Senador Hawley dice que estados violan la libertad de culto y pide investigación de derechos civiles

Por Mark Tapscott
09 de Junio de 2020
Actualizado: 09 de Junio de 2020

El senador Josh Hawley (R-Mo.) quiere que el fiscal general William Barr investigue las presuntas violaciones al derecho de reunión de la Primera Enmienda de los fieles religiosos por parte de los funcionarios estatales y locales, mientras que permiten que los manifestantes que protestan por el asesinato de George Floyd se reúnan sin tener en cuenta las medidas de salud pública impuestas para combatir el virus del PCCh.

“Los funcionarios estatales han violado los derechos de libre expresión y libre ejercicio de los estadounidenses religiosos al tratar la expresión y reuniones religiosas de manera diferente a la expresión y reuniones masivas de las protestas”, dijo Hawley a Barr en una carta del 9 de junio.

“Le insto a que inicie una investigación completa sobre los derechos civiles. Como lo permite nuestra Constitución, los estadounidenses tienen el derecho a protestar pacíficamente. Millones de personas están justamente enojadas por la muerte de George Floyd, y deberían poder protestar pacíficamente”, dijo el republicano de Missouri a Barr en la carta.

“Al mismo tiempo, los funcionarios de los estados no deben utilizar su apoyo a esta protesta para infringir el libre ejercicio y los derechos de libre expresión de los estadounidenses religiosos. Sin embargo, eso está sucediendo en todo el país”, dijo Hawley.

La petición de Hawley a Barr sigue a una controvertida decisión de 5-4 de la Corte Suprema el 29 de mayo en la que la mayoría apoyó las restricciones de California a las reuniones en la iglesia siempre y cuando se aplicaran igualmente a otras entidades “no esenciales”.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, declaró la posición de la corte en defensa de una amplia autoridad estatal en asuntos de salud pública.

“Cuando no se superen esos amplios límites, no deberían ser objeto de dudas por parte de una ‘poder judicial federal no electo’, que carece de los antecedentes, la competencia y la experiencia para evaluar la salud pública y no es responsable ante el pueblo”.

El juez Brett Kavanaugh discrepó, y dijo: “Lo que California necesita es una justificación convincente para distinguir entre (i) los servicios de culto religioso y (ii) la letanía de otros negocios seculares que no están sujetos a un tope de ocupación. California no ha demostrado tal justificación”.

Kavanaugh también preguntó: “Asumiendo que se tomen todas las mismas precauciones, ¿por qué alguien puede caminar con seguridad por el pasillo de una tienda de comestibles pero no a un banco de iglesia? ¿Y por qué alguien puede interactuar con seguridad con una repartidora valiente pero no con un ministro estoico?”.

Hawley tomó nota de la decisión de la Corte Suprema en su carta a Barr.

“El presidente de la Corte Suprema escribió que la decisión se inclinó a favor del estado debido a la incertidumbre sobre si la iglesia estaba siendo tratada peor que otras organizaciones seculares comparables”, escribió Hawley.

“Ahora, después de dos semanas de protestas a nivel nacional, no queda ninguna incertidumbre. Muchas jurisdicciones en todo el país están imponiendo límites extraordinariamente estrictos a las reuniones religiosas, como la restricción de las reuniones religiosas a 10 o menos personas, incluso cuando esas jurisdicciones permiten que miles de personas se reúnan estrechamente en las protestas. Los estados no pueden permitir una pero prohibir la otra.

“Estas acciones también violan la libertad de expresión. La Primera Enmienda prohíbe a los funcionarios del estado vetar reuniones basadas en las ideas que serán expresadas. Los funcionarios estatales han determinado que el mensaje detrás de las actuales protestas merece ser dicho. Pero los funcionarios estatales no pueden bloquear el discurso religioso mientras permiten las protestas simplemente porque los estados piensan que el discurso de la protesta es más valioso”.

Durante una entrevista del 8 de junio en Fox News, Barr preguntó: “¿Por qué algunas personas que están disfrutando de sus derechos de la Primera Enmienda al salir y protestar tienen derechos más amplios que otras personas que quieran ejercer, por ejemplo, sus derechos religiosos de la Primera Enmienda e ir a la iglesia, siempre y cuando se cumplan las reglas de distanciamiento social y cosas así?”.

El Departamento de Justicia (DOJ) advirtió al gobernador de California Gavin Newsom en una carta del 19 de mayo que la regulación del virus del PCCh en su estado sobre las reuniones religiosas “discrimina a la vista el ejercicio religioso”.

Diferencias significativas

Una encuesta realizada el 8 de junio por The Epoch Times en las 20 ciudades más pobladas de EE.UU. y sus estados encontró algunas diferencias significativas en el trato que se da a las reuniones religiosas.

Arizona, Florida, Ohio y Texas parecen tener el enfoque más liberal sobre el tema.

“Arizona ha protegido los lugares de culto durante todo la COVID-19”, dijo Patrick Ptak, portavoz del gobernador de Arizona, Doug Ducey, a The Epoch Times. Phoenix es la quinta ciudad más grande de Estados Unidos.

“Ellos están constitucionalmente protegidos por la Primera Enmienda y nunca se les exigió que cerraran, aunque muchos lo hicieron por precaución. Muchos están ahora abriendo de nuevo, y nuestra oficina ha trabajado con los funcionarios de salud pública para proporcionar orientación”, dijo.

Del mismo modo, en Texas se permite la reunión religiosa tanto dentro como fuera y sin limitación del número de participantes.

“Las directrices del gobernador de Texas para las casas de culto fueron actualizadas por última vez el 26 de mayo y no limitan el número de personas que pueden practicar la religión; sin embargo, debido a que hemos seguido viendo nuevos casos y muertes récord de COVID-19 en Dallas este mes, las personas (especialmente las que tienen miembros de alto riesgo en su hogar) siguen estando más seguras en casa”, dijo Catherine Cuellar, una portavoz del alcalde de Dallas Eric Johnson. Dallas es la novena ciudad más poblada de Estados Unidos.

Por el contrario, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, ha prohibido las reuniones religiosas dentro o fuera, mientras que señala que las protestas de George Floyd son más importantes.

“Cuando ves a una nación, una nación entera luchando simultáneamente con una crisis extraordinaria sembrada en 400 años de racismo estadounidense, lo siento, no es la misma pregunta que la del comprensiblemente agraviado dueño de una tienda o la del devoto religioso que quiere volver a los servicios”, dijo el 3 de junio.

Jeremy Dys, consejero especial del First Liberty Institute, dijo: “Esperamos que el fiscal general Barr pregunte a alcaldes como Bill de Blasio, Jacob Frey [Minneapolis] y Muriel Bowser [Washington, D.C.] por qué se unirían a miles de personas en protestas en sus calles pero impiden incluso que los 12 discípulos se reúnan en cualquier lugar de sus ciudades”.

Contacte con Mark Tapscott en Mark.Tapscott@epochtimes.nyc

A continuación

Corrección política: el control sobre el discurso y el pensamiento en Occidente

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS