Seis maneras de detener la sustracción de órganos en China

04 de Noviembre de 2016 Actualizado: 16 de Octubre de 2017

La práctica de asesinar a prisioneros de consciencia por sus órganos en China ha sido parte de las discusiones sobre los derechos humanos en ese país durante más de una década. Sin embargo, las respuestas a ella siempre han sido molestas. ¿Qué debería hacer Occidente frente a lo que algunos investigadores han llamado “una nueva forma de maldad”? La respuesta vino de parte de un conjunto de seis propuestas sugeridas por legisladores alemanes y destacados investigadores internacionales sobre el tema, reunidos recientemente en un foro público en el Hotel Albrechtshof en el centro de Berlín.

El evento fue organizado por la Organización Mundial para Investigar la Persecución a Falun Gong (WOIPFG), una red de investigadores centrados en catalogar evidencias de abusos contra la práctica espiritual de Falun Gong, también conocida como Falun Dafa, en China.

Después de la presentación de  pruebas contundentes que llevaron a la conclusión de que esta práctica se ha llevado a cabo a gran escala, los diputados alemanes propusieron una serie de medidas que se puede tomar en todo el mundo con el fin de poner fin a esa práctica.

Durante años, los investigadores presentaron pruebas de que el Partido Comunista chino (PCCH) ha estado usando, principalmente, a prisioneros practicantes de la disciplina espiritual de Falun Dafa, como una fuente lista de órganos para trasplante.

Falun Dafa era una forma muy popular de disciplina física y mental a lo largo de los años noventa en China, hasta que fue blanco de persecución en 1999. Desde el año 2000,  los prisioneros de consciencia son evaluados por su tipo de sangre y cuando un receptor llega a un hospital necesitando un trasplante, sus órganos son sustraídos, un proceso que los investigadores han indicado que se lleva a cabo mientras las víctimas están vivas, y da lugar a su muerte.

La extensión de la sustracción forzada de órganos no se conoce, pero a principios de este año, tres investigadores sostuvieron que China ha estado realizando entre 60.000 y 100.000 trasplantes anuales desde el año 2000, la mayoría de los cuales se supone fueron sustraídos a practicantes de Falun Dafa.

[insert page=’5-puntos-a-tener-en-cuenta-para-aprender-falun-dafa’ display=’template-relacionadas.php’]

Dado que, como afirman los investigadores, los hospitales militares comunistas chinos han estado entre las instituciones profundamente involucradas en este rentable y macabro negocio, no está claro cuánto impacto podrían tener los esfuerzos externos en esas prácticas chinas. Sin embargo, todavía hay una serie de medidas que pueden tomar países como Alemania, dijeron los diputados, que garanticen al menos que Occidente no sea cómplice.

Aquí están las seis propuestas que surgieron de las discusiones en el foro, para que los países occidentales ayuden a detener la sustracción forzada de órganos en China.

1. Condena Pública

“Es importante ejercer presión sobre China”, dijo Martín Patzelt, un diputado conservador alemán que se interesa mucho por los derechos humanos, habiendo acogido y ayudado a trasladar a refugiados de Eritrea.

Una manera de ejercer presión es condenar la práctica a través de resoluciones, como las iniciadas por la Cámara de Representantes de Estados Unidos este año, y también por el Parlamento europeo, dijo. Patzelt e indicó que el Parlamento alemán debería también considerar una resolución similar.

German MP Martin Patzet (Jason Wang/Epoch Times)
Martin Patzelt (Jason Wang/Epoch Times)

2. Dejar de Entrenar a Cirujanos Chinos

Los países occidentales han entrenado extensamente a cirujanos chinos, según datos disponibles en las páginas web del gobierno y hospitales chinos, y ésta es una de las primeras cosas que se sugirió sea tratada.

“Investigaremos de qué instituciones recibieron entrenamiento los médicos chinos. Tenemos que aprobar leyes para evitar que lo hagan “, dijo Patzelt. “Nuestros miembros del Parlamento también tienen que presionar a estas instituciones”.

3. Negar Entrada a los Doctores que Participan en la Matanza para los Órganos

Durante años, Estados Unidos ha exigido a los extranjeros que cruzan sus fronteras marcar una casilla en un formulario de entrada de Aduana declarando que el individuo no ha estado involucrado en la adquisición coercitiva de órganos humanos.

Arne Schwarz, investigadora independiente del tráfico de órganos, sugirió que Alemania y otros países adoptaran una política similar. Ella aceptó que los médicos que han matado por órganos no lo van a admitir en un documento oficial del gobierno, pero argumentó que si se descubre que participaron en la práctica, el gobierno estadounidense tendría razones para deportarlos.

“Hay nombres de algunas de estas personas involucradas en la sustracción de órganos… cuando van al extranjero, debemos negar su entrada a nuestro país”, dijo el eurodiputado Arne Gericke. Ambos, Gerick y Patzelt hablaron en alemán.

4. Poner Presión Sobre las Empresas Farmacéuticas Occidentales

Schwarz llamó la atención sobre el hecho de que muchas empresas farmacéuticas occidentales han llevado a cabo ensayos clínicos no éticos en China, así como suministrar los medicamentos utilizados por pacientes que reciben estos órganos de origen no ético.

El eurodiputado Arne Gericke habló en Berlín el 28 de Octubre del 2016. (Jason Wang / La Gran Época)
El eurodiputado Arne Gericke habló en Berlín el 28 de Octubre del 2016. (Jason Wang / La Gran Época)

Se podrían tomar medidas en Occidente para limitar esta actividad, dijo Patzelt. “Tenemos que comenzar con nosotros mismos y cuestionar a las compañías farmacéuticas occidentales, que suministran a China medicamentos de trasplante de órganos y apoyan el trasplante de órganos en China. Esto es muy importante.”

5. Aprobar Leyes que Impidan el “Turismo de Trasplantes”

El auge de trasplantes de órganos en China ha sido impulsado en parte por turistas extranjeros que viajan allí para recibir un riñón, hígado o corazón. Israel, España y Taiwán han aprobado leyes que niegan la cobertura de seguros o criminalizan esta práctica, y el eurodiputado Gerick dijo que Alemania debería también tener esa ley.

“Debemos estipular en la ley alemana que quienquiera que vaya a un país extranjero para un trasplante de órgano debe tener una idea clara de las fuentes, y que debe haber una prueba más allá de una duda razonable. Tenemos que por lo menos minimizar la posibilidad de la participación alemana en este acto criminal “, dijo.

6. Crear Conciencia Sobre la Sustracción de Órganos

Una de las sugerencias más básicas que surgieron es la continuidad de los esfuerzos que han durado más de una década, ya que las acusaciones de la sustracción de órganos a Falun Gong surgieron en 2006: asegurarse de que el público, la comunidad política y los medios de comunicación sean plenamente conscientes de la realidad de la práctica y su escala.

Un sentido generalizado de aversión por lo que ha hecho el PCCh ayudará a impulsar los esfuerzos para poner fin a la sustracción de órganos, dijeron los participantes.

“Algunos miembros del parlamento dijeron: ‘Esto es imposible'”, dijo Patzelt, refiriéndose a una verdadera participación alemana en terminar los abusos en China. “Yo diría: ‘No es imposible. Sólo que nunca lo hemos hecho. “Debemos tener el coraje de emprender este camino, y luego podremos cambiar muchas cosas”.

Se refirió a los esfuerzos de la propia comunidad de Falun Gong, que se compone de voluntarios, como un “modelo a seguir” para la actitud necesaria para impulsar el cambio cuando se ven abrumados por las probabilidades.

El Dr. Wang Zhiyuan, presidente de WOIPFG, hablando en Berlín el 28 de Octubre del 2016. (Jason Wang / La Gran Época)
El Dr. Wang Zhiyuan, presidente de WOIPFG, hablando en Berlín el 28 de Octubre del 2016. (Jason Wang / La Gran Época)

“Los practicantes de Falun Gong que se contactaron con los diputados del Parlamento Europeo fueron perseverantes y muy pacientes, y confiaban en que podrían lograr sus objetivos y que los miembros firmaran la declaración escrita”, dijo Patzelt refiriéndose a la “Declaración Escrita 48”, que reafirmó la conclusión de una resolución en el 2013 por el Parlamento que los abusos del trasplante en China fuera investigado.

“Creo que pueden ser nuestros modelos a seguir y hacer que nos enfrentemos positivamente a la tarea de modificar las leyes alemanas de trasplante de órganos, para evitar que los alemanes viajen a China para trasplantes de órganos”, dijo.

Otros que se pronunciaron en el día incluyeron a Ethan Gutmann, autor de “La Matanza”, un libro dedicado al tema; El Dr. Wang Zhiyuan, el presidente de la Organización Mundial para Investigar la Persecución de Falun Gong (WOIPFG); el Profesor Nieh Sen, vicepresidente de WOIPFG que actuó como moderador; Christopher Strässer MdB, miembro del Bundestag alemán y ex comisionado de derechos humanos en Alemania; Dr. Charles Lee, ex preso de conciencia y director de conciencia pública con WOIPFG.

Edward McMillan-Scott, ex vicepresidente del Parlamento Europeo, hizo observaciones escritas que se leyeron en el evento, al igual que el representante Chris Smith, republicano de Nueva Jersey. La presentación del Representante Smith fue titulada “La Sustracción y Comercio de Órganos son Inaceptables y Deben ser Finalizados”.

Mercura Wang contribuyó con la traducción.

Mira esta interesante entrevista:

TE RECOMENDAMOS