Se reanudan protestas en Hong Kong y ciudadanos buscan culpables del ataque a la estación de metro

Por Jeremy Sandberg
06 de Septiembre de 2019 Actualizado: 06 de Septiembre de 2019

HONG KONG–Los ciudadanos de Hong Kong continúan protestando luego de que la líder Carrie Lam anunciara a principios de semana que el controvertido proyecto de ley de extradición sería retirado formalmente.

Los manifestantes se reunieron afuera de la estación de metro Prince Edward el 6 de septiembre en medio de crecientes preocupaciones de personas desaparecidas luego de que la policía irrumpiera en la estación el fin de semana pasado y golpeara y sometiera indiscriminadamente a pasajeros que la policía sospechaban que eran manifestantes que cometieron delitos.

El proyecto de ley de extradición que provocó el movimiento de protesta más grande de la ciudad proponía permitir el envío de individuos a China continental para ser juzgados. Esto atrajo una oposición generalizada en medio de temores de que el régimen comunista chino abusara de la ley para silenciar y castigar a sus disidentes o críticos.

Aunque Lam anunció el retiro formal del proyecto de ley a través de un discurso hecho por televisión el 4 de septiembre, los manifestantes dijeron que la concesión era demasiado pequeña, demasiado tarde y que quieren que se respondab a todas sus otras demandas.

Desde junio, los manifestantes también han pedido una investigación independiente sobre las acciones policiales; que el gobierno se retraiga de su caracterización hacia los manifestantes como alborotadores; que haya amnistía para los arrestados durante las protestas; y elecciones democráticas libres.

Conferencia de prensa ciudadana

Los manifestantes celebraron su décima conferencia de prensa el viernes, en la que pidieron a la comunidad internacional que continuara apoyándolos, a pesar de que una de sus demandas clave se cumplió.

“Muchos amigos internacionales nos felicitan, creen que finalmente hemos ganado la victoria que queremos”, dijo Ng a La Gran Época. “Pero en realidad, este no es el caso, de lejos no es el caso”. Ng se identificó solo por su apellido y se cubrió el rostro, como muchos manifestantes, debido a las preocupaciones de represalias del gobierno de Hong Kong y el régimen comunista chino.

Ng dijo que el apoyo internacional era crítico, como el del Congreso de los EE.UU. que aprobó la Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong y los países que otorgan asilo político a los manifestantes de Hong Kong que huyen del enjuiciamiento.

El proyecto de ley de los Estados Unidos, presentado en junio, propone que el estado comercial especial de Hong Kong esté supeditado a la emisión de una certificación anual de la autonomía de Hong Kong por parte del secretario de Estado de los Estados Unidos.

Ni uno menos

Ng dijo que los manifestantes continuarán luchando para que se cumplan todas sus demandas. “El sufragio universal, de un hombre un voto es una confianza máxima, una confianza mutua entre el gobierno y el pueblo”, dijo. “El gobierno cree que usaremos nuestro mejor juicio para su futuro, y decidimos que nuestros funcionarios elegidos actuarán como nuestros intereses básicos. Los estados totalitarios no comparten este tipo de confianza entre el gobierno y el pueblo”. Actualmente, el líder de la ciudad es votado por un comité electoral compuesto por élites pro-Beijing. Hace cinco años, Beijing anunció formalmente que descartaría el sufragio universal en Hong Kong, una antigua colonia británica que fue devuelta a China en 1997.

Ng dijo que al no inclinarse ante el gobierno de Hong Kong y el régimen comunista chino, los habitantes de Hong Kong muestran las virtudes básicas de la valentía, la democracia y los derechos humanos.

“Por favor, apóyanos”, dijo Ng. “Porque somos la primera línea de la batalla entre el mundo libre y el mundo malo”.

La estación Prince Edward

La policía atacó a ciudadanos en la estación de metro Prince Edward el 31 de agosto con porras y gas pimienta. En las imágenes captadas por los medios locales, se observa a los oficiales golpeando a los presuntos manifestantes, dejando a varios ensangrentados. Los ciudadanos sospechan que algunas de las víctimas del ataque podrían estar muertas, ya que la policía luego sacó a los medios y los primeros auxilios, sin dejar testigos de terceros.

“Sospecho que alguien murió aquí”, dijo Mikey, un manifestante que deseaba permanecer en el anonimato. “Pero espero que no”.

Los ciudadanos se reunieron en la estación de tren el viernes para exigir imágenes de cámaras de vigilancia antes de que se borren, lo que generalmente se hace después de siete días.

Una ciudadana que solo dio su nombre de pila, Sonya, dijo que el incidente se siente como un ataque terrorista por parte de la policía y cree que quieren encubrir la realidad.

“Tenemos 10 personas heridas, heridas graves, pero solo tenemos siete personas enviadas al hospital”, dijo Sonya. “Por eso queremos saber dónde están las tres personas”. Sonya se refería al cambio del departamento de bomberos al informar el número de personas heridas. El departamento dijo en un comunicado emitido el sábado por la mañana que la discrepancia se debió a un error inicial en el conteo.

Fuera de la estación de tren, las multitudes dejaron flores, quemaron incienso y velas, y dejaron ofrendas para las víctimas.

Chris Chang, ciudadano de Hong Kong, dijo que cree que el MTR, la autoridad de transporte público de Hong Kong, está ocultando la verdad.

No quieren revelar al público las imágenes de las cámaras”, dijo Chang. “Pero hoy estamos luchando por la verdad”.

La sangre, el sudor y los gases lacrimógenos están comenzando a definir las protestas en Hong Kong. A medida que los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes se han intensificado en las últimas semanas, los manifestantes se muestran inflexibles sobre la necesidad de una investigación independiente sobre las acciones de la fuerza policial.

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS