Secretario del Tesoro de Clinton: inflación es el riesgo de la economía, no la excesiva relajación

Por Tom Ozimek
26 de Mayo de 2021
Actualizado: 26 de Mayo de 2021

Larry Summers, quien fue el secretario del Tesoro del presidente Bill Clinton y director del Consejo Económico Nacional del presidente Barack Obama, emitió una dura advertencia de que la inflación y no la “excesiva relajación” se convirtió en el principal riesgo mientras la economía de Estados Unidos se recupera de la recesión pandémica.

Summers escribió un artículo de opinión en The Washington Post el 24 de mayo, en el que dice que “aún hace seis meses, era razonable considerar un crecimiento lento, un alto desempleo y las presiones deflacionarias como el riesgo predominante para la economía”.

Pero la reciente corriente de datos económicos, que incluyen un fuerte aumento del índice de precios al consumidor, niveles récord de ofertas de empleo, dificultades de contratación de las empresas, aumento de los salarios y una economía que crece a su ritmo más rápido en décadas, sugieren con fuerza que la inflación se perfila cada vez más como el riesgo clave, argumentó.

“Ahora, el principal riesgo para la economía estadounidense es el sobrecalentamiento y la inflación”, escribió.

Lawrence Summers, exsecretario del Tesoro de Estados Unidos, habla durante un evento en la London School of Economics en Londres el 25 de marzo de 2013. (Jason Alden – WPA Pool/Getty Images)

“Esto no es solo una conjetura”, escribió Summers. “El índice de precios al consumidor subió a una tasa anual del 7.5 por ciento en el primer trimestre, y las expectativas de inflación aumentaron al ritmo más rápido desde que se introdujeron los bonos indexados a la inflación hace una generación. Los precios al consumo ya subieron casi tanto como la Fed preveía para todo el año”.

Las presión inflacionaria está creciendo debido a un impulso de la demanda alimentado por unos 2.5 billones de dólares en ahorros que los hogares acumularon durante la pandemia, billones de dólares en estímulos fiscales federales, mercados de valores e inmobiliarios en efervescencia, y el programa de compra de activos de la Reserva Federal y el compromiso de mantener las tasas de interés cerca de cero hasta 2024, añadió.

Aunque atribuyó a las “agresivas” políticas de contención del COVID-19 y a las “sólidas” políticas fiscales y monetarias el mérito de haber ayudado a la economía estadounidense a recuperarse de los mínimos de la pandemia más rápido que otras naciones industriales, Summers advirtió que las nuevas condiciones emergentes, incluida la escasez de mano de obra y las proyecciones que sugieren que el desempleo podría caer por debajo del cuatro por ciento en los próximos 12 meses, “requieren nuevos enfoques” por parte de los responsables políticos, para evitar una fuerte contracción económica.

“Empezando por la Fed, los responsables políticos deben ayudar a contener las expectativas de inflación y reducir el riesgo de un choque contractivo importante, reconociendo explícitamente que el recalentamiento y no la excesiva relajación, es el riesgo predominante a corto plazo para la economía”, dijo Summers.

“Es probable que sea necesario un ajuste y es fundamental sentar las bases de este delicado proceso”, añadió, en referencia a la política monetaria de la Fed, actualmente “relajada” y expansiva, con tipos de interés mínimos y una agresiva compra de bonos.

“Hablando de debatir sobre la reducción del gasto”

La advertencia de Summers se produce en un momento en el que los responsables de la política de la Reserva Federal empezaron a reconocer que ellos están más cerca de debatir cuándo retirar parte del apoyo a la economía otorgado durante la crisis, aunque dicen que sigue siendo necesario para reforzar la recuperación y el empleo.

“Estamos diciendo de hablar sobre el tapering”, dijo el martes la presidenta del Banco de la Reserva Federal de San Francisco, Mary Daly, en referencia a la posible reducción de los 120,000 millones de dólares de compras mensuales de activos de la Fed. Estas compras de bonos, junto con los tipos de interés casi nulos, tienen como objetivo aliviar los costes de los préstamos y fomentar la contratación y la inversión.

“Quiero asegurarme de que todos sepan que no se trata de hacer nada ahora”, añadió Daly. Ella señaló que, aunque es “optimista” sobre la baja, la economía sigue estando a más de 8 millones de puestos de trabajo de donde estaba antes de la pandemia, la que aún no termina. “Ahora mismo, la política está en un lugar muy bueno (…) tenemos que ser pacientes”.

Antes, el martes, el vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, también abrió las puertas para comenzar a hablar de que la Fed intervenga menos, en algún momento. “Es posible que en las próximas reuniones lleguemos a un punto en el que podamos empezar a discutir la reducción del ritmo de las compras de activos”, dijo Clarida a Yahoo Finance. “Esto no era el objetivo de la reunión de abril. Esto va a depender del flujo de datos”.

Esta sugerencia de que hablar sobre el tapering podría llegar a ser apropiado es un cambio de postura desde hace apenas un mes, cuando el presidente Jerome Powell dijo que “todavía” no era el momento de siquiera contemplar tener esa conversación.

Los responsables de la política de la Fed prometieron avisar a los mercados con suficiente antelación antes de cambiar la política, para evitar que se repita el repunte de los rendimientos de los bonos del “taper tantrum” después de que en 2013 el expresidente de la Fed, Ben Bernanke, sorprendiera a los mercados indicando una reducción de la compra de bonos de la Fed.

Desde su reunión de abril, dos presidentes de bancos regionales de la Reserva Federal instaron públicamente a que el debate comience pronto, mientras otros destacaron los riesgos en caso de que la actual ronda de subidas de precios se convierta en un ciclo de inflación más arraigado.

La Fed prometió que no subirá los índices hasta que la economía vuelva a tener pleno rendimiento y vea que la inflación alcanza el dos por ciento y esté a punto de superar ese nivel.

Esta postura preocupa a algunos economistas, entre ellos Summers, que creen que la Fed se relajó demasiado con respecto a la inflación y está preparando el terreno para una dolorosa ronda de subidas bruscas de los tipos de interés para luchar contra la inflación, la que también podría empujar de nuevo a la economía hacia la recesión.

La mayoría de los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal se aferran a la idea de que el reciente aumento de la inflación será transitorio y atribuyen la subida de los precios a los obstáculos del mercado laboral y a la oferta, que con el tiempo se solucionarán.

Pero no todos los funcionarios de la Fed están plenamente convencidos. A última hora del lunes, la presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George, señaló la “tremenda” cantidad de estímulo fiscal que se ha inyectado en la economía y dijo que “no se siente inclinada a descartar las señales de precios actuales ni a depender excesivamente de las relaciones y dinámicas históricas a la hora de juzgar las perspectivas de inflación”.

Clarida indicó el martes que cree que la Fed podrá frenar cualquier brote de inflación con un discurso duro y con alzas más modestas de los índices, las que permitan la continuidad del crecimiento económico.

La Fed obtendrá nuevos datos sobre la inflación el viernes y los analistas esperan que los precios de los bienes de consumo personal, excluyendo los alimentos y la energía, suban a una tasa anual del 2.9 por ciento en abril. Esa sería la cifra más alta desde junio de 1993 y superaría el objetivo de la Fed de una inflación del dos por ciento.

Con información de Reuters.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS