Se revela el verdadero propósito de las maravillosas Pirámides de Giza

Por La Gran Época
25 de Abril de 2019 Actualizado: 17 de Mayo de 2019

La corriente principal de la ciencia explica la civilización como un proceso de evolución, donde los humanos evolucionaron a partir de los simios y finalmente desarrollaron la tecnología que nos ha llevado hasta donde estamos hoy. Sin embargo, con los artefactos de la antigüedad como evidencia, los humanos podemos continuar haciendo descubrimientos sobre la vida humana antigua, y con los medios de comunicación de hoy en día, los puntos de vista que desafían a la ciencia convencional se están generalizando.

Las misteriosas y muy avanzadas Grandes Pirámides de Giza son ejemplos de tales artefactos antiguos, cuyos secretos se vuelven cada vez más misteriosos a medida que continua nuestra exploración de ellas. Así, se proyecta una sombra sobre la teoría general de que fueron utilizadas como tumbas para los faraones del antiguo Egipto.

Las nuevas ideas muestran evidencia de que las pirámides, de hecho, estaban mucho más avanzadas tecnológicamente de lo que estamos hoy en día, y que fueron utilizadas para algo más, completamente diferente de lo que alguna vez pensamos.

Se dice que las civilizaciones antiguas no eran primitivas como la ciencia señala que eran. La evidencia sobre la existencia de la energía eléctrica está presente desde hace miles de años. Además, se dice que las Grandes Pirámides son en realidad, una gigantesca planta de energía y una fuente de electricidad inalámbrica gratuita, y parece que hay evidencia para apoyar esta teoría.

Los antiguos jeroglíficos egipcios muestran lo que parecen ser linternas eléctricas inalámbricas, y otros dispositivos eléctricos como bombillas. El intrincado recubrimiento de oro presente en artefactos antiguos de Egipto también debió requerir electricidad para ser creado. Asimismo, se dice que los antiguos egipcios usaban electricidad para abastecer a fábricas de tejido.

La gran pirámide y la esfinge en Giza, Egipto. (© Wikimedia | Daniel Mayer )
(Créditos: Daniel Mayer/Wikimedia)

Las pirámides, en sí mismas, están construidas para hacer uso de las propiedades eléctricas similares a las de la  torre Wardenclyffe, propiedad del famoso inventor Nicola Tesla, que conduce iones de un manto acuífero subterráneo hacia arriba a la ionosfera para generar una corriente eléctrica con un campo electromagnético que proporciona una fuente de electricidad libre e inalámbrica. La única razón por la que no tenemos esta tecnología hoy en día es, de hecho, que Tesla dejó de ser financiado por el banquero JP Morgan.

Las capas de las pirámides son de diferentes revestimientos de piedra caliza y bloques de piedra (que resisten la electricidad), y  de granito (que son capaces de conducir la electricidad), funcionan como un cable eléctrico (que tiene materiales aislantes y conductores).

Los ejes conductores, así como la propia forma de las pirámides, sirven para conducir un campo electromagnético desde un gran manto acuífero, como la Torre de Tesla, el cual se descubrió que también existía bajo la estructura.

Un famoso jeroglífico egipcio antiguo que representa lo que parece una bombilla gigante. (© Wikimedia | Rowan )
(Créditos: Rowan/Wikimedia/Dominio Público)

Hoy en día, las Pirámides ya no están intactas como lo estuvieron alguna vez. La carcasa lisa y blanca de piedra caliza que alguna vez cubrió los lados exteriores de las pirámides se ha ido. Se cree que el pico de la pirámide tuvo una vez una capa de oro, que, como es lógico, también se ha ido.

Dado que el oro es un excelente conductor, este casquillo habría conducido iones de abajo hacia arriba a la ionosfera para crear una corriente eléctrica, tal como una vez lo hizo la torre de Tesla. En teoría, esto habría creado un campo electromagnético y electricidad inalámbrica gratuita.

Incluso hasta el día de hoy, se dice que la Gran Pirámide tiene un campo eléctrico equivalente al de una tormenta eléctrica, que puede verificarse al pararse en la parte superior y sostener una bombilla, lo que provocará chispas.

Sección transversal de la pirámide de Cheops mostrando los pozos revestidos de granito que conducen desde las profundidades de la estructura hasta el interior de la pirámide. (© Wikimedia )
(Crédito: Wikimedia/MONNIER Franck/Dominio Público  )

Hoy en día, le debemos casi toda nuestra tecnología a los descubrimientos de Tesla, que incluyen la corriente alterna, la radio, el motor eléctrico e incluso el láser. Sin embargo, como algunos argumentan, nuestros ancestros parecen haber poseído este conocimiento miles, quizás decenas de miles de años atrás.

Aunque la ciencia principal aún no ha aceptado estas nuevas ideas, tal vez no deberíamos limitar nuestro pensamiento a lo que otros han descubierto o estar dominados por sus ideas, como lo hacemos a menudo. En cambio, deberíamos abrir nuestras mentes a las profundas posibilidades que existen.

La estrella Matusalem, la más vieja del Universo



¿Te gustó este artículo?
Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS