criterios de Hill para la causalidad en un sistema (30).

Características de COVID-19 relacionadas con el estado de la vitamina D

Nuestro artículo (31) también detalla varias características de COVID-19 que sugieren que la deficiencia de vitamina D está en juego en esta enfermedad. Para empezar, el SARS-CoV-2 surgió en el invierno en el hemisferio norte y, a medida que avanzamos hacia el verano, las pruebas positivas, las hospitalizaciones y las tasas de mortalidad disminuyeron. Entonces, en general, la prevalencia de COVID-19 se ha correlacionado inversamente con las dosis de UVB solares y la producción de vitamina D, al igual que la influenza estacional.

En segundo lugar, las personas con piel más oscura tienen tasas de muerte y casos de COVID-19 más altas que las personas de raza blanca. La vitamina D se produce en la piel en respuesta a la exposición al sol, pero cuanto más oscura sea la piel, más exposición al sol necesitará para mantener un nivel óptimo de vitamina D. Como resultado, la deficiencia de vitamina D tiende a ser mucho mayor entre los negros y los hispanos de piel oscura. Los negros y los hispanos también son grupos de alto riesgo de COVID-19.

En tercer lugar, uno de los sellos letales de COVID-19 es la tormenta de citocinas que puede desarrollarse en casos graves, que se manifiesta como hiperinflamación y daño tisular. Se sabe que la vitamina D regula la producción de citocinas inflamatorias, lo que reduce este riesgo. Por último, la vitamina D es un regulador importante de su sistema inmunológico, y la desregulación del sistema inmunológico es un sello distintivo del COVID-19 grave.

Un creciente cuerpo de evidencia muestra que la vitamina D juega un papel crucial en la prevención de enfermedades y en el mantenimiento de una salud óptima. Hay alrededor de 30,000 genes en su cuerpo y la vitamina D afecta a casi 3,000 de ellos, así como a los receptores de vitamina D ubicados en todo su cuerpo.

Para un análisis más detallado y completo de la conexión de la vitamina D y COVID-19, revise el informe en Stopcovidcold.com que creé y que podría usarse para dirigirse a cualquier profesional de la salud que no esté de acuerdo con esta recomendación.

También se incluye una versión abreviada del documento que será mejor para educar a aquellos a quienes le gustaría convencer de la importancia de optimizar sus niveles de vitamina D. Hacerlo tiene otros beneficios, como reducir drásticamente el riesgo de cáncer y ayudar a prevenir al menos 16 tipos diferentes de cáncer, incluidos los de páncreas, pulmón, ovario, próstata y piel.

La vitamina D de la exposición al sol también reduce radicalmente el riesgo de enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple (EM) y la diabetes tipo 1.

El magnesio es necesario para activar la vitamina D

Dado que más de la mitad de la población no obtiene suficiente magnesio y es probable que muchos más tengan deficiencia, se recomienda la suplementación con magnesio cuando se toman suplementos de vitamina D. Esto se debe a que el magnesio ayuda a activar la vitamina D, ya que las enzimas que metabolizan la vitamina D en el hígado y los riñones requieren magnesio.

Lo que GrassrootsHealth observó al probar y analizar la ingesta de nutrientes de más de 15,000 pacientes es que aproximadamente la mitad de los que tomaban suplementos de vitamina D no pudieron normalizar sus niveles de vitamina D hasta que comenzaron a tomar magnesio suplementario.

También encontraron que aquellos que no toman magnesio suplementario necesitan, en promedio, un 146 por ciento más de vitamina D por día para alcanzar un nivel sanguíneo saludable de 40 ng/ml (100 nmol/L), en comparación con aquellos que toman al menos 400 mg de magnesio junto con su suplemento de vitamina D.

La única forma real de saber si tiene deficiencia de estos nutrientes es hacerse una prueba.

¿Cuánta vitamina D debe tomar?

Si conoce su nivel de vitamina D, puede usar la calculadora a continuación para encontrar la mejor dosis para tomar.

Si no puede o no quiere hacerse una prueba de vitamina D, han descubierto que la dosis promedio para lograr un nivel saludable de vitamina D de 40ng/ml es de aproximadamente 8,000 unidades por día. Si tiene bajo peso, querrá reducir esta dosis a 6,000 a 7,000 unidades por día, ya que las personas con más peso tienden a necesitar más vitamina D.

La mayoría de los 200 médicos, científicos y autoridades que firmaron la carta abierta mencionada al principio de este artículo recomiendan 4.000 UI al día.

Cómo probar sus niveles

Si desea conocer sus niveles de vitamina D u otros nutrientes, puede solicitar un kit de prueba al Instituto de Investigación de Nutrientes de GrassrootsHealth. GrassrootsHealth ha ampliado sus proyectos de investigación para incluir una variedad de pruebas diferentes, viendo cómo la deficiencia puede afectar innecesariamente la salud de tantas personas. Al igual que su Proyecto de acción de vitamina D *, el Proyecto de enfoque Magnesium* PLUS nos permitirá a todos actuar sobre la ciencia conocida con un consenso de expertos.

El proyecto de acción Vitamina D* ha demostrado verdaderamente el valor que puede tener la medición en la salud pública. Puede solicitar un kit de prueba básico para obtener sus niveles de vitamina D por 79 dólares. Además de conocer sus propios niveles, una vez que se completa el estudio de una comunidad, toda la información de los participantes se puede utilizar para impulsar recomendaciones de salud pública que beneficiarán a todos.

Peróxido nebulizado: mi opción de tratamiento favorita

Como se mencionó anteriormente, si bien la vitamina D es ciertamente importante, si desarrolla síntomas de COVID-19, o cualquier otra infección respiratoria, la ingesta de vitamina D tardará un tiempo en surtir efecto y puede ser demasiado poco, demasiado tarde. Creo que su mejor opción en este momento es usar peróxido nebulizado. Este es un remedio casero con el que recomiendo a todos que se familiaricen, ya que en muchos casos puede mejorar los síntomas en pocas horas.

Nebulizar peróxido de hidrógeno en los senos nasales, la garganta y los pulmones es una forma simple y directa de aumentar la expresión natural de peróxido de hidrógeno de su cuerpo para combatir infecciones y puede usarse tanto de manera profiláctica después de una exposición conocida a COVID-19 como como tratamiento para casos leves, moderados , e incluso una enfermedad grave.

El Dr. David Brownstein, que ha tratado con éxito a más de 100 pacientes con COVID-19 con peróxido nebulizado, publicó un artículo de caso (32), sobre este tratamiento en la edición de julio de 2020 de Science, Public Health Policy and The Law. También revisa sus beneficios en nuestro artículo “Cómo el peróxido nebulizado ayuda contra las infecciones respiratorias, en Mercola.com.

El peróxido de hidrógeno nebulizado es extremadamente seguro y todo lo que necesita es un nebulizador de escritorio y peróxido de hidrógeno de grado alimenticio, que necesitará diluir con solución salina al 0.1 por ciento. Te recomiendo comprar estos artículos de antemano para que tengas todo lo necesario y puedas comenzar el tratamiento en casa ante los primeros signos de una infección respiratoria. En el video de arriba, repaso los conceptos básicos de este tratamiento en un video en Mercola.com.

El Dr. Joseph Mercola es el fundador de Mercola.com, médico osteópata, autor de best-sellers y ganador de múltiples premios en el campo de la salud natural, su visión principal es cambiar el paradigma de la salud moderna proporcionando a las personas un recurso valioso que les ayude a tomar el control de su salud. Este artículo se publicó originalmente en Mercola.com .

1 )  Vitamina D para el listado de estudios COVID
2, ) ( 3 )  VitaminD4all.com 7 de diciembre de 2020
4 )  NL Times 26 de diciembre de 2020
5 )  Fox News 23 de diciembre de 2020
6 )  Fox 35 Orlando 25 de diciembre , 2020
7 )  Frontiers in Nutrition 7 de diciembre de 2020
8, ) ( 9 )  European Journal of Integrative Medicine 26 de diciembre de 2020: 101271
10, ) ( 12 )  medRxiv 21 de diciembre de 2020
(11 )  The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology octubre de 2020; 203; 105751
( 13, ) ( 15 )  Herald 30 de diciembre de 2020
( 14 )  Irish Journal of Medical Science 21 de noviembre de 2020
( 16 )  Postgraduate Medical Journal 12 de noviembre de 2020 DOI: 10.1136 / postgradmedj-2020-139065
( 17 )  Postgraduate Medical Journal 12 de noviembre de 2020 DOI: 10.1136 / postgradmedj-2020-139065, Resultados
( 18 )  JCEM 27 de octubre de 2020; dgaa733
( 19 )  Endocrine Society 27 de octubre de 2020
( 20,) ( 21, ) ( 31 )  Nutrientes 31 de octubre de 2020; 12, 3361; doi: 10.3390 / nu12113361
22 )  Nutrients, 2020; 12: 988
23 )  Advances in Pharmacological Sciences 2018; 2018: 8494816
24 )  Revistas ATS, 5 de octubre de 2010; 183 (10)
25 )  Medicina 2019 Sep; 55 (9): 541
26 )  Diabetes.co.uk 15 de enero de 2019
27 )  The Lancet Diabetes & Endocrinology 1 de septiembre de 2014; 2 (9): 682-684
28 ) Opciones de tratamiento actuales en medicina cardiovascular 2012 Ago; 14 (4): 414–424
29 )  Nutrientes 31 de octubre de 2020; 12, 3361; doi: 10.3390 / nu12113361, Tabla 1
30 )  Nutrientes 31 de octubre de 2020; 12, 3361; doi: 10.3390 / nu12113361, Cuadro 3
32 )  Ciencia, política de salud pública y ley, julio de 2020; 1: 4-22 (PDF)


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS